Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 19/2/16
#Ensayos
Lucha contra el cáncer: científicos argentinos logran que un virus ataque tumores
19/2/16, 12:31, BUENOS AIRES, febrero 19: Investigadores del Instituto Leloir y del CONICET desarrollaron la tecnología denominada “inmunoterapia oncolítica”, que abre la puerta a futuros tratamientos que actúen en dos direcciones, sobre los tumores y el sistema inmunológico. La patente fue licenciada a una farmacéutica internacional, que comenzará el ensayo clínico con humanos.
19
#NuevosFármacos
Laboratorio fueguino ahora producirá un fármacos contra la hepatitis C
Hoy 10:41, BUENOS AIRES, diciembre 13: El Laboratorio del Fin del Mundo acordó con la farmacéutica Bristol Myers Squibb producir un medicamento viral que cura esta enfermedad.
4
#Vacunas
Por amplio margen, se aprobó la obligatoriedad de la vacunación en la Argentina
Hoy 11:44, BUENOS AIRES, diciembre 13: El Senado dio el visto bueno al proyecto que establece a las vacunas como “de interés nacional”. A partir de esto, se deberá presentar el carnet de vacunación para varios trámites, como la renovación del DNI. Satisfacción de las sociedades científicas que asesoraron y avalaron la propuesta.
Un grupo de investigadores del Instituto Leloir, con apoyo de CONICET, lograron uno de los avances más sorprendentes en la lucha contra el cáncer. A partir de su modificación genética, lograron que un virus ataque células cancerígenas, inhibiendo el crecimiento de tumores y ayudando a su cura. La técnica, denominada “inmunoterapia oncolítica”, fue patentada por la entidad argentina, y licenciada a una farmacéutica internacional, que comenzará con la prueba de este avance en humanos, ya que hasta ahora sólo se probó en ratones. Los responsables se entusiasman con la posibilidad de crear nuevos medicamentos que actúen en dos direcciones: directo al tumor y en el sistema inmunológico.

Utilizado con éxito en roedores, este avance hace que un virus modificado genéticamente se multiplique ilimitadamente en la célula cancerígena, tratamiento que ensayado en roedores logró inhibir el tumor en todos, y la cura en la mitad. “Es muy difícil extrapolar los datos a seres humanos, en los que es posible que funcione muy bien en algunos, y en otros no funcione, y sabemos que esto es así por los medicamentos, que no funcionan en todos igual”, destacó Osvaldo Podhajcer, jefe del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular del Instituto Leloir, y director del Consorcio Argentino de Tecnología Genómica.

Esta semana, a "inmunoterapia oncolítica" es licenciada por el Instituto Leloir y el CONICET a la biotecnológica Unleash Immuno Oncolytics. "Si es un éxito y se transforma en medicamento, hemos acordado con esta empresa que va a haber costos especiales para Argentina menores a los internacionales”, informó Podhajcer

El investigador precisó que la "inmunoterapia oncolítica" es una tecnología disruptiva que está llegando recién al tratamiento de pacientes, generando "por primera vez un medicamento que tiene dos efectos, uno directo sobre el tumor y uno secundario inmunológico". Se trata de "un virus que existe en la naturaleza, que infecta a humanos pudiendo generar resfríos o conjuntivitis", cuya arquitectura biológica es bien conocida para los investigadores.

"Lo nuestro está dirigido a algunos tipos de tumores en particular, lo hemos testeado en cáncer de ovario y en melanoma, y el acuerdo del Leloir y el CONICET con el grupo Unleash es para replicar parte de los estudios por un tercero independiente, para testear la toxicidad del producto antes de pasar al ensayo clínico, donde se busca la dosis correcta para que haya efecto terapéutico y la ausencia de toxicidad, contó Podhajcer.

Hasta ahora, la inmunoterapia estaba basada en el uso de anticuerpos sobre células, que despiertan la respuesta inmunológica del mismo paciente contra el tumor.

"Va a marcar un hito en la historia de la biotecnología argentina", calificó Daniel Katzman, dirigente de Unleash, que definió: "tomamos la posta, los virus que salen de la mesada del laboratorio, y los llevamos a plantas de producción bajo normas de buenas prácticas clínicas de manufactura, para recibir la aprobación" de las autoridades regulatoria.

Katzman confesó unas "expectativas enormes, porque es un tratamiento totalmente innovador, de vanguardia, que es lo que están buscando las grandes compañías farmacéuticas, y queremos llevarlo al próximo paso, que es llevarlo al ensayo clínico en humanos, lo que va a demorar unos tres años de trabajo duro".

Por su parte, el flamante presidente del CONICET, Alejandro Cecatto, expresó su intención de "trabajar fuertemente en la consolidación del proceso de transferencia y devolución del conocimiento a la sociedad en general, al sistema productivo y a grupos con determinadas necesidades en particular". Cecatto, ex secretario de Articulación del ministerio de Ciencia y Tecnología, consideró que "el que recepciona los beneficios de la ciencia y la tecnología que produce Conicet tiene que ser el país en su conjunto, y toda su población".

La nueva técnica alcanzada por los investigadores argentinos, "de hacer modificaciones adrede, diseñando organismos para garantizar beneficios, implica una revolución biológica que va a traer enormes consecuencias", definió el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao.