Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 6/11/17
#Medicamentos
Nuevo pedido para que se baje el valor de un medicamentos usado para realizar abortos
6/11/17, 09:05, BUENOS AIRES, noviembre 6: Un grupo de entidades reclamaron a la ANMAT y el INADI para garantizar el acceso de las mujeres del misoprostrol, fármaco utilizado para interrumpir el embarazo. Piden que se baje el precio y se autorice con fines ginecológicos.
12
#PharmaceuticalIndustryArgentina
The economy claimed another victim: Elea laboratory presented a Preventive Crisis Procedure
16/4/19, 20:14, BUENOS AIRES, April 12: The company, one of the largest companies in the national market, presented this instrument in the face of the economic situation it is experiencing. This is the previous step to lay off staff and carry out other adjustment measures. They link the reality to the purchase of the firm Phoenix.
#Sarampión
Detectan el segundo caso importado de sarampión en el Uruguay
9/4/19, 12:53, MONTEVIDEO, abril 9: Se trata de una mujer que viajó recientemente a Tailandia. Se suma al ciudadano ruso que pasó por la capital de ese país, luego e asar por la Argentina.
Durante la campaña electoral, un grupo de precandidatas, junto a entidades de lucha contra la violencia de género, realizaron una presentación, para que el gobierno garantice el acceso de las mujeres a un medicamento utilizado para realizar abortos seguros. El objetivo era bajar el valor del misoprostrol, el fármaco de uso gástrico que es recomendado en todo el mundo para interrumpir el embarazo. En estos días, se reiteró el pedido ante el INADI, argumentando que el precio alto discrimina a muchas mujeres que no pueden alcanzar su uso. Además, se pidió que la agencia reguladora del país amplíe los usos permitidos del tratamiento, e incluya la recomendación ginecológica de forma legal. De esta forma, se intenta dar batalla al enorme negocio el aborto clandestino, que según los especialistas mueve millones de pesos cada año en la Argentina.

El jueves pasado, se realizó un nuevo encuentro de entidades y especialistas de género, que analizaron las distintas estrategias para garantizar el acceso al misoprostrol, luego de haber presentado una demanda ante el INADI por “discriminación contra la mujer”, a partir de su alto costo y del no reconocimiento de su utilización con fines ginecológicos. Durante el encuentro expusieron sobre los esfuerzos de distintas organizaciones que realizaron presentaciones con el mismo objetivo: el de democratizar el acceso al misoprostol como medicamento con efectos abortivos recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La mesa en su conjunto resolvió presentar ante el INADI otro pedido de mediación para que citen a representantes del laboratorio Beta, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), la Secretaría de Comercio, el Ministerio de Salud y los organismos y personalidades denunciantes. También se acordó solicitar entrevistas con funcionarios del Programa Nacional de Salud Reproductiva y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación, la ANMAT, la UNFPA y al Alto Comisionado de Derechos Humanos para el Cono Sur.

Lesbianas y feministas por la descriminalización del aborto, junto al CELS y Nuevo Encuentro, presentaron en enero de 2015 una denuncia por abuso de posición dominante del laboratorio Beta (único proveedor de Oxaprost en Argentina) ante la Secretaría de Comercio, pero el tema pasó al Tribunal de Defensa de la Competencia y continúa sin resolución. Además, estas entidades presentaron ante la ANMAT una solicitud de revisión de las resoluciones que establecen el uso del misoprostol para que se incluya su uso obstétrico, sin respuesta hasta el momento, por lo que se pidió pronto despacho. Católicas por el Derecho a Decidir también realizó una presentación ante el Ministerio de Salud en dos ocasiones y ante la ANMAT, solicitando el uso ginecológico del misoprostol, fundamentado en las recomendaciones de la OMS para abortos seguros y en los tratados de Derechos Humanos. Asimismo, diputadas del Partido Socialista y del Peronismo para la Victoria anunciaron que presentarán dos proyectos: uno promoviendo la fabricación del misoprostol en laboratorios públicos y otro para que se autorice el uso ginecológico.

En la reunión se leyó la respuesta del Ministerio de Salud ante una pregunta formulada al jefe de Gabinete, Marcos Peña, sobre la provisión de misoprostol para garantizar los abortos legales, donde contestó que, tras intentos fallidos de compra, ahora están gestionando su provisión a través de UNFPA (Fondo de Población de Naciones Unidas).

Uno de los participantes vinculado al sector de farmacias advirtió que actualmente el medicamento cuesta 2.600 pesos en el formato de 16 pastillas, cuando en enero de 2015 salía 450 pesos; además, precisó que por ser un medicamento de venta vigilada con receta archivada y de alto valor, muchas farmacias no disponen del mismo. A su vez, contó que los han penalizado en muchas ocasiones por recetas falsas que ellos no pueden controlar, y expresó preocupación por la comercialización ilegal que se ofrece por Internet a 1.500 pesos las 4 pastillas, aprovechando la necesidad de las mujeres, siendo además peligroso por la ausencia de controles.

El misoprostol es el principio activo de un medicamento que se utiliza como protector gástrico, para la prevención de úlceras, en especial en pacientes que deben consumir antiinflamatorios por lapsos prolongados. Uno de sus efectos adversos es que provoca contracciones uterinas que pueden expulsar el producto gestacional, por lo que no debe ser suministrado durante el embarazo, a menos que se busque interrumpirlo o desencadenar el parto. La OMS recomienda el uso de este medicamento en su Manual de Práctica Clínica Para un Aborto Seguro, bajo supervisión médica. Entre sus ventajas, enumera: evita la cirugía, simula el proceso de pérdida de embarazo, puede ser controlado por la mujer y puede ser realizado en domicilio. Entre sus desventajas se encuentran la posibilidad de hemorragia y calambres, el tiempo que puede llevar consumar el aborto –horas y hasta días-, y que incluso puede no dar resultado o producir un resultado parcial (su tasa de éxito es del 80 por ciento).

Según diversos estudios, la venta de fármacos utilizados para abortar viene creciendo en todo el país en un negocio que cada año mueve alrededor de 1.235 millones de pesos sólo en el mercado farmacéutico, sin contar la intervención de terceros. En la Argentina el aborto está prohibido, pero los medicamentos para llevarlo adelante se venden de forma legal por medio de estrategias legales.