Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 24/6/16
#Vacunas
Preocupa el bajo porcentaje de adultos que reciben la vacuna contra el neumococo
24/6/16, 10:41, BUENOS AIRES, junio 24: Especialistas recuerdan que los mayores de 65 años deben recibir una dosis, de acuerdo al Calendario Oficial. Pero los datos son alarmantes: sólo el 16 por ciento de este universo se aplica la vacuna.
6
#Vacunación
Destacan el consenso generado para aprobar la ley que aumenta la obligatoriedad de la vacunación
10/12/18, 09:20, BUENOS AIRES, diciembre 10: El ex uncionario del Ministerio de Salud Palo Yedlin celebró la media sanción obtenida la semana pasada de su proyecto que refuerza las vacunas como “política de Estado”.
#Opinión
Día Nacional del Médico: La heroica vocación de curar en la Argentina
5/12/18, 12:53, BUENOS AIRES, diciembre 5: Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina y autor de Héroes argentinos, recuerda los principales médicos de la historia del país, en esa columna escrita en el diario Clarín.
Si bien las vacunas están asociadas a los niños, hay muchas incluidas en el Calendario Oficial que están pensadas para adultos. Incluso la antigripal, tan mencionada en estos días por el brote de gripe A, tiene un universo de mayores que incluso supera el de menores. Lo mismo pasa con la vacuna contra en neumococo, que está vinculada con males que sufren los niños pero que los adultos mayores de 65 años deben aplicarse, para evitar complicaciones. Según datos oficiales, poco más del 15 por ciento de quienes deberían inmunizarse con esta vacuna lo hacen, lo que genera preocupación en los especialistas. También deben vacunarse los integrantes de grupos de riesgo o que tengan enfermedades de base.

La vacuna antineumocócica está disponibles de forma gratuita para la población de riesgo en todos los centros de salud y hospitales públicos. Los menores de dos años y los mayores de 65 son los grupos más vulnerables a la enfermedad, y pueden disponer de la inmunización según dispone el Calendario Oficial. Sin embargo, sucede poco. “En Argentina las vacunas para la influenza y la neumonía están en el calendario y las tasas de vacunación no son óptimas. Las de la gripe, no obstante, son mejores. Pero estando disponibles, lo peor que puede pasar con una vacuna es que se venza en la heladera. Hemos fracasado”, se lamenta Gustavo Lopardo, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (2013), solo el 16 por ciento de la población adulta que tenía indicada la vacuna contra el neumococo se la había aplicado en los cinco años previos, mientras que poco más del 50 por ciento había recibido la de la gripe. Ambas vacunas son seguras, pueden darse juntas y ayudan a proteger contra la neumonía, ya que su origen puede ser viral o bacteriano, entre otros agentes, informa el especialista en una nota publicada en el diario Clarín.

Los principales transportistas del neumococo son los chicos. La bacteria suele transmitirse de sus narices y gargantas a padres, abuelos, maestros y adultos en general que, a diferencia de ellos, mayoritariamente no están vacunados y pueden manifestar desde una infección leve como otitis media (mucho más frecuente en niños) hasta cuadros graves de neumonía, bacteremia y meningitis. La neumonía es la forma más frecuente en la que el neumococo afecta a la población adulta. Es una infección en los pulmones que se convierte en el “capitán del muerte” de más de 18 mil mayores de 50 por año en el país. En ese período se producen 3.400 casos cada 100 mil adultos y dos tercios requieren hospitalización. Se trata de la principal causa de hospitalización y muerte que se puede prevenir a través de la vacunación. Sus síntomas son completamente inespecíficos y comprenden dolores musculares, de pecho, abdominales y/o de cabeza; fiebre, rinorrea, tos seca, náuseas, vómitos. Siempre que aparezcan hay que consultar de inmediato al médico.

Las complicaciones en las que puede derivar un cuadro de neumonía son múltiples. “Puede ocurrir que el paciente no responda al tratamiento y se prolonguen los días de fiebre y síntomas. Que la infección se disemine al resto del organismo y produzca inflamación generalizada y fallo de otros órganos (sepsis), que la infección se traslade a sitios alejados del pulmón y provoque artritis, meningitis o endocarditis. Que se vea comprometida la pleura (el espacio entre el pulmón y la pared del tórax) y que la infección deteriore el tejido pulmonar dejando un absceso”, explicó en la misma nota de Clarín Alejandro Videla Montilla, miembro del servicio de Neumonología del Hospital Universitario Austral.

“Estas complicaciones se ven más frecuentemente a partir de los 65 años. Actualmente como personas ancianas son muy saludables, se está viendo en varios estudios que es más importante el impacto de las enfermedades como diabetes, insuficiencia cardíaca y EPOC que la edad por si sola”, añadió el especialista, que además es consultor en enfermedades respiratorias del Ministerio de Salud.

Nuevamente, los números hablan por sí solos: en los mayores de 50 con enfermedad pulmonar crónica (EPOC) el riesgo de contraer neumonía respecto de un adulto sano se multiplica por 11, por seis en quienes viven con asma, por cinco en quienes tienen enfermedades cardiovasculares, casi por cuatro en los fumadores y por tres en pacientes con diabetes. También son más vulnerables las personas con VIH/sida.

“El problema que tenemos es que la gente se vacuna poco. La cobertura es baja y hay una amplia franja de la población con riesgo de neumococo que no está vacunada. La vacuna se da una sola vez en la vida y en algunos grupos (como los inmunodeprimidos) hay que repetirla a los cinco años”, enfatizó Pablo Bonvehí, jefe de Infectología del CEMIC.

Una encuesta realizada entre marzo y abril de este año en siete países de Latinoamérica para medir el conocimiento de la neumonía entre mayores de 50 reveló que en Argentina 9 de cada 10 saben de qué se trata la enfermedad. Si bien a la mitad de los encuestados les preocupa, solo tres de cada diez creen estar en riesgo de contraerla. Y menos del 50 por ciento sabe que hay la vacunación contra la neumonía está recomendada para su grupo de edad.