Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 7/2/18
#Medicamentos
Las hormigas, fuentes de posibles nuevos antibióticos para humanos
7/2/18, 11:51, BUENOS AIRES, febrero 7: Un estudio asegura que algunas sustancias producidas por estos insectos sirven para destruir gérmenes, lo que le abre la puerta al combate de infecciones en las personas.
26
#Cannabis
Farmacéuticos de Tucumán piden regular la producción de aceite de cannabis
Hoy 11:27, SAN MIGUEL, abril 18: Desde el Colegio Profesional de esa provincia piden adecuar la ley nacional a la realidad del país, ya que la demanda creció en el último tiempo, alentando un mercado paralelo que puede ser peligroso, ya que nadie garantiza la calidad del producto. En esa provincia hay una gran oferta del aceite, que se puede por Internet.
#NuevasTerapias
Se presentó en el país el primer tratamiento específico contra el Síndrome Urémico Hemolítico
12/4/19, 09:29, BUENOS AIRES, abril 12: Científicos argentinos desarrollaron un suero que permite bloquear el desarrollo del mal, que hasta el momento no tenía un medicamento específico para usar. es el primer de su clase, y pronto tendría el visto bueno de las autoridades sanitarias nacionales e internacionales.
El aumento de la resistencia bacteria es un tema que preocupa a las autoridades sanitarias de todo el planeta, y desde hace unos años genera esfuerzos para limitar su efecto. Pese a eso, en las últimas décadas son pocos los antibióticos nuevos que se lanzaron al mercado, Por eso, un estudio que abre la puerta a crear este tipo de medicamentos en base a hormigas sorprende y entusiasma. Según los datos difundidos, estos insectos producen naturalmente sustancias capaces de destruir gérmenes, tales como bacterias u hongos, lo que representa una fuente potencial de nuevos medicamentos para tratar las infecciones humanas. según un estudio publicado el miércoles.

El estudio en cuestión, publicado esta semana en la revista Royal Society Open Science, establece que frente "al aumento de los agentes patógenos resistentes a los antibióticos que infectan a unos 2 millones de personas cada año en Estados Unidos, la investigación sobre la manera en que estos insectos los combaten podría aportar pistas sobre cómo afrontar este problema mayor para la salud pública. Doce de las 20 especies de hormigas examinadas tenían propiedades antimicrobianas en diversos grados. Contrariamente a sus expectativas, los investigadores constataron que no son ni las mayores colonias ni las hormigas más grandes - las obreras -, las que producen más antimicrobianos. Al contrario, "dos de las especies que demostraron ejercer una mayor actividad antimicrobiana forman parte de las hormigas más pequeñas examinadas, la Monomorium minimum y la Solenopsis molesta".

"Estos resultados sugieren que las hormigas podrían ser una fuente futura de nuevos antibióticos para luchar contra las enfermedades humanas", estima Clint Penick, profesor asistente de la Universidad del Estado de Arizona (Estados Unidos) y autor principal del estudio. "Una de las especies que examinamos, la hormiga ladrona (Solenopsis molesta), resultó ser la que tuvo el efecto antibiótico más potente" y hasta ahora, nadie había demostrado que utilizaba antimicrobianos, según Adrian Smith, coautor del artículo. Los investigadores advirtieron de que todavía se debe recorrer un largo camino para determinar qué sustancias en particular tienen un efecto antibiótico y poderlas explotar.

También es necesario, según los expertos, explorar las estrategias alternativas a los antimicrobianos a las que recurren las hormigas para defenderse de los agentes patógenos. Igualmente, la ciencia debe tratar de responder por qué estos insectos hacen frente a los patógenos sin que estos desarrollen ninguna resistencia mientras que, en medicina, los antibióticos tienden a perder su eficacia con el tiempo. "La resistencia a los antimicrobianos es una urgencia sanitaria mundial que pone seriamente en peligro los progresos de la medicina moderna", advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS). Recientemente, un grupo de investigadores demostró en la revista Chemical Science que una especie de hormiga africana (Tetraponera penzigi) producía un moho cuya acción antibiótica resultaba eficaz en laboratorio con bacterias resistentes a dos tratamientos utilizados contra infecciones humanas, esto es, la meticilina y la vancomicina.