Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 2/11/16
#Vacunas
Lanzan una campaña para que las niñas completen la vacunación contra el VPH
2/11/16, 10:35, BUENOS AIRES, noviembre 2: Las mujeres nacidas entre el 2000 y el 2005 deben aplicarse las dos dosis de la vacunación, para prevenir el virus del papiloma humano, responsable del 70 por ciento de los casos de cáncer de cuello de útero. En la actualidad, según los datos oficiales, sólo el 30 por ciento de las en edad de vacunarse completaron la segunda dosis, necesaria para la inmunización.
#Ensayos
El país realizará en 2019 una prueba sobre el uso de medicamentos para prevenir el contagio del Sida
3/12/18, 10:58, BUENOS AIRES, diciembre 3: Desde la Secretaría de Salud nacional conformaron que se probará en 500 personas los fármacos para realizar la llamada profilaxis previa a la exposición (PrEP, por sus siglas en inglés). La dudas de algunas organizaciones de pacientes.
#IndustriaFarmacéutica
Laboratorio nacional premiado por una campaña a favor de las vacunas
29/11/18, 11:53, BUENOS AIRES, noviembre 29: Sinergium Biotech recibió la distinción por parte de la Asociación Argentina de Marketing (AAM) por su campaña “Preservar la vida”, en el marco de los Premios Mercurio.
Desde que comenzó a ser aplicada en el mundo, la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) genera controversia entre especialistas en la materia. Sus defensores aseguran que permite proteger contras las cepas que causan el 70 por ciento de los casos de cáncer de cuello de útero, y justifican la inmunización en las adolescentes. Pero algunos sectores afirman que la efectividad es discutible, y rechazan la obligatoriedad de la misma. Tal vez por eso, pese a estar en el Calendario Obligatorio, en la Argentina su aplicación todavía no es masiva. Por eso, el Ministerio de Salud de la Nación lanzó en estos días una campaña para completar el esquema, que consta de dos dosis. Los funcionarios defienden su uso, y vinculan la poca adhesión a la información escasa o contradictoria.

El plan de la cartera sanitaria ex llegar a las adolescentes nacidas entre los años 2000 y 20005, que ya recibieron la primera dosis o que nunca se vacunaron. Ambas dosis deben darse separadas al menos por seis meses. Para esto, el plan le apunta a la concientización de los padres, a quienes recuerda que la vacuna es “gratuita y obligatoria se inició hace cinco años”. Los datos que maneja el ministerio marcan que 1.500.000 de chicas iniciaron el esquema de vacunación, pero solo 1.000.000 lo completaron, es decir, 500 mil no están debidamente protegidas contra el virus causante del cáncer de cuello de útero.

“Es una etapa de la vida nueva para vacunas. En todas las vacunas del calendario (19) hay una tasa de deserción mayor que en bebés o nenes chiquitos. Y con la del VPH, que además tiene más de una dosis, la tasa de deserción entre la primera y la segunda es de casi el 30 por ciento. Es difícil captarlos una vez y mucho más difícil es la segunda”, le dijo al diario Clarín Carla Vizzotti, titular de la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles. “La idea es que a fin de 2016 tengamos la mayor cantidad de chicas que hayan nacido a partir del año 2000 cubiertas. Si nacieron entre 2000 y 2005 tienen que tener la vacuna. Y si no la tienen o no recuerdan si se la dieron, que se acerquen a un vacunatorio”, agregó la funcionaria.

La edad de la niña a la hora de vacunarse es clave, resaltan desde el ministerio. También lo es el período entre aplicaciones: si en base al esquema anterior (compuesto por tres dosis) una nena recibió solo dos dosis con un intervalo menor a seis meses, debe aplicarse una tercera. No hay un intervalo máximo, por lo cual puede completarse en cualquier momento.

Según se informó, la vacuna que integra el calendario nacional es la tetravalente y protege contra cuatro tipos del VPH: 16 y 18, que son responsables del 70 por ciento de los casos de cáncer de cuello uterino, enfermedad que provoca 1.800 muertes al año en el país; además de 6 y 11, causantes de 9 de cada 10 casos de verrugas genitales. El virus se transmite por vía sexual y también puede provocar cáncer anal, de pene y orofaríngeo. Se contagia a través de las mucosas, por lo que el preservativo ofrece solo una protección parcial.

Desde que las vacunas contra el virus salieron al mercado, algunos grupos en diferentes países se manifestaron en contra argumentando que provocan severos efectos adversos. Los especialistas no dejan espacio a la duda: no hay razones para no vacunarse. Las vacunas (la tretavalente y la bivalente) están recomendadas por la Organización Mundial de la Salud, que afirma que los datos de ensayos clínicos previos al lanzamiento y la vigilancia post-comercialización avalan su seguridad y eficacia.

“La cobertura de vacunación en lo que va del año teniendo en cuenta primera y última dosis es del 83 y 55 por ciento, respectivamente. Es menos del 90% que tienen los más chiquitos, pero para adolescentes es un porcentaje que está bien. Eso demuestra que padres y chicos confían en la vacuna, porque sino no se darían ni la primera dosis”, manifiesta Vizzotti.

En la Argentina, a cinco años de la incorporación al calendario, los casos de efectos adversos reportados al sistema de farmacovigilancia no superan los cinco y no han pasado de un desmayo o una lipotimia, apunta Silvio Tatti, director del Programa de Tamizaje, Terapéutica y Vacunación del Tracto Genital Inferior del Hospital de Clínicas de Buenos Aires. “Es una vacuna que esté en calendario, por lo tanto es obligatoria y es contrario a la ley no vacunar”, esgrime. Y enumera beneficios: “La prevención de un 70 por ciento de cáncer cervical (cuello uterino), de vulva y vagina; y un 90 por ciento de cáncer anal. Teniendo un mecanismo de prevención primaria no hay razones para negarse”. El especialista sostiene que la vacunación también es recomendable para quienes no estén contempladas en el calendario (siempre bajo indicación y prescripción médica), sobre todo para quienes tienen verrugas genitales o hayan sido tratadas por lesiones precancerosas del cuello del útero.

“La vacuna es un avance muy importante, es sumamente segura, eficaz y no tiene ningún tipo de contraindicación, pero tiene que quedar bien claro que no evita la realización del papanicolau”, subraya Sandra Magirena, ginecóloga y sexóloga clínica del Comité de Violencia del Hospital Álvarez. “En países como el nuestro hay que poner el eje de las campañas en el screening (análisis simples que se utilizan para la identificar o descartar enfermedades en la población en general). Europa tiene una muy baja incidencia de cáncer de cuello uterino y ha logrado bajarlo gracias a eso. La detección precoz es el eje central de la discusión. Y ahí es donde hay que trabajar: en la toma de conciencia de las mujeres, en la autotoma de la muestra para aquellas que no pueden llegar al centro de salud (en el Norte, donde mayor cantidad de infecciones hay, se hizo una experiencia muy interesante) y en la educación sexual de mujeres y varones. Ellos también tienen que saber qué es el VPH”, considera.

Actualmente, se está evaluando sumar a los varones a la vacunación contra el virus del papiloma humano. “Lo recomienda la OMS porque se considera que así se va a lograr más rápido la disminución de cáncer de cuello de útero en las mujeres y para que ellos se beneficien individualmente en la prevención de las enfermedades relacionadas con el virus”, concluyó Vizzotti.