Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 4/4/17
#Curiosidades
Medicamentos podrían atravesar la barrera hematoencefálica gracias a las abejas
4/4/17, 09:54, SAN FRANCISCO, abril 4: Durante la última reunión de la Sociedad Química Americana, se presentó un trabajo que utilizaba un péptido del veneno de la abeja (apamina) para administrar medicamentos al cerebro.
#Regulaciones
Por falta de inscripción, ANMAT retira un fármaco contra el asma
18/9/18, 10:37, BUENOS AIRES, septiembre 18: La agencia reguladora informó que mediante una disposición se prohibió el uso de todo el país del producto Pinkcity Spacer, que se usa contra problemas respiratorios.
5
#NoaFarmacity
Sin esperar la definición de la Corte, los distritos siguen aprobando ordenanzas “anti Farmacity”
20/9/18, 12:32, LA PLATA, septiembre 20: Esta semana la localidad de Junín se sumó a los más de 100 distritos que limitan el ingreso de las sociedades anónimas a su territorio. De esta forma, buscan blindar los territorios de un posible fallo a favor de la cadenera, que pretende romper la ley 10.606.
La noticia curiosa del día viene de San Francisco, EE.UU, donde un grupo de investigadores españoles pertenecientes al Instituto de Investigación en Biomedicina diseñó una posible estrategia para que los medicamentos puedan atravesar la barrera hematoencefálica.

"Pensamos que como los venenos de algunos animales son capaces de atacar el sistema nervioso central, deben poder atravesar la barrera hematoencefálica y posiblemente transportar fármacos a través de ella", dice el investigador principal, Ernest Giralt, del Instituto de Investigación en Biomedicina de Barcelona.

Se sabe que la apamina se acumula en el sistema nervioso central de las personas a las que les ha picado una abeja, por lo que la idea de usar el péptido amínico en sí tenía algunos inconvenientes. "Sabíamos que no podíamos usar apamina directamente porque es tóxica -explica Giralt--. Pero la buena noticia es que el origen de la toxicidad se conoce bien. Así que pensamos que podríamos modificar la apamina de tal manera que se eliminara la toxicidad, pero manteniendo su capacidad de actuar como transportador".

Mini-Ap4

La toxicidad de la apamina proviene de sus interacciones con un canal de potasio en las neuronas. Un grupo con carga positiva en la molécula de apamina imita el ion potasio y bloquea el canal de potasio cuando se une a él. Para eliminar la toxicidad, el grupo de Giralt eliminó el anclaje químico cargado positivamente que une la apamina al canal. Luego, los científicos comprobaron que la molécula podía cruzar la BBB. "Esta modificación hizo a la apamina mucho menos tóxica y su capacidad para cruzar la BBB estaba intacta", resalta Giralt.

Como siguiente paso, los investigadores comenzaron a remendar la molécula para hacerla más pequeño y también invisible al sistema inmune con el fin de reducir potenciales efectos secundarios. Después de varias versiones de apamina, dieron con una versión prometedora llamada Mini-Ap4. "Nos sorprendió que esta molécula cruzara la barrera hematoencefálica mucho mejor que la apamina en sí misma. Fue una serendipia pura", dice Giralt. Mini-Ap4 tampoco desencadenó una fuerte respuesta del sistema inmune en modelos animales, un factor importante en el diseño de fármacos.

Están en desarrollo otros métodos para atravesar la BBB, pero muchos de ellos están basados en péptidos lineales, que pueden ser degradados por las proteasas antes de que un medicamento llegue al cerebro. "Nuestros péptidos son cíclicos, o en una estructura de anillo, haciéndolos completamente resistentes a las proteasas", explica Giralt.

Después de estos estudios iniciales, el equipo tratará de adjuntar Mini-Ap4 a una proteína con un enlace químico para ver si puede transportar la carga a través de la BBB. En un segundo enfoque, intentará llenar una nanopartícula con medicación y recubrir la nanopartícula con una gran cantidad de moléculas Mini-Ap4 para facilitar la transferencia a través de la BBB. Los investigadores estudiarán estas estrategias en células humanas y en ratones.