Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
#Vacunas
Río Negro: destacan logros de la vacuna australiana para controlar la hidatidosis
15/6/15, 12:50, VIEDMA, febrero 18: Utilizadas en el ganado ovino, logró controlar la enfermedad en gran parte de la provincia. Desde hace unos años se aplica en parajes donde todavía se detectan casos en niños, con buenos resultados. Aseguran que el plan de vacunación es “pionero en el mundo”.
#Vacunación
Mendoza anuncia que ya no tienen dosis de la vacuna contra la fiebre amarilla
5/12/18, 10:35, MENDOZA, diciembre 5: Los dos centros asistenciales que aplican una dosis esta semana cancelaron la atención ante la fuerte demanda. Este año se aconseja nuevamente vacunarse si se viaja a Brasil.
14
#Vacunas
Admiten que las vacunas contra la meningitis recién se entregarán en 2019
Hoy 11:55, BUENOS AIRES, diciembre 10: Lo afirmaron desde la provincia de Santa Fe, que fue la primera en denunciar el faltante de las dosis. El gobierno retiró este año la vacuna para niños de 11 años.
Considerada endémica en varias zonas de la Patagonia, la hidatidosis es una enfermedad parasitaria de alto impacto, al punto que es la zoonosis (enfermedad que se transmite de los animales al hombre) con mayor prevalencia en la Argentina. En las últimas décadas, los esfuerzos lograron bajar la transmisión en humanos, pero se mantiene alto el porcentaje de animales –en especial ganado ovino –que está contaminado con el mal. Por eso, en varias localidades del interior de Río Negro, se aplica desde hace un tiempo una vacuna de producción australiana, que sirve para controla la enfermedad. Especialistas destacan estos logros, y afirman que el plan de vacunación “es pionero en el mundo”.

El trabajo en conjunto de una serie de instituciones comenzó a dar sus frutos, y hoy la hidatidosis si bien se mantiene a nivel endémico está retrocediendo. Para esto, usan una vacuna producida por la Universidad de Melbourne, que ayuda a controlar el mal entre el ganado ovino. El esquema de vacunación implementado es el único efectuado en el mundo y los primeros resultados evidencian que la efectividad de la vacuna sería absoluta para cortar el ciclo de esta zoonosis.

El grupo de instituciones que trabaja en esta tarea es amplio, y está encabezado por la casa de estudios australiana, la Universidad Nacional de La Pampa y el Instituto Nacional de Microbiología “Carlos Malbrán”, entre otros. Comenzaron hace un tiempo aplicando la vacuna en localidades del interior de Río Negro, a través de un cronograma de trabajo que identificó “áreas críticas”, de acuerdo al Programa de Control, donde aún se detectaron casos del mal en niños. Los focos se ubicaron en Anecón Grande, Mamuel Choique, Nahuel Pan y Río Chico Abajo, y la inoculación se realizó sobre corderos a partir de la parición.

Según un documento de la Universidad Nacional de Río Negro, las actividades de campo para la aplicación de la vacuna, desarrollada por Marshall Ligthowlers de la universidad australiana y denominada EG95, se pusieron en marcha en 2006 en los parajes mencionados. El especialista, de reconocido prestigio internacional, visitó dos veces las áreas de campo para supervisar la puesta en marcha del programa. La premisa fue incorporar una estrategia de ataque, basada en evitar la infección en el ovino y, como consecuencia en el perro, y que podría permitir mayor éxito en la disminución de la prevalencia y en la eliminación del parásito del ambiente.

El científico y los equipos técnicos de las universidades, del Instituto Malbrán y del ministerio de Salud de Río Negro, concretaron la intervención denominada “necropsia” sobre el ganador lanar. Según señalaron al portal Argentina Investiga, la premisa fue incorporar una nueva estrategia de ataque, basada en evitar la infección en el ovino y, como consecuencia, en el perro, lo que podría permitir mayor éxito en la disminución de la prevalencia y en la eliminación del parásito del ambiente.

El operativo efectuado incluyó la “necropsia” de grupos de ovinos que recibieron la vacuna en 2006 y la toma de muestras de sangre que serán procesadas en el Instituto Malbrán y en el Instituto Cevan de Ciencia y Técnica de la Nación. En ninguno de los animales sometidos a esa intervención se identificó la presencia de quistes hidatídicos por lo cual la efectividad de la vacuna sería absoluta para cortar el ciclo de la enfermedad, destaca el informe oficial. Estudios finales se efectuarán en dos años cuando la totalidad de las majadas de esas áreas de trabajo haya sido remplazada por animales vacunados, lo que supondría el cese total de la transmisión.

La “equinococosis quística o hidatidosis” es una zoonosis parasitaria. El parásito requiere dos hospederos mamíferos para completar su ciclo de vida: el de adulto, que se desarrolla en el intestino del perro y de otros carnívoros, y el larvario que se desarrolla en forma de quiste (“quiste hidatídico”) en las vísceras de animales, especialmente en ganados ovino y caprino, así como también en los seres humanos.

Se trata de una de las enfermedades zoonóticas de mayor prevalencia en Argentina, Uruguay, Chile, Perú y el sur del Brasil, en donde la cría de lanares asociada a la tenencia de gran número de perros y al hábito de faenar ovinos adultos para consumo propio con la consiguiente alimentación del perro con vísceras infectadas generan condiciones ideales para el ciclo de la enfermedad.

En relación a los seres humanos, la prevalencia inicial de la infección en niños de 6 a 14 años era de 5,6 por ciento en 1986, determinada mediante encuestas ultrasonográficas, y con una disminución en forma persistente hasta alcanzar el 0,3 por ciento. Así, la hidatidosis se mantiene aún en niveles endémicos en perros y ovinos, aunque con una drástica merma de la transmisión a los seres humanos.