Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/2/18
#Medicamentos
Especialistas advierten sobre posibles efectos adversos del medicamento usado para abortos
15/2/18, 11:37, BUENOS AIRES, febrero 15: Se trata del misoprostol, utilizado para interrumpir embarazos. Ante la recomendación sobre su uso en redes sociales y otros medios, algunos recuerdan que pueden causar dolores o hemorragias, por lo que se debe hacer un seguimiento de la paciente.
#Opinión
Formación médica: el futuro desafía a adoptar un nuevo paradigma
8/4/19, 09:43, BUENOS AIRES, abril 8: En el marco del día Mundial de la Salud, Mariano Giménez, profesor titular de Cirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, escribe esta columna de opinión donde analiza la formación de los profesionales en nuestro país.
#Vacunación
La polémica por el retraso en el inicio de la campaña de vacunación antigripal llegó al Congreso
11/4/19, 12:36, BUENOS AIRES, abril 11: Un diputado le planteó al jefe de Gabinete Marcos Peña su alarma por los problemas en la entrega de las dosis de la vacuna, que deberían estar en las provincias. Si hay retraso en el inicio, puede disminuir la inmunización de la población.
En el país, organizaciones feministas y que apoyan el aborto legal recomiendan el uso del misoprostol para interrumpir de forma segura un embarazo. Este tratamiento autorizado para combatir la úlcera gástrica es usado en todo el mundo para este fin, y se ofrece en redes sociales y otros medios alternativos. Pero especialistas advierten que en muchos casos el fármaco puede causar algunos efectos adversos, que van desde dolores y cólicos hasta hemorragias. Por eso, recomiendan que haya un seguimiento del paciente, así como del origen de los medicamentos, ya que al venderse por fuera de farmacias pueden estar adulterados, falsificados o en mal estado. La advertencia se da en medio del debate generado en televisión sobre el tema, que se volvió parte de la agenda de igualdad de género.

La discusión sobre el aborto legal llevó a especialistas a advertir sobre la necesidad de realizar un seguimiento médico de las mujeres que recurren al misoprostol para interrumpir un embarazo, ya que se pueden generar complicaciones. Jorge Barattini, ginecólogo y reproductólogo de IVI, explicó en qué casos se administra este medicamento y cuáles son los riesgos y contraindicaciones. “El misoprostol es el principio activo de un medicamento que se utiliza como protector gástrico, para la prevención y tratamiento de úlceras gástricas y duodenales, pero, suministrado vía vaginal provoca el aborto”, remarcó. Los especialistas pueden recurrir a este fármaco en caso de embarazos detenidos prescribiendo su uso vía vaginal, de esta manera, el medicamento genera contracciones en el útero, que se dilata y expulsa lo que hay en la cavidad.

Barattino advierte sobre la importancia de que la paciente debe contar con un seguimiento ecográfico estricto para verificar que tras la medicación, el útero haya expulsado todo el saco gestacional. Es importante saber que no todo tratamiento mediante el uso de misoprostol provoca la expulsión completa o parcial del tejido embrionario. Por lo general, a pesar de la utilización de misoprostol, la paciente debe someterse a un legrado, procedimiento que se realiza para raspar las paredes del útero, o a una cirugía histeroscópica, para observar el interior de la cavidad uterina y eliminar los restos que la medicación no haya expulsado. Algunos especialistas tratan de evitar el uso de esta medicación en los casos de embarazos detenidos porque el aborto provocado por misoprostol genera un desprendimiento lento que puede llevar entre quince y cuarenta y cinco días con la posibilidad incluso, de que la expulsión sea parcial. La paciente la pasa mal en el proceso porque además de los dolores muy intensos, también provoca fiebre, diarrea, náuseas, vómitos, dolores de cabeza y escalofríos.

Los riesgos que conlleva el uso de esta medicación, además de los cólicos, es la hipotensión por hemorragia, y si la hemorragia es importante, puede llevar a la paciente a un shock hipovulemico, una afección de emergencia por la que la pérdida grave de sangre hace que el corazón sea incapaz de bombear la suficiente al cuerpo haciendo que muchos órganos dejen de funcionar. Los riesgos son mucho mayores si se usa el misoprostol para provocar un aborto más allá de las doce semanas de gestación, por lo que debe suministrarse siempre antes de ese tiempo. De hecho la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda su uso en los casos de embarazos detenidos hasta un máximo de 9 semanas (63 días) de embarazo. La OMS en su Manual de Práctica Clínica para un Aborto Seguro, en el marco de una práctica clínica supervisada por un médico, destaca que las ventajas de usar misoprostol son: evitar la cirugía, simular el proceso de pérdida de embarazo y que puede realizarse en el domicilio, y entre sus desventajas: la posibilidad de hemorragia y calambres en el tiempo que puede llevar consumar el aborto, horas y hasta días, y que incluso puede no dar resultado o producir un resultado parcial.