Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
#Vacunas
Por el aumento de casos de paperas, piden completar esquema de la vacuna tripe viral
15/6/15, 12:50, BUENOS AIRES, enero 22: Especialistas alertaron que se produjeron en los últimos tiempos “pequeñas epidemias” en Córdoba, Buenos Aires y Capital Federal, por lo que recomendaron completar las dosis de esa vacuna, que previene gran parte de los casos de la enfermedad. En adolescentes y adultos jóvenes, el mal puede generar molestias mayores.
#NuevosFármacos
Expertos de todo el planeta debatieron en el país sobre los nuevos fármacos contra el mieloma múltiple
5/12/18, 12:29, BUENOS AIRES, diciembre 5: Reunidos por el denominado Grupo Argentino de Mieloma Múltiple (GAMM), se centraron en los nuevos tratamientos para combatir este tipo de cáncer, que afecta al 1 por ciento de la población mundial.
18
#Vacunas
Misiones extiende hasta fin de año la campaña de vacunación contra el sarampión
10/12/18, 09:58, POSADAS, diciembre 10: La decisión del Ministerio de Salud Pública apunta a mejorar el porcentaje de inmunización, que según los datos oficiales se ubicó en el 85 por ciento del total de niños a vacunar. Por eso, los vacunatorios seguirán aplicando las dosis de forma gratuita durante todo diciembre.
En los últimos meses, en provincias como Buenos Aires y Córdoba se dieron pequeños brotes de paperas, la enfermedad popularmente conocida por la inflamación de las glándulas salivares o parótidas. Además, en Capital Federal varios adolescentes fueron atendidos por este problema, lo que llamó la atención de los especialistas. En el país, la enfermedad se previene con la vacuna tripe viral, que desde fines de los años 90 está incluida en el Calendario Oficial. Por eso, ante esta suba de contagios, se reclamó que se complete el esquema de vacunación, para controlar los posibles brotes. Luego de la niñez, la enfermedad puede causar molestias mayores.

La parotiditis o papera –como se la conoce popularmente –es una enfermedad viral muy común en la infancia, que provoca la hinchazón de las glándulas salivales. Durante el 2014 se presentaron cifras mayores a las habituales de la enfermedad en adolescentes y adultos jóvenes, lo que llamó la atención de los especialistas. Por eso, se puso foco en la vacunación de este grupo con la tripe viral, que sirve para prevenir el mal.

En este sentido, Ricardo Ruttimann, médico pediatra infectólogo, director de la Unidad de Vacunas de FIDEC, “la mayoría de los casos se produce a causa de la infección por el virus de la fiebre urliana, que puede prevenirse a través de la vacunación ya que este agente infeccioso está incluido en la vacuna triple viral que también protege contra el sarampión y la rubeola”. El especialista destacó que “no debemos olvidar que hay otras causas de parotiditis o inflamación aunque la epidémica, que es más frecuente y que puede prevenirse a través de vacunas es la producida por el virus de la fiebre urliana”.

En nuestro país la vacuna está incorporada de forma universal y gratuita desde 1998. "Todavía no llevamos 20 años de vacunación contra esta enfermedad con la triple viral. Si comparamos con sarampión y rubeola, tenemos más historia de vacunación, que antes se administraban a través de la doble viral. Entonces, no es raro que puedan aparecer pequeñas epidemias de parotiditis como las que afectaron principalmente a jóvenes de la Provincia de Buenos Aires, Capital Federal y algunos casos en Córdoba", destacó el especialista.

Muchas madres de adolescentes suelen consultar si sus hijos deben recibir la vacuna triple viral o ser revacunados. En este sentido es importante recordar que “la mayoría de estos casos de parotiditis han ocurrido en adolescentes y adultos jóvenes. Según el experto, esta situación no resulta rara porque este segmento de la población es muy probable que no haya recibido la vacuna o no haya completado el esquema de dos dosis para estar inmunizados”.

En la actualidad, la triple viral se indica en dos dosis a partir del año de vida y en el ingreso escolar, entre los cinco y seis años de edad según el Calendario Nacional de Vacunación. Por este motivo, el infectólogo recomendó revisar el carnet de vacunación o, ante la duda, no hay ningún inconveniente en recibir la vacuna nuevamente.

“Es importante plantear la vacunación en adolescentes con la triple viral, porque el componente que protege contra la parotiditis es el que menos protege. Pero, por sobre otras razones, se debe considerar que las coberturas de vacunación, sobre todo en los primeros 10 años desde que está disponible esta inmunización han sido inestables”, dijo.

"Recién en los últimos cinco o seis años hemos tenido coberturas más "prolijas" en las que se conoce mejor el alcance de la población que recibió la inmunización y, por este motivo, no hay dudas respecto a la posibilidad de indicarla a adolescentes o adultos jóvenes" señaló el infectólogo.

La parotiditis, cuando se contrae durante la juventud o en la edad adulta, puede desencadenar la inflamación de los testículos (orquitis) o de los ovarios (ooforitis), que suelen ser muy molestas. Esta inflamación puede darse en una sola gónada (unilateral) o en ambas (bilateral), aunque es más frecuente que se produzca de manera unilateral. "Es importante destacar sobre este punto, que no pone en riesgo la fertilidad futura del paciente. La recomendación médica es el reposo mientras se cursa la etapa aguda de la infección. Una vez que la inflamación cede y la enfermedad pasó, el paciente puede retomar sus actividades diarias de manera normal", destacó Ruttimann.

Los síntomas más comunes son malestar general, fiebre baja al principio que puede llegar a los 40º durante el transcurso de la enfermedad, dolor de cabeza, abdominal, molestia al masticar o tragar y agrandamiento de las glándulas salivales. No obstante, en el 30 por ciento de los casos transcurre sin síntomas.

El virus se transmite de persona a persona, a través de las secreciones respiratorias que los pacientes infectados expulsan al toser, hablar o estornudar, y por medio del contacto con superficies u objetos contaminados. El período de incubación de la enfermedad oscila entre 16 y 18 días, pero puede extenderse hasta 26 días. El contagio se produce de 2 a 7 días antes de que comience la inflamación de las parótidas y hasta 9 días después.