Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 3/2/16
#Fármaco
Primera terapia oral para tres cánceres hematológicos
3/2/16, 14:44, BARCELONA, febrero 3: El primer inhibidor de la tirosin cinasa de Bruton, el ibrutinib, eleva las tasas de supervivencia y de progresión libre de enfermedad en tres cánceres hematológicos: leucemia linfática crónica, linfoma de células del manto y macroglobulinemia de Waldenstrom. En Argentina todavía no fue autorizado.
8
#Vacunación
Destacan el consenso generado para aprobar la ley que aumenta la obligatoriedad de la vacunación
10/12/18, 09:20, BUENOS AIRES, diciembre 10: El ex uncionario del Ministerio de Salud Palo Yedlin celebró la media sanción obtenida la semana pasada de su proyecto que refuerza las vacunas como “política de Estado”.
20
#Dengue
Alerta dengue: las provincias de litoral lanzan tareas preventivas ante las primeras sospechas de contagios
Hoy 09:08, BUENOS AIRES, diciembre 11: En Misiones y Corrientes las autoridades comenzaron a trabajar en zonas donde ya se estudian posibles contagios. Así, buscan evitar la circulación viral. Se espera que este año haya varios brotes del mal, endémicos en esta zona del país.
Ibrutinib, el primer inhibidor de la tirosina cinasa de Bruton (BTK), enlaza la BTK para bloquear la transmisión de señales de supervivencia celular en las células B, o malignas. Este es su mecanismo de acción, conceptuado de "sin precedentes", y que se ha convertido en un tratamiento oral eficaz para tres tipos de neoplasias hematológicas: leucemia linfática crónica (LLC), linfoma de células del manto (LCM) y la macroglobulinemia de Waldenstrom (MW).

Esta molécula, que ya está disponible en España, ha sido comercializada por Janssen con el nombre de Imbruvica. La indicación en LLC es para pacientes adultos que hayan recibido al menos un tratamiento previo, y para la terapia de primera línea, de elección, en presencia de deleción del 17p o mutación de TP53 en pacientes en los que el tratamiento convencional con inmunoquimioterapia no se considera apropiado. En LCM, la indicación se dirige a pacientes en recaída o refractarios y en MW se indica para los que han recibido al menos un tratamiento previo, o en terapia de primera línea en pacientes en los que la inmunoquimioterapia no se acepta.

Francesc Bosch, jefe del Servicio de Hematología del Hospital Valle de Hebrón, de Barcelona, y presidente del Grupo Española de Leucemia Linfática Crónica, considera que el nuevo fármaco supone un gran avance en esta enfermedad porque no todos los afectados -cerca de 2.000 casos anuales en España- eran subsidiarios de terapia convencional. Los portadores de mutaciones en p53 eran resistentes a inmunoquimioterapia y para las recaídas no había armas efectivas.

"Ibrutinib no es curativo, pero cambia el metabolismo. Frente a las estrategias que anteriormente se empleaban, mejora los resultados: aumenta en un 90 por ciento el periodo libre de recaída y en un 50 por ciento la supervivencia en pacientes con tratamientos previos".

Linfomas agresivos

La experiencia en linfoma de células del manto (LCM), un raro y agresivo tipo de linfomas de las células B que se asocia a mal pronóstico y que constituye el 6 por ciento de los 6.000 casos de linfoma que aparecen anualmente en España, ha sido realmente positiva e impactante, según María Dolores Caballero, jefe de la Sección de Clínica y Trasplante del Servicio de Hematología del Hospital Clínico de Salamanca. "La supervivencia de estos pacientes era realmente pobre con las opciones actuales. Por edad, muchos de los pacientes no eran candidatos a la primera línea terapéutica con poliquimioterapia y trasplante autólogo, con intención curativa, por considerarse una terapia más agresiva".

La aparición de esta molécula ha conseguido, según datos publicados en Lancet del estudio RAY, que el 68 por ciento de los pacientes que han recibido ibrutinib sigan vivos un año después. La supervivencia libre de progresión es del 41 por ciento a los tres años, casi seis veces superior a las cifras actuales. "Incluso se sopesa su utilidad como puente de mantenimiento hacia el trasplante, en casos seleccionados", indica la también presidenta de la Fundación Geltamo.

Para Ramón García Sanz, del Servicio de Hematología del Hospital Clínico de Salamanca, y coordinador del Grupo Español de Macroglobulinemia de Waldenström, el fármaco ha conseguido controlar esta considerada rara enfermedad en más del 90 por ciento de los casos, "un hito para pacientes con una enfermedad incurable y de desarrollo lento y para la que no existía ningún tratamiento de referencia consolidado ni aprobado".

Fuente: Diario Médico.