Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 26/1/18
#Medicamentos
Científicos argentinos buscan mejorar la efectividad del principal medicamento para tratar el Parkinson
26/1/18, 11:32, BUENOS AIRES, enero 26: Investigan estrategias para evitar los efectos secundarios de la levodopa, el fármaco que se usa para combatir los daños de esta enfermedad neurológica. Identificaron una molécula que podría ayudar a evitar las disquinesias, que se producen cuando se usa el tratamiento por mucho tiempo.
20
#Debates
“Ningún tratamiento cumple la promesa de reemplazar un tejido enfermo”
14/2/19, 12:56, BUENOS AIRES, febrero 14: Especialistas de la Argentina advierten sobre el engaño de las células madre, que cada vez se expanden más en el mundo, prometiendo curarlo todo.
#Medicamentos
La obra social cordobesa acuerda una nueva guía de medicamentos oncológicos
8/2/19, 15:19, CORDOBA, febrero 8: La Administración Provincial del Seguro de Salud (APROSS) informo que en acuerdo con la Asociación de Oncólogos Clínicos de Córdoba (AOCC) actualizó los protocolos de uso de los tratamientos contra esta enfermedad, que cubre para sus afiliados. “Esto implica estar a la vanguardia en la cobertura de medicamentos oncológicos”, dijeron desde la entidad.
La levodopa o L-DOPA es el medicamento más usado para tratar el mal del Parkinson. Si bien es efectivo para combatir el daño neuronal, suele tener algunos efectos secundarios, en especial la disquinesia, movimientos involuntarios productos del uso prolongado de este fármaco. Desde hace un tiempo, investigadores argentinos buscan alternativas farmacológicas para acompañar el uso de esta droga, y evitar estos efectos en los pacientes. Luego de recibir un subsidio de la Fundación Michael Fox –el conocido actor de Volver al futuro que sufre de esta enfermedad –el grupo nacional logró conocer el mecanismo que produce estos efectos, una forma de avanzar en la creación de nuevos fármacos que permitan eliminar los movimientos no deseados.

El trabajo para lograr la mayor efectividad en este medicamento es encabezado por un grupo de investigadores del Laboratorio de Parkinson Experimental del Instituto de Investigaciones Farmacológicas (ININFA, CONICET-UBA), liderados por Juan Ferrario, investigador adjunto del CONICET. “El tratamiento con levodopa es por el momento, la única terapia indicada y no hay ningún reemplazo a la vista”, asegura Oscar Gershanik, Neurólogo, fundador y director del Laboratorio de Parkinson donde trabajan desde hace más de 25 años en entender los efectos celulares y moleculares que produce la terapia con levodopa. En su trabajo, los argentinos identificaron la molécula Fyn como un posible blanco terapéutico para reducir las disquinesias inducidas por levodopa. “Lo atractivo de Fyn es que es un intermediario intracelular de una vía de señalización determinante en el desarrollo de disquinesias. La estrategia que nosotros proponemos es regular dicha vía mediante la inhibición de este modulador”, cuenta Ferrario, quien fue director del trabajo cuyas primeras autoras son Sara Sanz Blasco y Melina Bordone.

“El puntapié inicial para las investigaciones, recuerda Gershanik, fue una resistencia al uso de la L-DOPA en la década del ‘90. En aquel momento se difundía la idea de que este medicamento era tóxico. Entonces nosotros empezamos a hacer una serie de experimentos para evaluar los efectos del tratamiento con levodopa en el cerebro de ratas parkinsonianas y demostramos la ausencia de toxicidad. A partir de ahí, profundizamos y es donde interviene Juan, tratando de identificar cambios a nivel molecular determinados por la levodopa, en una serie de experimentos innovadores que nos permitieron encontrar varias piezas del rompecabezas molecular”.

“Esos experimentos exploratorios de investigación básica, nos fueron dando pistas que nos permitieron explorar nuevos mecanismos celulares, y gracias a eso postulamos y ahora demostramos la participación de esta molécula (Fyn) por primera vez y estamos trabajando para conocer más sobre su mecanismo de acción y optimizar las opciones terapéuticas, a nivel de investigación con animales”, explica Ferrario. “Nuestro objetivo a mediano plazo es evaluar una terapia génica contra Fyn para reducir las disquinesias”, agrega Melina Bordone, quien está trabajando en esta línea de investigación codirigida por Elena Avale, Investigadora adjunta de CONICET en el INGEBI y coautora del trabajo.