Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 27/2/18
#PAMI
El PAMI y la industria farmacéutica negocian en medio de chicanas, internas y ajuste
27/2/18, 11:58, BUENOS AIRES, febrero 27: A un mes del fin del actual convenio, la obra social insiste con su idea de bajar un 30 por ciento en el gasto de medicamentos y mantener los precios fijos durante todo el año. Los laboratorios dicen que “es inviable”, y alertan sobre el impacto que tendrá en el acceso de los tratamientos por parte de los jubilados.
#Opinión
Día Nacional del Médico: La heroica vocación de curar en la Argentina
5/12/18, 12:53, BUENOS AIRES, diciembre 5: Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina y autor de Héroes argentinos, recuerda los principales médicos de la historia del país, en esa columna escrita en el diario Clarín.
13
#Regulaciones
La ANMAT ratificó la venta de misoprostol en farmacias a través de una receta archivada
12/12/18, 12:58, BUENOS AIRES, diciembre 12: La agencia reguladora emitió un informe donde ratificó la autorización del medicamento en el canal minorista, y sus condiciones de venta. Además, remarcó que el tratamiento ingresa en el denominado Plan de Gestión de Riesgo (PGR).
En los primeros encuentros entre las autoridades del PAMI y la industria farmacéutica, la tensión se fue adueñando del clima. No sólo porque la renovación del convenio de medicamentos encuentra a las partes en posturas casi opuestas, sino porque además el gobierno decidió incluir un componente disruptivo en la negociación. La idea de bajar el precio de los fármacos se volvió una barrera casi insalvable para llevar a buen puerto las conversaciones.

Viejas luchas internas, como la que tienen desde hace años los laboratorios de bandera nacional y el ex CEO de Farmacity Mario Quintana se reavivan al calor de la discusión, que no avanza y parece estancada. En una discusión donde nadie quiere retroceder un centímetro, los jubilados quedaron en el medio, y hoy son los más expuestos al filo de ser seriamente perjudicados. Hoy mismo, tienen menor acceso a medicamentos gratuitos, por los que deben pagar más. Como viene sucediendo año a año, las farmacias, garantes de la atención, están otra vez afuera de la mesa de discusión, sin voz ni voto y con las zozobras que transmiten los "negociadores".

En la recta final de la discusión por el convenio de medicamentos del PAMI, las noticias no son alentadoras. Según las versiones oficiosas, por el momento la obra social y la industria farmacéutica no acercan posturas. Para colmo, en los últimos encuentros la entidad incorporó una idea cuanto menos polémica, que enfrenta aún más a los laboratorios con las autoridades. Según la información, el PAMI quiere bajar un 30 por ciento el valor que paga los medicamentos en un contexto de país netamente inflacionario, además de congelar hasta fin de año el valor de los tratamientos.

Con la excusa que los tratamientos “son los más caros del mundo”, Cassinotti (PAMI) y los delegados enviados por la jefatura de Gabinete (que responden de manera directa a Quintana), presionan a las tres cámaras empresariales de medicamentos para que acepten estas nuevas condiciones.

Varias veces desde que en enero se reunieron, las autoridades nacionales se quejaron del valor que se pagan los tratamientos de los medicamentos, y amenazaron con exponer comparativamente cuánto pagan los medicamentos los jubilados y pacientes nacionales, y lo que se paga en la región. Esta advertencia apunta a darle “buena publicidad” a las cadenas, que comercializan tratamientos a bajo costo en México o Brasil. Allí, la pelea de la industria nacional y el ex CEO de Farmacity complica la negociación. Quintana está enfrentado a los laboratorios de bandera argentina, que de alguna manera defienden la farmacia independiente como modelo de dispensa. También en otras provincias con legislaciones sanitarias similares a las de Buenos Aires, como Santa Fe, los rumores hablan de presentaciones y presiones al poder judicial para que falle a favor de las “farmacias shopping”.

Por el momento las posturas están enfrentadas, entre chicanas y viejas disputas sin saldar. En los encuentros los funcionarios acusan a los productores de medicamentos de carterización, pero los laboratorios lo rechazan. Como réplica, les dicen que los productos farmacéuticos son los más caros de la región. Como los televisores o la ropa, replican los laboratorios. La amenaza de abrirle el juego a los genéricos importados no ayuda a calmar las aguas. Bajar el precio de los tratamientos con productos de India y China no parece ser la mejor solución, sobre todo teniendo en cuenta que los procesos de producción de de control de calidad fueron objeto de denuncia en varios países. Si a eso se le suma el intento de retirar al farmacéutico como garante de la calidad del fármaco, la situación es dramática. “No es un tema de importación, la inmensa mayoría de las drogas base son importadas. Es un tema de regulación en general y de cuáles son las condiciones que pone el PAMI para aceptar que un medicamento integre su vademécum”, se defiende el gobierno según Clarín, que aclaró que “la desconfianza es mutua y alta”.