Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 1/6/17
#Medicamentos
Revelan nuevo genes implicados en el síndrome de exfoliación
1/6/17, 12:11, CALIFORNIA, junio 1: Un equipo multicéntrico internacional logró identificar nuevos genes asociados al síndrome de exfoliación (SXF), el factor de riesgo más común de glaucoma secundario y la mayor causa de ceguera, afectando a unos 60-70 millones de personas en todo el mundo
#SaludPública
Día Mundial de la Salud: polémica por el estado del sistema sanitario argentino
8/4/19, 09:38, BUENOS AIRES, abril 8: En el marco de la fecha elegida por la OMS para trabajar en el acceso a la atención, distintos sectores recordaron la degradación del Ministerio de Salud. Desde el gobierno defendieron la tarea realizada para “mitigar los efectos d ela crisis”.
#PAMI
Con apoyo de la gestión local, asumió la nueva titular del PAMI Lanús
11/4/19, 10:58, LANUS, abril 11: Se trata de Romina Di Giovanni, quien ocupará a titularidad de la Unidad de Gestión Local X, con sede en el partido de Lanús. En una de sus primeras actividades se reunió con integrantes de la Defensoría del Pueblo.
El síndrome de exfoliación (SXF) se caracteriza por una acumulación anormal de material extracelular en varios tejidos, como indica su nombre. Es el factor de riesgo más común de glaucoma secundario y la mayor causa de ceguera, afectando a unos 60-70 millones de personas en todo el mundo. Su pronóstico es peor que otras formas de glaucoma. Un macroproyecto internacional, que incluye a laboratorios de 24 países, ha desplegado la investigación de genetistas, biólogos, médicos y bioinformáticos, entre otros, para identificar nuevos genes implicados en SXF, que amplíen el conocimiento y que pongan sobre la pista de un posible tratamiento del síndrome de exfoliación. En España han contribuido a este trabajo investigadores del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega y de la Universidad de Oviedo, del Hospital Universitario de Salamanca, de la Universidad de esta ciudad, y del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS). Los resultados se publican en el último número de Nature Genetics.

Federico Martinón, del IDIS y uno de los investigadores del proyecto, afirma que "gracias a estos hallazgos, podemos pensar en nuevos tratamientos para estas patologías. Por ejemplo, el locus LOXL1 es sin duda una muy buena diana terapéutica, y el día de mañana se podrían desarrollar fármacos que actúen sobre la expresión de este gen". Añade otro científico del IDIS y autor del estudio, Antonio Salas, que "los nuevos genes apuntan a nuevas rutas biológicas que habría que seguir investigando con fines terapéuticos".

Desde hace años existen evidencias en estudios familiares y genéticos de que el SXF tiene un componente hereditario. Existen varios genes relacionados con el SXF, y quizás el LOXL1 es uno de los más importantes. La literatura en torno a este gen es muy compleja y los hallazgos un tanto contradictorios, señalando variantes genéticas que parecen ser de riesgo en unas poblaciones y de protección en otras. Recientemente se ha propuesto otro gen, el CACNA1A, como un segundo locus asociado a esta patología.

Dada la enorme importancia que tiene esta enfermedad, ha sido importante organizar este estudio a nivel internacional que ha tendido como principal objetivo entender los factores de riesgo genético asociados a la patología. Según Antonio Salas "hemos analizado la mayor cohorte de pacientes SXF de la historia en un estudio genético, en concreto, incluyendo 5.570 pacientes y 6.279 individuos sanos usando tecnologías de ultrasecuenciación para obtener sus secuencias de ADN. Luego hemos extendido este estudio para descubrir nuevos genes relacionados con la enfermedad y hacer réplicas de los hallazgos, de manera que en el cómputo global hemos analizado un total de 13.838 casos y 110.275 personas sanas de muchos países que representan seis continentes."

En este estudio se ha podido identificar siete genes que son altamente significativos, cinco de ellos son completamente nuevos, lo que quiere decir que se desconocía el papel que podían estar jugando en esta enfermedad.

El equipo internacional ha estudiado a fondo estos genes, pero en especial el gen LOXL1. Por ejemplo, se reporta por primera vez en este estudio, una variante genética en este gen que es sorprendentemente protectora. Según los hallazgos, este gen estabilizaría la matriz extracelular incrementado la deposición de proteínas, como la elastina y la fibrilina. Este hecho mejora la adhesión celular, lo cual es importante en el mantenimiento de las células envejecidas y previene a las células de la exfoliación de la matriz extracelular.

Una de las partes más importantes del estudio ha sido la validación de los hallazgos mediante estudios funcionales en cultivos celulares. Estos estudios permiten ver los efectos reales de las variantes genéticas detectadas, es decir, permiten examinar in vitro cómo funcionan los genes cuando se alteran para alguna variante genética. También se ha analizado el efecto fisiológico de los cambios que provocan estos genes alterados y se ha podido ver como es el efecto de los genes sobre los componentes proteicos de la matriz extra-celular y como estas alteraciones de la composición afectan a la adhesión celular.

Finalmente, se ha realizado un estudio de screening genómico conocido como GWAS (del inglés, Genome-Wide Association Study) sobre 9.035 muestras de pacientes y 17.008 controles, cuyos hallazgos se pudieron finalmente confirmar en miles de casos de pacientes y de controles sanos. Estos estudios están específicamente pensados para detectar variantes comunes en la población que pudieran estar relacionadas con la enfermedad.

Para nuestra sorpresa, dice Antonio Salas, "hemos podido añadir otros cinco genes asociados con la enfermedad, sin duda un gran progreso en el que una vez más se pone de manifiesto la necesidad de grandes esfuerzos internacionales para abordar patologías tan complejas como esta".

En este estudio también se realizó el análisis funcional de estos nuevos genes, confirmando que efectivamente, la presencia de disfunciones cuando están alterados. Estos nuevos genes participan en varias rutas patogénicas muy complejas, lo cual apunta a que el SXF es un síndrome con bases genéticas y biológicas muy complejas y que puede surgir a partir de lesiones genéticas que afecten a rutas biológicas múltiples en tejidos diferentes. Algunos ya se han involucrado en otras patologías conocidas; por ejemplo, el locus MHC se ha visto involucrado en Alzheimer y Parkinson, curiosamente, dos enfermedades que, al igual que el SXF, están fuertemente asociadas a la edad.

Fuente: Diario Médico