Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 4/8/17
#Medicamentos
La exenatida contra la diabetes sería útil para reducir los daños motores del Parkinson
4/8/17, 12:30, LONDRES, agosto 4: Las funciones motoras de los pacientes son las que mejorarían con el fármaco, siendo la más que posible capacidad de afectar al curso de la enfermedad, la cuestión más prometedora.
#Opinión
Alerta sanitaria: neumonía por hantavirus, un grave problema respiratorio
6/2/19, 07:18, BUENOS AIRES, febrero 6: El neumonólogo Carlos Luna, ex presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, explica las razones por las que se impusieron las medidas de aislamiento en el brote de hantavirus en el sur argentino.
#SaludPública
Se emite una alerta sanitaria por la circulación del virus del dengue en cuatro provincias
7/2/19, 12:24, BUENOS AIRES, febrero 7: La secretaria de Salud emitió un informe donde confirma que hay casos autóctonos de la enfermedad en Formosa, Santa Fe, Misiones y Salta. Afirman que en varias zonas circula el virus. Además, remarcaron que hay posibilidades que la fiebre amarilla llegue al país.
El Instituto de Neurología de la University College de Londres (UCL), ha lanzado un estudio en el que sugiere que un fármaco usado habitualmente para tratar la diabetes, puede convertirse en un potencial modificador del Parkinson. El trabajo, publicado en The Lancet y financiado por la Fundación Michael J. Fox para la Investigación de Parkinson (MJFF), encontró que las personas con Parkinson que se inyectaron, cada semana, exenatida durante un año, produjeron una mejoría en pruebas motoras respecto a los que inyectaron placebo.

La muestra para su realización la compusieron 60 personas con Parkinson del Hospital Nacional de Neurología y Neurocirugía (NHNN), que utilizaron una inyección semanal de exenatida durante 48 semanas, o un placebo, además de sus medicamentos.

Los resultados evidenciaron que las personas que usaron exenatida tuvieron mejor función motora a las 48 semanas de finalizar el tratamiento, lo que persistió después del seguimiento de 12 semanas. Los que se inyectaron el placebo mostraron una disminución en sus puntajes motores en las pruebas de 48 y 60 semanas. La ventaja de 4 puntos, en una escala de 132 puntos de medidas como temblores, agilidad y habla, fue estadísticamente significativa. Los participantes no informaron mejoras apreciables en sus síntomas más allá del período de prueba, cuando además se les realizó un seguimiento para determinar cómo la propia enfermedad estaba progresando. Bien es cierto que la investigación no determinó, de manera concluyente, si el fármaco estaba modificando la enfermedad en sí, por lo que la siguiente etapa del proyecto estudiará esta posibilidad.

"Éste es un hallazgo muy prometedor, ya que el fármaco tiene potencial para afectar el curso de la enfermedad en sí, y no sólo los síntomas", ha explicado Tom Foltynie, autor principal del estudio. "Con los tratamientos existentes, podemos aliviar la mayoría de los síntomas durante algunos años, pero la enfermedad continúa empeorando", ha añadido.

La exenatida, que se utiliza desde 2005 para tratar la diabetes tipo 2, activa receptores de la hormona GLP-1 en el páncreas para estimular la liberación de insulina. Los receptores GLP-1 también se encuentran en el cerebro, y una investigación previa ha demostrado que su activación puede aumentar la función de las conexiones de dopamina, actuar como un anti-inflamatorio, mejorar la producción de energía y cambiar las señales de supervivencia celular.

Investigaciones adicionales realizadas por un equipo dirigido por el profesor Foltynie, tratarán de aclarar cómo funciona el fármaco para las personas con enfermedad de Parkinson, ya que la evidencia previa en modelos animales demostró que la exenatida mejoraba el rendimiento motor. Además, un estudio anterior también encontró evidencia temprana de que podría ser un agente modificador de la enfermedad de Parkinson, pero fue un ensayo abierto, por lo que este último estudio fortalece la evidencia existente como el primer ensayo aleatorizado, controlado con placebo del fármaco para los pacientes de Parkinson.

"Esta es la evidencia más fuerte que tenemos hasta ahora de que un fármaco podría aliviar los síntomas de la enfermedad de Parkinson", ha señalado el profesor Foltynie, quien espera que el siguiente paso sea un estudio a largo plazo con más participantes, para investigar si hay importantes mejoras en su calidad de vida.

Fuente: Correo Farmacéutico