Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 30/4/18
#SeguridadSocial
Vuelve al Congreso la discusión sobre la creación de una nueva agencia de control de medicamentos
30/4/18, 11:05, BUENOS AIRES, abril 30: En estos días el gobierno nacional confirmó que volverá a impulsar el proyecto para la creación de la denominada Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (AGNET), que quedó frenada ante la falta de consenso por parte de la oposición.
18
#Opinión
Día de lucha contra el Mal de Chagas: la enfermedad que crece con la pobreza
15/4/19, 11:34, BUENOS AIRES, abril 15: A propósito del Día Internacional de la Lucha Contra el Mal de Chagas, que se conmemoró ayer 14 de abril, Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA) y comunicador de temas de salud, reflexiona sobre la realidad de la enfermedad en la Argentina.
#Opinión
Salud en invierno: la clave de la bronquiolitis está en la prevención
9/4/19, 10:51, BUENOS AIRES, abril 9: Ángela Gentile, jefa de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y ex presidenta de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), escribe esta columna de opinión alertando sobre este mal, que suele sr uno de los más frecuentes en menores de dos años.
En el marco de un nuevo intento del gobierno nacional por aprobar la llamada reforma laboral, se confirmó que en breve se volverá a reavivar la discusión legislativa respecto de la creación de una nueva agencia reguladora de medicamentos. La iniciativa será parte de un paquete de normas que el oficialismo intentará aprobar, ante la resistencia de muchos sectores opositores, entre ellos los sindicatos. La nueva agencia tendrá como rol principal la aprobación de nuevos tratamientos, insumos y tecnología sanitaria, y será la encargada de determinar los alcances de la Cobertura Universal de Salud (CUS); el principal proyecto en materia sanitaria del Ministerio de Salud nacional. Además, la agencia tendrá fallos vinculantes, y para sus detractores su puesta en marcha será una virtual intervención de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Según diversos medios nacionales, el gobierno nacional redoblará la apuesta y envió la semana pasada una serie de leyes para tratarse en el senado. Entre ellas se destaca la iniciativa para crear la denominada Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (AGNET), un instrumento para mejorar el control de los medicamentos e insumos médicos que deberá cubrir la seguridad social. El proyecto busca crear este organismo, a cargo de la evaluación de las nuevas tecnologías, que deberá ingresar en el Programa Médico Obligatorio (PMO). Su funcionamiento será clave para la CUS, ya que creará el paquete de prestaciones que la cobertura estatal entregará de manera gratuita. “La Argentina está embarcada en la creación de la AGNET que está hoy en el Congreso, con una fuerte decisión del presidente y del gobierno para ponerla en funcionamiento en pocos meses”, sostuvo en su momento el ministro de Salud Adolfo Rubinstein, que defendió este proyecto.

Entre sus detractores, existen críticas respecto del objetivo final de la agencia, y ponen el foco en las limitaciones que generará en el futuro. En este sentido, el trabajo “El impacto en la salud de la reforma laboral” fue elaborado por la Fundación Soberanía Sanitaria y analiza la relación entre la nueva agencia de medicamentos y la reforma laboral. “El proyecto de reforma laboral presentado por el Ejecutivo también genera un perjuicio a la salud de todos los argentinos”, anunció el trabajo, al que tuvo acceso mirada profesional. Según el análisis, la AGNET “limita la posibilidad del Congreso Nacional de incluir nuevas prestaciones al PMO por ley; interviene luego de la ANMAT, que podrá autorizar la venta de productos que posteriormente pueden no estar en el PMO y, por ende, será el paciente quien deba pagarlo de su bolsillo”.

Según la fundación, la nueva agencia “estará administrada por grupos con claros conflictos de interés con los fines de la agencia (representantes de obras sociales y de empresas de medicina prepaga), y se propone como una herramienta para limitar la posibilidad de realizar demandas judiciales a los prestadores y no como una forma adecuada de intervención del Estado para la regulación de los precios”.