Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 8/4/16
#PAMI
El nuevo PAMI: afiliados y farmacias sostienen el sistema pese a los cambios prometidos
8/4/16, 10:15, BUENOS AIRES, abril 7: La reforma anunciada por la obra social sólo profundiza un sistema perverso e injusto. En un gobierno que baja retenciones hasta el champagne y a la minería, se mantienen bonificaciones onerosas, mientras los pacientes deberán pagar más por sus medicamentos, y confunde saneamiento con ajuste. El futuro aparece incierto para los mostradores independientes
#FiebreAmarilla
Se pone en marcha en Misiones el plan de control contra la fiebre amarilla
12/2/19, 12:35, BUENOS AIRES, febrero 12: Es por la circulación viral en Brasil, en la zona limítrofe con la provincia argentina. El denominado Plan Nacional de Contingencia por Fiebre Amarilla busca fortalecer las medidas para monitorear los casos sospechosos, y buscará vacunar al 100 por ciento de la población en la provincia. Hace unas semanas se puso en marcha en la zona una “barrera sanitaria” contra el mal.
#PAMI
El PAMI cerrará unos 10 centros de atención en todo el país y hay bronca entre los afiliados
6/2/19, 07:23, BUENOS AIRES, febrero 6: Mediante una resolución, la obra social dejará de atender en algunas dependencias, lo que genera malestar y preocupación. En Quequén se confirmó el primer cierre, y hubo una airada protesta. En San Pedro juntan firmas para revertir la medida.

Con la firma de su nuevo titular Carlos Regazzoni, el texto de la iniciativa indica que unas 160 presentaciones dejarán de ser entregadas de forma gratuita a los afiliados de la obra social. La medida lleva un eufemístico nombre: “Plan de Medicamentos Sustentable” Detrás de esta, lo que se ve es un nuevo ajuste al sistema en general, sostenido por farmacias y los propios jubilados, que siguen sin voz ni voto a la hora de la toma de decisiones. Una reforma a la altura de las políticas que hasta el momento se aplicaron en todas las áreas, que favorecen la concentración y que podrían marcar el fin de las farmacias independientes.

Hay cierta ironía en anunciar la baja en la cobertura de 160 medicamentos hoy, 7 de abril, cuando se conmemora en el mundo el Día Mundial de la Salud. “El principal objetivo en materia de salud es llegar a la cobertura universal de salud, ya que es responsabilidad del Estado asistir al grupo de pacientes más vulnerables”, declaró el viceministro de Salud de la Nación, Néstor Pérez Baliño, respecto a la jornada (diario El Día de La Plata, 7/4/2016). Estas palabras chocan de lleno con la resolución del PAMI firmada por su compañero de gobierno Regazzoni, que decidió restringir el acceso a varios tratamientos como los antibióticos y para patologías respiratorias , entre otros por parte de los jubilados. La lista de los fármacos (ver sección Mercado de MiradaProfesional.com) es una amplia variedad de drogas, que según el propio funcionario “no se cubren en ninguna parte del mundo”.

Como están dadas las cosas, la reforma mantiene una situación arbitraria: son los jubilados con sus recursos y las farmacias con las retenciones para poder atender; las que sostienen el sistema. Las promesas de saneamiento de Regazzoni se transformaron rápidamente en una fórmula para el ajuste. Achicar el gasto de medicamentos puede ser una política discutible, pero sus efectos no pueden recaer en los eslabones más débiles del sector, como son el sector de las farmacias y los afiliados. En este sentido, la nueva conducción mantiene la misma política que su antecesora: acordar las cuestiones “en lo macro” (es decir, con la industria farmacéutica y los grandes jugadores), y dejar a las farmacias y el resto de los actores sin lugar para la discusión. Mucho menos para defender sus derechos.

A lo largo del tiempo, la política de medicamentos del PAMI jamás tuvo en cuenta a los farmacéuticos, pese a que son los financiadores de un sistema perverso e injusto, inequitativo y “algunas veces” –a decir por las nuevas autoridades –corrupto. Un sistema que mantiene con cajas y bolsillos secos a las farmacias, más allá de los cambios que se motoricen en estas horas. No obstante, se siguen aportando retenciones del 50 por ciento de los honorarios de cada farmacéutico para que la rueda “siga y siga”, avance y se trague a cada momento cualquier idea de justicia.

Lo que está claro es que así como están las cosas, el sistema no puede seguir. “Regazzoni extendió contratos con la industria farmacéutica, pero a nosotros no nos consultaron. Hubo conversaciones con él, pero no nos consultaron sobre los medicamentos que quitaron. Si sigue esta política de medicamentos de los últimos 15 años, las farmacias chicas van a desaparecer”, declaró esta mañana en Radio Continental el presidente del Colegio oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal, Claudio Ucchino. Esta situación se da en un gobierno que quita las retenciones a las minerías, los agronegocios, el champagne y las compras por eBay, pero mantienen en casi un 20 por ciento de retenciones en la farmacia. Un despropósito que hace preguntar donde están las prioridades de este gobierno.

“Antes de excluirlos hicimos consultas con expertos, incluso expertos internacionales y ningún país del mundo cubre estos medicamentos al 100 por ciento”, aclaró en declaraciones públicas Regazzoni, que insistió con su justificación a la medida: “en la lista de cobertura completa había un montón de medicamentos perjudiciales y que no justifican su gratuidad”. Redoblando la apuesta, el nuevo titular del PAMI agregó que con la nueva lista de cobertura “se garantizan las prestaciones en los medicamentos más caros y las vamos a ampliar”.

A esta altura, podemos afirmar que el PAMI confunde saneamiento con ajuste, y decide poner sobre los más perjudicados del sistema la carga más pesada de la crisis. En los próximos días, serán los farmacéuticos los que tengan “el termómetro de la medida”, de cuánto afecta a los pacientes, en un marco de inflación sin control y tarifazos varios. La farmacia sufre por ambos lados.

Insistimos: Ni siquiera está firmada ni documentada la deuda de medicamentos con las farmacias. Son 1600 millones que no se pagan y que podrían colocarse por parte del Estado o la Industria -firmantes del contrato de PAMI- a las tasas de interés actuales dando una cifra escandalosa para licuar ese mismo pasivo. O sea, las farmacias cobrarian sus deudas de lo que podrían dar los intereses de la suma que se les adeudan y un poco más.

Nadie sabe cómo puede terminar la estrategia oficial, que a esta altura parece demasiado dura con algunos cuantos, y muy generosa con otros pocos. El problema parece ser, que los primeros son mayoría, y los segundos, una selecta minoría.