Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 23/11/16
#Vacunas
Hilary Koprowski, el médico olvidado que ayudó a crear la vacuna contra la polio
23/11/16, 10:34, BUENOS AIRES, noviembre 23: El virólogo polaco fue el primero en dar con un preparado eficaz para evitar la enfermedad, incluso antes que los recordaros Jonas Salk y Albert Sabin dieran con la vacuna actual. Incluso, se inoculó el virus para probar su trabajo.
#Regulaciones
Por violar inhabilitación, la ANMAT volvió a aplicarle una multa millonaria a un laboratorio nacional
7/12/18, 12:54, BUENOS AIRES, diciembre 7: Se trata de Surar Pharma, que desde hace tres años vive un largo proceso de clausuras y denuncias. La multa es por operar sin autorización. Además, se multó al ex director técnico del establecimiento. .
10
#VentaIlegal
En España, las aap de entrega desafían la ley y siguen llevando fármacos
11/12/18, 12:23, BUENOS AIRES, diciembre 11: Plataformas como Govo siguen entregando medicamentos pese a que la ley de ese país lo prohíbe. Además, Amazon anuncia la compra de una farmacéutica. Una alerta para la Argentina, que vive un boom de este tipo de comercio.
En 11 de abril de 2013, murió a los 96 años Hilary Koprowski, un virólogo que aportó a uno de los principales logros de la medicina moderna: la vacuna contra la polio. Pese a que este logro, el mundo recuerda a los prestigiosos Jonas Salk y Albert Sabin como los creadores de la inmunización, que le valieron un lugar en la historia. Sin embargo, este polaco que trabajó buena parte de su vida en Estados Unidosterminó en un modesto laboratorio (casi una cocina casera) un día de enero del año 1948, en Pearl River, Nueva York, la primera vacuna contra el mal, e incluso se inoculó para probar el preparado. Su esfuerzo quedó sepultado en la historia, hasta que un libro lo sacó del ostracismo.

Hilary Koprowski fue uno de los más prominentes investigadores biomédicos, llevando a cabo trascendentes innovaciones, entre las que se incluyen una versión más efectiva y segura, a la vez que menos dolorosa, de la vacuna contra la rabia, que estuvo vigente durante largo tiempo. Su contribución científica más brillante fue el desarrollo de una vacuna contra la polio cuyo éxito pronto quedó eclipsado por la vacuna inyectable desarrollada por Jonas Edward Salk en el año 1955, seguida un lustro más tarde por la vacuna oral conseguida por Albert Bruce Sabin a comienzos de la década de 1960.

Según David M. Oshinsky, autor del maravilloso libro Polio: An American Story, “mientras Jonas Salk es un dios en América, y Albert Sabin logró una enorme popularidad, Hilary Koprowski, que debería tomar parte del triunviro de investigadores contra la polio, es, de hecho, un hombre olvidado”.

Desde el principio, la vacuna del doctor Koprowski, preparada a partir de virus vivos, fue el arma más codiciada en la guerra contra la polio. Esta vacuna se podía administrar por vía oral siendo más barata que las vacunas preparadas en formulación inyectable. Además, dado que la vacuna estaba elaborada con virus vivos, confería inmunidad a la comunidad, a diferencia de la vacuna de Jonas Salk, elaborada con virus inactivados por tratamiento con formaldehído.

En las vacunas preparadas con virus vivos, éstos deben tener su virulencia muy atenuada, de manera que sean capaces de inducir la síntesis de anticuerpos pero sin causar los graves efectos neurológicos asociados a la infección.

La vacuna preparada por Hilary Koprowski era verdaderamente eficaz. Sin embargo, aun cuando se utilizó en muchos países, su uso nunca se autorizó en Estados Unidos.

Hilary Koprowski fue el superviviente de tres grandes virólogos de mediados del siglo XX: Albert Sabin falleció en el año 1993; Jonas Salk murió dos años más tarde, en 1995. Retrospectivamente surge una cuestión importante: ¿por qué en la era de la búsqueda urgente de una vacuna frente a la polio la eficaz vacuna del doctor Koprowski jamás llegó a utilizarse?

Su controvertida personalidad, un verdadero outsider, pudo haber sido determinante del destino de su vacuna, en palabras de su biógrafo, Roger Vaughan (Listen to the Music: The Life of Hilary Koprowski, año 2000).

Hoy día existe consenso acerca de que la vacuna de Koprowski a base de virus vivos, con su demostración de eficacia y seguridad, pavimentó el camino para la aceptación de la posterior vacuna oral de Albert Sabin. Y, en verdad, fue esta vacuna oral (más que la vacuna inyectable de Jonas Salk) la que redujo la poliomielitis a una enfermedad infecciosa residual en remotas regiones del mundo.

Hilary Koprowski había nacido en Varsovia (Polonia) un 5 de diciembre de 1916. Asistió al Conservatorio de Varsovia, al mismo tiempo que estudiaba medicina, logrando su Licenciatura en el triste año de 1939. El 1º de septiembre de ese año, las tropas de la Alemania nazi invadieron Polonia, comenzando la 2ª Guerra Mundial.