Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
#Vacunas
Vinculan brotes de sarampión en Estados Unidos con aumento de grupos “antivacunas”
15/6/15, 12:50, LOS ANGELES, enero 23: El reciente pico de casos en un parque de Disney puso en alerta a las autoridades sanitarias norteamericanas, que relacionaron el evento con el auge de los padres que deciden no vacunar a sus hijos. “Algunas personas simplemente son increíblemente egoístas”, afirmaron algunos especialistas. Ante el alerta, recomendaron no visitar los parques si no se tiene la dosis de la vacuna.
#SaludMental
Salud en tiempo de crisis: "el estrés es el arma más devastadora de nuestra sociedad”
29/11/18, 10:49, BUENOS AIRES, noviembre 29: Lo dijo el médico del Trabajo Víctor Vidal, que dio algunos consejos para evitar que esta enfermedad deteriore la salud de las personas.
#NoaFarmacity
El caso Farmacity: la Corte definirá con la candidatura a senador de Mario Quintana en el horizonte
5/12/18, 12:28, BUENOS AIRES, diciembre 5: El ex CEO de la cadenera podría volver a la primera escena política si se confirma su candidatura a senador porteño. La misma podría darse cuando la Corte Suprema deba fallar respecto a la causa iniciada por él mismo, para que la firma opere en provincia de Buenos Aires.
En los últimos días, para al menos 70 chicos Disneyland dejó de ser “el lugar más feliz del mundo”. Es que luego de pasar un día en el parque ubicado en Los Ángeles, los menores contrajeron sarampión. Ante la situación, las autoridades sanitarias de estados Unidos admitieron que se trata de un brote, y dispusieron que los niños que visiten este y otros parques deban tener por precaución la vacuna contra la enfermedad. Lo extraño es que el mal está prácticamente erradicado en ese país, lo que llamó la atención de los especialistas. El parecer, el pico de casos estaría relacionado con el auge de los padres que deciden no vacunar a los niños, influenciados por diversos prejuicios sobre su efectividad y posibles efectos secundarios. Los grupos “antivacunas” crecen en el mundo, y un reciente trabajo analiza su forma de establecerse en las comunidades.

El brote de sarampión comenzó en los parques de Disney en California, y puso en alerta a las autoridades sanitarias locales. Los afectados pertenecen a seis estados norteamericanos, e incluso se reportaron casos en México, donde personas que cruzaron la frontera a visitar estos lugares luego enfermaron. Hasta el momento, las autoridades confirmaron 70 contagios, pero se estima que hay muchas más sin reportar.

Según las autoridades, la inmensa mayoría de los que enfermaron no había recibido la vacuna de sarampión, paperas y rubeola, también conocida como MMR o triple viral. Por eso, vincularon el pico de caso con los grupos “antivacunas”, que no aceptan las vacunas ni medicamentos y que desde hace un tiempo están creciendo en Estados Unidos y el Mundo.

El sarampión estaba prácticamente erradicado en Estados Unidos desde 2000 debido a las vacunaciones, pero el virus ha regresado en los últimos años, debido en parte a personas que solicitaron exenciones basadas en creencias personales para las normas que obligan a vacunar a los niños para enviarlos a las escuelas. Otros han retrasado las vacunas porque aún creen estudios ya desacreditados que relacionaban la vacuna del sarampión con el autismo.

"Algunas personas simplemente son increíblemente egoístas" al saltarse las vacunas, afirmó el doctor James Cherry, experto en enfermedades pediátricas en la Universidad de California, en Los Ángeles.

Conforme aumentan los casos, varios periódicos han criticado al movimiento anti vacunas. El sarampión "es una enfermedad que ha sido derrotada por la medicina moderna. Eso hace más frustrante que la cabezonería anti ciencia haya demostrado, en el caso del sarampión relacionado con Disneyland, que cuando se trata de enfermedades infecciosas el mundo es pequeño, después de todo", dijo la semana pasada Los Angeles Times en un editorial.

Por su parte, estos grupos salieron a defenderse. Barbara Loe Fisher, directora del Centro Nacional de Información de Vacunas, una organización sin fines de lucro con sede en Virginia y partidaria de que los padres decidan sobre las vacunas, dijo que "no creo que sea sabio o responsable culpar" a las personas no vacunadas por el brote. Loe Fisher señaló que unos pocos de los afectados sí estaban vacunados.

Las autoridades sanitarias creen que el brote comenzó el mes pasado por un visitante enfermo de sarampión que acudió a uno de los parques de Disney trayendo el virus desde el extranjero. Al tratarse de una de las atracciones turísticas más grandes del mundo, el parque era el lugar perfecto para que se contagiara el virus, con un gran número de bebés demasiado pequeños para estar vacunados y muchos visitantes de países que no requieren las vacunas. Desde entonces, la enfermedad se ha extendido más allá del parque. Para controlar la epidemia, esta semana se recomendó a los no vacunados que no acudieran a parques de Disney. También se establecieron periodos de aislamiento para empleados del parque en riesgo de infección y para escolares y bebés que pudieran haberse visto expuestos a la enfermedad.

En los últimos cinco años, el porcentaje de niños de párvulos en California que están al día en todas las vacunas se mantuvo bastante estable, del 90,7 por ciento en el curso 2010-11 al 90,4 por ciento en 2014-15. Pero algunas comunidades acomodadas de los condados de Los Ángeles y Orange, así como en el Norte de California, tienen cifras de exenciones del 10 por ciento o más.

En tanto, un reciente estudio determinó los hábitos de estos grupos. Entre más de 150 mil niños de 13 condados del norte de California, los investigadores encontraron cinco agrupaciones donde los niños no se habían puesto una o más vacunas para cuando tenían tres años de edad. "Se sabe a partir de otros estudios que las áreas donde hay aglomeraciones de rechazo a las vacunas tienen un mayor riesgo de epidemias, como las epidemias de tos ferina", advirtió la investigadora líder Tracy Lieu, pediatra y directora de la división de investigación de Kaiser Permanente del Norte de California, en Oakland.

"Las aglomeraciones podrían ameritar unos esfuerzos especiales de alcance para asegurar que los padres cuenten con toda la información que necesitan para tomar decisiones informadas sobre las vacunas", planteó. Específicamente, los investigadores hallaron que la tasa de vacunas faltantes en esas aglomeraciones variaba del 18 al 23 por ciento, frente a una tasa de vacunas faltantes del 11 por ciento fuera de las aglomeraciones. Las vacunas faltantes para el sarampión, las paperas, la rubeola y la varicela fueron similares en todas las aglomeraciones, añadieron.