Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 7/10/16
#ANMAT
ANMAT no recomienda el uso de cannabinoides en autismo
7/10/16, 09:57, BUENOS AIRES, octubre 7: La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica publicó una ficha técnica sobre la utilización de cannabinoides en en el Trastorno del Espectro Autista (TEA), desalentando su uso.
¿Like?
#Incumbencias
16/7/18, 15:38, BUENOS AIRES, julio 16: En una reunión en el Ministerio de Educación reiteró su rechazo a la medida tomada que limita la actuación del profesional de farmacia. La entidad entiende que es necesaria “su revisión con posterior modificación o reemplazo ajustada a derecho”.
#FarmaciasdelMundo
16/7/18, 15:08, SANTIAGO, julio 16: Legisladores piden apurar una ley que limita la suba de precios de estas empresas, que según denuncias realizadas la semana pasada aumentan de manera indiscriminada el valor de los tratamientos.
La discusión sobre el uso medicinal de la marihuana parece estar en el punto más alto de nuestro país, en una novela que comenzó hace algunos años y cobró mayor fuerza a partir de la difusión de algunos casos emblemáticos. Desde entonces, una provincia incorporó el aceite de marihuana a su sistema público (Chubut) y otras dos siguen sus pasos (Santa Fe y Córdoba). Hasta el mismo Mauricio Macri opinó del tema, dejando en claro que no está cerrada la discusión, sino todo lo contrario.

Ahora, es la ANMAT quien deja sentada su postura al publicar una ficha técnica sobre el uso de cannabinoides en el Trastorno del Espectro Autista, asegurando que “los estudios disponibles no aportan la evidencia suficiente que justifique el uso de los cannabinoides en el tratamiento del TEA”.

El documento señala que el uso del cannabis lleva asociado el riesgo de desarrollo de patologías psiquiátricas, como consecuencia de uso prolongado en el tiempo. Puntualmente, el informe se centra en la aplicación de cannabinoides en TEA, desalentando su uso al afirmar que no se dispone de resultados de estudios científicos que avalen su indicación en los Trastornos del Espectro Autista.

El autismo es un grupo de trastornos del desarrollo cerebral, a los cuales colectivamente se los denomina Trastornos del espectro autista (TEA). El término "espectro" se refiere a la amplia gama de síntomas, habilidades y niveles de deterioro o discapacidad que pueden tener los niños con el TEA. Algunos niños padecen un deterioro leve causado por sus síntomas, mientras que otros están gravemente discapacitados.

Dentro de las herramientas terapéuticas existentes se encuentra el tratamiento psicoeducativo y psicológico además de diversos grupos farmacológicos (antipsicóticos, estimulantes, naltrexona, melatonina entre otros). Sin embargo, hasta la fecha no existe un tratamiento curativo, lo cual ha creado un gran interés en avanzar en diversas intervenciones como el uso de cannabinoides.

La planta Cannabis sativa, a menudo también llamada cáñamo o marihuana, ha sido utilizada por sus propiedades medicinales durante milenios, dándose a entender que sería beneficiosa para el tratamiento de una amplia gama de dolencias médicas. En la actualidad, se han aislado e identificado cerca de 400 compuestos naturales provenientes de esta planta. Entre ellos, unos 60 compuestos presentan una estructura química de tipo cannabinoide, los cuales son farmacológicamente activos y se los denomina fitocannabinoides.

Los dos principales fitocannabinoides son: el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC)- el principal constituyente psicoactivo de la planta de marihuana- y el cannabidiol (CBD)– el cual carece de propiedades psicoactivas y de creciente interés con respecto a su potencial terapéutico.

El estudio de la ANMAT se basó en una búsqueda bibliográfica que arrojó un resultado de 61 estudios, de los cuales fue seleccionado uno que cumple el objetivo del estudio: analizar la eficacia y seguridad de los cannabinoides en TEA. Los restantes fueron excluidos porque abordaban la posible relación existente entre el TEA y el consumo de cannabis con fines recreativos y no con la finalidad terapéutica estudiada en la revisión.

En su reseña del estudio seleccionado, ANMAT describe que se trata de una revisión narrativa en la cual se describen los estudios disponibles con respecto al uso de marihuana en pacientes pediátricos con trastornos del desarrollo y la conducta.

Se hace referencia a un reporte de caso y una pequeña serie de casos. El reporte de caso13 se refiere a un niño de 6 años de edad con autismo al cual se le administró dronabinol (Δ9-THC) con una dosis total diaria de 3,62 mg repartidos en tres veces al día. El período de seguimiento fue de 6 meses. Se evaluó la respuesta a la terapéutica instaurada a través de la utilización de la escala ABC (Aberrant Behavior Checklist) en la cual los resultados son estratificados en 5 subescalas: hiperactividad (mínimo 0/máximo 48), letargia (mínimo 0/ máximo 48), estereotipia (mínimo 0/ máximo 21), irritabilidad (mínimo 0/ máximo 45) y discurso apropiado (mínimo 0/ máximo 12).

Se observó reducción de 27 puntos en hiperactividad, 25 puntos en letargia y 12 en irritabilidad. La conducta esterotipada se redujo en 7 puntos y el discurso apropiado mejoró en 6 puntos. Una pequeña serie de casos12 mostró mejorías en la conducta auto-lesiva en adolescentes luego del tratamiento con dronabinol. Este estudio aún no ha sido publicado.

Finalmente, el organismo señala que los estudios disponibles no aportan la evidencia suficiente que justifique el uso de los cannabinoides en el tratamiento del TEA y no recomiendan su uso.