Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 7/9/16
#Vacunas
Científicos argentinos buscan hacer más eficaces vacunas y fármacos contra la tos convulsa
7/9/16, 09:01, BUENOS AIRES, septiembre 7: Es a partir del hallazgo del mecanismo por el cual las bacterias de la enfermedad eluden el sistema inmunológico y logra propagarse por el organismo. A partir de esto crean infecciones intracelulares. El descubrimiento abre la puerta al desarrollo de mejores vacunas y medicamentos más efectivos.
#Vacunación
Media sanción a la reforma de la ley de vacunas que potencia su obligatoriedad
6/12/18, 10:47, BUENOS AIRES, diciembre 6: El proyecto del legislador Pablo Yedlin obtuvo el visto bueno de la cámara de Diputados, y ahora deberá pasar por el Senado para convertirse en ley. “Las vacunas son la herramienta de salud pública más importante que tenemos”, dijo el autor de la propuesta. Ahora el Senado tendrá la misión de convertir el proyecto en ley.
13
#Debates
“La edición genética tiene un gran potencial, aún está en fase experimental”
11/12/18, 10:42, BUENOS AIRES, diciembre 11: Federico Pereyra Bonnet, investigador del Conicet y de la Unidad De Medicina Molecular y Genómica del Hospital Italiano, explicó los avances de la técnica Crispr, que genera revuelo en el planeta por el anuncio de los dos bebés nacidos en China supuestamente inmunes al HIV.
La tos convulsa a coqueluche es una enfermedad especialmente peligrosa en menores de cuatro años, que en nuestro país suele generar brotes de diversa importancia. Si bien existe una vacuna dentro del calendario oficial, los contagios suelen aparecer con frecuencia, incluyendo el brote de 2011, cuando hubo 76 casos fatales. En estos días, científicos argentinos se entusiasman con la posibilidad de hacer más efectiva la vacunación, ya que lograron identificar el mecanismo por el cual la bacteria de la enfermedad elude el sistema inmunológico. Aplicado a la vacuna, se podría mejorar su efectividad, lo mismo que los medicamentos usados para su control.

El hallazgo fue publicado en la revista “Pathogens and Disease”, y estuvo a cargo de un grupo de investigadores de diversas ramas del Laboratorio de Microbiología Celular y Desarrollo de Vacunas del Centro de Investigación y Desarrollo en Fermentaciones Industriales (CINDEFI), un organismo dependiente de la Universidad Nacional de La Plata y el CONICET. En concreto, lograron revelar como la bacteria de la tos convulsa hace para resistir a los ataques del organismo, y luego de los tratamientos, ya que el mal persistir pese a la administración de medicamentos.

Como explicaron los autores a la Agencia CyTA-Leloir, el hallazgo revela “una serie de mecanismos moleculares por los cuales la bacteria de la tos convulsa evade las defensas inmunes y causa infecciones persistentes”. “Hasta hace unos años los científicos creían que la bacteria Bordetella pertussis, causante de la tos convulsa o coqueluche, era un patógeno que habitaba en el exterior de las células humanas. Sin embargo, para nuestra sorpresa, descubrimos que ese microorganismo es capaz de sobrevivir dentro de macrófagos humanos, que son células del sistema inmune que deberían eliminarla”, explicó en la misma nota María Eugenia Rodríguez, jefa del laboratorio responsable del hallazgo.

El trabajo del equipo argentino identifica puntualmente dos toxinas específicas de la bacteria que actúan sobre los genes de las células invadidas y “manipulan” su respuesta para que no cumplan su función. Es así que luego de un corto período, la bacteria es capaz de establecer una infección intracelular “compatible con lo que sería un nicho de persistencia”, agregó Rodríguez.

Para lograr identificar estos mecanismos, los investigadores del CINDEFI realizaron estudios en muestras de macrófagos humanos infectados con la bacteria; y descubrieron que el patógeno “tiene la capacidad de modular la respuesta microbicida e inflamatoria de la célula inmune que la hospeda, asegurando su sobrevida en ese nicho protegido”, detalló la jefa del equipo. “Nuestros resultados sugieren que esta bacteria convierte al macrófago en un tipo particular, llamado M2, con características tales que lo vuelven más permisivo y débil”, explicó la científica del CONICET.

El hallazgo constituye un interesante aporte para el diseño futuro de nuevas estrategias preventivas y terapéuticas contra la tos convulsa, ya que plantea caminos para explorar la creación de vacunas y antibióticos más efectivos que los existentes en la actualidad.

De hecho, el equipo responsable del hallazgo -integrado por Hugo Valdez, Yanina Lamberti y Juan Pablo Gorgojo, y el becario doctoral Juan Marcos Oviedo- ya se encuentra realizando trabajos para explorar el diseño de vacunas y antibióticos efectivos que tengan a esos mecanismos biológicos como blanco terapéutico para atacar la enfermedad.

El calendario argentino contempla la primera dosis de la vacuna contra la tos convulsa a los 2 meses (doble acelular), luego a los 4 y 6 meses de vida. Hay refuerzos a los 18 meses (séxtuple), a los 5 ó 6 años con el ingreso escolar (pentavalente) y otro a los 11 años. El calendario contempla a los médicos y personal de la salud para que no la contagien; a los convivientes de bebés prematuros y desde 2012 a todas las embarazadas a partir de la semana 20.