Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 24/8/16
#Curiosidades
Crean baterías comestibles no tóxicas para mejorar los dispositivos médicos de diagnóstico
Hoy 11:56, CALIFORNIA, agosto 24: Elaboradas con melanina y otros compuestos de origen natural, podrían suponer una revolución para los dispositivos ingeribles destinados a técnicas endoscópicas o de administración de fármacos.
#Medicamentos
Universidad correntina realiza seguimiento de efectos adversos de medicamentos
13/9/18, 11:39, CORRIENTES, septiembre 13: La Cátedra de Farmacología de la Facultad de Medicina de la UNNE realiza notificaciones y seguimientos de casos donde los fármacos producen efectos secundarios, como parte de su labor comunitaria. La primera prueba piloto se hizo en un centro asistencial de la capital provincial.
7
#Seguridad
Farmacias de Tucumán en la mira de delincuentes: aumentan los robos de psicofármacos
21/9/18, 10:39, SAN MIGUEL, septiembre 21: Los mostradores sufren el robo sistemático de esos medicamentos. Se trata de bandas que luego los venden en el mercado negro, o lo usan para consumo abusivo. Desde hace tiempo, los mostradores están en la mira de los delincuentes, al punto que pidieron a la legislatura que los turnos nocturnos no sean obligatorios.
Aunque la tecnología ingerible es ya una realidad en el mundo de la Medicina, ciertos dispositivos implantables, como los marcapasos o las cámaras endoscópicas, funcionan con baterías que contienen componentes tóxicos para el cuerpo humano. Por ello, un grupo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos, han desarrollado unas baterías comestibles no tóxicas, que podrían revolucionar el espectro de aparatos y tecnologías diminutas destinadas al diagnóstico y los tratamientos médicos.

La principal innovación de este invento, según explican sus desarrolladores, es que la batería se compone de melanina y otros compuestos de origen natural presentes en la piel, el cabello, y los ojos. Estos compuestos absorben la luz ultravioleta para proteger el organismo de posibles daños, lo que supone una diferencia fundamental respecto a las habituales baterías de litio.

Dispositivos para administrar fármacos, o para realizar diagnósticos, podrían así introducirse en el cuerpo humano sin ningún tipo de toxicidad. No obstante, como indica Christopher Bettinger, uno de los principales desarrolladores del proyecto, que ha sido presentado en el congreso de la Sociedad Americana de Química, estas baterías fabricadas con componentes naturales tienen menos potencia y durabilidad (tienen una autonomía de unas 18 horas), aunque esto puede ser suficiente, por ejemplo, como para detectar cambios en el microbioma intestinal, para lo que ya se está utilizando en pruebas.

En paralelo a las baterías de melanina, el equipo investigador también está trabajando en la elaboración de baterías ingeribles con otros biomateriales, tales como la pectina, un compuesto natural de las plantas utilizado como agente gelificante en mermeladas y jaleas.

Fuente: ConSalud.