Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 20/1/17
#Tecno
No es ficción: El pene biónico, un implante inteligente que reacciona al calor
20/1/17, 12:00, ESPAÑA, enero 20: Científicos estadounidenses han desarrollado un dispositivo de nitinol con “memoria de forma”, lo que significa que permanece flácido a temperatura corporal y erecto cuando se somete a calor. Fuente: consalud.es
¿Like?
#NoaFarmacity
Hoy 13:13, BUENOS AIRES, junio 25: El máximo tribunal difundió los primeros expositores en la audiencia del 29 de agosto, que definirá si la cadenera es autorizada a operar en la Provincia. A la espera de esa fecha, más distritos aprueban leyes locales para prohibir la instalación de locales a nivel local.
#Cannabis
Hoy 12:43, VIEDMA, junio 25: El proyecto para adherir a la ley nacional que reconoce el uso medicinal del cannabis obtuvo media sanción en la legislatura provincial.
Las zonas íntimas pueden ser motivo de complejos e inseguridades a la hora de llevar una vida sexual plena. La disfunción eréctil es uno de los problemas más frecuentes que padece el género masculino después de someterse a distintas operaciones. De hecho, cerca del 40% de los varones en edades comprendidas entre los 40 y los 70 años presentan algún nivel de impotencia.

Hasta el momento, las soluciones son meramente farmacológicas y muchos de los afectados no responden a medicamentos como la conocida Viagra. En este contexto, un grupo de científicos estadounidenses ha desarrollado un pene biónico, un implante inteligente a base de nilitol que se activa con el calor.

Se trata de un dispositivo destinado a ayudar a aquellos hombres que padecen disfunciones eréctiles graves. Éste cuenta con “memoria de forma”, lo que significa que permanece flácido a temperatura corporal y erecto cuando se somete a calor.

El implante es una especie de espiral metálica enrollable que se coloca en la base del pene mediante una pequeña intervención. Su material principal, el nilitol (una aleación de níquel y titanio), se encarga de reaccionar a las distintas temperaturas y de cambiar de forma ante ciertos estímulos.

Brian Le, urólogo de la Universidad de Wisconsin-Madison y uno de los autores del estudio, considera que este implante podría convertirse en una alternativa a los tratamientos tradicionales contra la impotencia y llegar al mercado en un plazo de cinco a diez años.

Eso sí, por el momento, este equipo de científicos se encuentra trabajando en un mando a distancia que mande ondas al pene biónico con el fin de aumentar su temperatura y conseguir que el paciente tenga erecciones completas y duraderas que le permitan recuperar su vida sexual.