Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 26/1/18
#Medicamentos
Prozac: la “droga de la felicidad” cumple 30 años de ventas y polémica
26/1/18, 09:07, BUENOS AIRES, enero 26: Su lanzamiento marcó un boom de ventas, que lo transformó en el medicamento de moda en los 90. Sus defensores hablan de un gran paso para vencer la depresión. Para sus detractores, es efecto placebo. El debate, como sus ventas, sigue vigente.
19
#Farmacias
Farmacias de Misiones lanzan plan de descuentos en productos para bebés
19/2/19, 10:49, POSADAS, febrero 19: La iniciativa “Ahora bebés” permite a los beneficiarios de planes sociales comprar productos destinados a niños con descuentos y en cuotas en los mostradores provinciales. El programa es una iniciativa en conjunto del Colegio de Farmacéuticos provincial, el gobierno y el Banco Macro.
#NuevasTerapias
Destacan el uso en el país de un tratamiento no invasivo para los trastornos neurológicos infantiles
12/2/19, 09:31, BUENOS AIRES, febrero 12: La oxigenación hiperbárica gana terreno para tratar pacientes con patologías como la parálisis cerebral o trastornos del espectro autista. Su uso estimula el crecimiento de la fibra nerviosa en el cerebro, que favorece la función neuronal.
A fines de la década del 80, la farmacéutica Lilly lanzaba al mercado un medicamento que en poco tiempo se volvería sinónimo de su época. Como sucedió con el Viagra, el Prozac marcó el pulso de la década del 90, y trascendió las barreras de la industria farmacéutica. Fue la apertura de los tratamiento “de estilo de vida”, y desde ese momento se volvió un elemento de discusión, no sólo sobre sus efectos terapéutico sino además sobre su impacto social y cultural. Para muchos, la fluoxetina, su principio activo, cambió radicalmente la forma de abordar la depresión, y supuso un hito para los pacientes, el sistema sanitario y para la propia firma. Para otros, le abrió la puerta a la medicalización de la vida diaria, forjando una idea muy de moda en estos días: que hay una pastilla para todo. A 30 años de su lanzamiento, el debate sigue abierto.

A poco de su lanzamiento, Prozac se convirtió en el medicamento estrella de Lilly, y comenzó a generar ingresos anuales superiores a 1.000 millones de dólares. Su patente expiró en el 2001, pero su instalación en el mercado ya estaba asegurada. Es más, logró imponer su nombre como lo hizo en su momento el Viagra. Prozac, como medicamento y concepto, se puso de moda. El libro "Nación Prozac" tenía su culto. Fue reeditado en 2002, estuvo vinculado a una película protagonizada por Christina Ricci y vendió más de 120 mil copias ese año, de acuerdo al sitio web Publishers Weekly. Prozac, que ahora se usa casi como una abreviación para todos los antidepresivos, figura en el Diccionario Oxford en inglés. La gente puede tener un "momento Prozac", que significa felicidad fugaz o de falta de memoria. También pueden tomar un trago llamado Prozac (que se prepara con sambuca y aguardiente).

El éxito de este medicamento disparó un debate sobre su verdadera utilidad. José Antonio Sacristán, director médico de Lilly en España defendió su uso. “Se perdió el temor a usar antidepresivos”, afirma, pese a que, al principio, los profesionales rehusaban indicarlo. “Es curioso, como el precio era más alto, había cierta resistencia por parte del sistema sanitario, que lo dejaba como segunda elección”, rememora. “Quizá, lo más importante es que contribuye a la eliminación progresiva del estigma”, apunta. Antes, ir al psiquiatra avergonzaba, estaba mal visto, los pacientes, que se veían como unos locos-enfermos mentales, no se atrevían a decirlo, explica. Hoy se habla abiertamente de este síndrome, como cualquier otra patología, dice en una nota publicada esta semana por el suplemento Cinco Días del diario el País.

Para sus detractores, su éxito fue un paso a la medicalización de la vida cotidiana. "Seguimos estando un poco a ciegas", dice Stafford Lightman, de la Universidad de Bristol. Los investigadores no tienen un modelo animal para estudiar los efectos de los fármacos. "No hay tal cosa como ratones o conejillos de indias deprimidos. En cierta forma, tomar estos medicamentos sigue siendo un acto de fe", sugirió, en un reportaje con la BBC. En este sentido, en este tiempo la idea de Prozac como un placebo circuló con fuerza en el mundo. Según los resultados de un metanálisis que publica PLoS Medicine en febrero de 2008, la fluoxetina, el principio activo de la llamada "pastilla de la felicidad", tiene el mismo efecto que tomar pastillas hechas con azúcar, es decir placebo, cuando se trata de personas que sufren depresión leve y moderada. Lo mismo ocurre con los otros dos antidepresivos más vendidos, la venlafaxina (Efexor) y la paroxetina (Serotax, conocida también como píldora de la timidez) El estudio concluye que tan sólo funcionan en depresiones severas.

Más allá de la discusión, este medicamento, indicado también para el trastorno obsesivo compulsivo y la bulimia, ha sido prescrito a más de 94 millones de pacientes en el mundo. Se comercializa en comprimido y en líquido en más de 50 mercados: Turquía, China, Australia, Francia, Grecia, Taiwán y EE UU entre los destacados.