Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 28/3/18
#Cannabis
A un año de su la ley de cannabis medicinal, afirman que “estamos peor”
28/3/18, 09:30, BUENOS AIRES, mayo 28: Integrantes de entidades que promueven el uso medicinal de la marihuana aseguran que a un año de que se aprobara la ley nacional, el panorama no es optimista.
#SaludPública
Día Mundial del Glaucoma: alertan sobre el avance de este “mal silencioso”
12/3/19, 10:31, BUENOS AIRES, marzo 12: Causada por la presión intraocular, suele permanecer inadvertida hasta que llega a un estado avanzado. Sin tratamiento, puede causar ceguera. En 2020, habrá unos 11 millones de afectados en todo el planeta.
#Entrevistas
“Si no existieran las vacunas, nuestro promedio de vida se reduciría de manera notable”
19/3/19, 10:36, BUENOS AIRES, marzo 19: Lo dijo Mario Lozano, bioquímico y ex rector de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), quien analizó el auge de los movimientos denominados “anti vacunas”.
Este jueves 29 de marzo, se cumple un año de la aprobación de la ley de cannabis medicinal, la iniciativa que legaliza el uso de productos derivados de la droga para dolencias graves. Reglamentada seis meses después, la normativa sigue generando polémica, ya que especialistas e integrantes de entidades que promueven el uso de estos medicamentos denuncian que “estamos peor” que antes de la ley. Es que primero la “letra chica” del proyecto cambió algunas de las cuestiones que se venían reclamando. Además, en la reglamentación el gobierno nacional dejo varios temas afuera, como el autocultivo. Sigue el reclamo para que se aumenten los derechos respecto de estos productos.

Según denuncian las entidades, la ley aprobada el 29 de marzo del año pasado en el Senado no resolvió la demanda de la sustancia, que creció exponencialmente al convertirse en legal: En este sentido, la Argentina ni produce cannabis, ni importa cannabis ni permite el autocultivo y la fabricación de aceite casero de cannabis, lo que termina siendo un problema. "Retrocedimos. Estamos peor que antes", dijo María Laura Alasi, mamá de Josefina, de cinco años, con epilepsia refractaria, y Valeria Salech, mamá de Emiliano, 11 años, autista, coinciden en el diagnóstico del primer aniversario de una ley que no se aplica. "Hay un abismo entre lo que pasa en la vida diaria de las personas y lo que ocurre en el Ministerio de Salud", remarca Salech, referente de la organización Mamá Cultiva, que nuclea a unas 70 madres de chicos con distintas enfermedades y cultivadores solidarios que fabrican los aceites.

La ley establece la creación de un Programa Nacional para estudiar la planta y desarrollar tratamientos. Y la creación de un Consejo Consultivo honorario integrado por funcionarios, especialistas y organizaciones. Este grupo recién se juntó a mediados de marzo de este año. A un año de la ley. "Tengo un poco de desilusión respecto de la ley porque está peor que antes. No se consigue el aceite, se complejizó el trámite de aceite en ANMAT, porque sólo autorizan un tipo de aceite", comenta Alasi.

El problema mayor para que el Gobierno no active es el dinero. Varias fuentes confirmaron que en la reunión del Consejo Consultivo, las autoridades del Ministerio de Salud admitieron que no se destinó presupuesto para este Programa y tienen que sacarle algo de la partida a otros programas. Aunque también coincidieron al admitir que, a diferencia de los funcionarios de la gestión del ex ministro Jorge Lemus, "ahora hay muy buena predisposición para que la cosa funcione".

El otro problema es ideológico. Cuando fue redactado, el artículo 8 de la ley de uso medicinal (a partir de un proyecto de Cambiemos) planteaba la creación de un registro de usuarios. La finalidad era que, en la reglamentación, se estableciera un trabajo en conjunto entre el Estado y los cultivadores para desarrollar aceites sin necesidad de esperar el proceso de crecimiento de plantas cultivadas por el Estado. Pero cuando se publicó la reglamentación, en septiembre pasado, sólo se estableció un registro de pacientes "en tratamiento". Al menos hasta diciembre, el registro de pacientes figuraba con apenas 27 personas inscriptas para que en algún momento el Estado les importe a través de ANMAT el aceite "Charlotte’s Web", fabricado en Estados Unidos y aplicable sólo a una patología: la epilepsia refractaria.

Las autoridades de ANMAT adelantaron en ese encuentro que estudian para los próximos meses ampliar los permisos de importación de aceites para enfermedades de dolor, como neurolupus, artritis, atrosis, dolor neuropático, entre otros. Y simplificar los trámites, que son muy engorrosos. La ley sancionada el 29 de marzo del año pasado, y promulgada en abril, incluye el desarrollo de cultivos en el INTA y la investigación del CONICET. Pero para estos organismos tampoco hay presupuesto. Los representantes del INTA presentaron un proyecto para cultivar en un predio propio en la ciudad bonaerense de Campana. La idea es generar genéticas especiales y producir aceites para repartir gratis en programas sociales que configure el Ministerio de Salud (como el Remediar). Es un proceso que, de tener éxito de inmediato, dura no menos de dos años hasta que el aceite llega al paciente.