Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 2/8/18
Cannabis

#Cannabis

Cannabis medicinal: los baches de la ley y la falta de producción localADJUNTO

Cannabis

BUENOS AIRES, agosto 2: Se cumple un año y medio de la ley que autoriza el uso de tratamientos en base a la droga. Las entidades de familias y pacientes se quejan de los problemas que se generaron a partir de la reglamentación de la norma, que no atiende sus necesidades.

#Malaria
La Argentina fue declarada por la OMS “país libre de paludismo”ADJ
BUENOS AIRES, mayo 21: Esta semana el organismo internacional certificó que no hay circulación del virus de la malaria en el país. Desde el 2011 que no se producen casos autóctonos del mal.
#NuevosFármacos
Pacientes argentinos con Linfoma de Hodgkin tienen un nuevo fármaco disponible en el mercadoADJ
BUENOS AIRES, mayo 21: Las autoridades sanitarias aprobaron el uso de Brentuximab, de la farmacéutica Takeda, para el combate de este tipo de tumor. La autorización es para personas con estadios III o IV de la enfermedad, sin tratamiento previo y en combinación con quimioterapia.

“El cannabis le salvo la vida a mi hija”. La que habla es Silvana, mamá de Paloma, una niña que hace dos años le diagnosticaron encefalopatía epiléptica mioclónica frontal, una grave enfermedad que le generaba convulsiones y espasmos diarios.

Luego de medicarla con tres distintos fármacos (ácido valproico, etoxumida y levetirazetam), su estado no mejoraba, hasta que probaron con aceite de cannabis. El cambio fue radical. Según el testimonio de la madre, publicado en la página web de la asociación CAMEDA, dejó de convulsionar, le retiraron dos medicamentos y dejó de ser encefalopatía. Por esto, Silvia y miles de padres reclaman que se cambie la reglamentación de la ley que autoriza el uso de cannabis medicinal, para que se permita el cultivo en los hogares y se quiten los límites que existen para el uso de los tratamientos en base a la droga. Pese a las restricciones legales.

El uso medicinal de la marihuana medicinal se impone en el país. Cada vez más provincias adaptan sus legislaciones a las necesidades de los pacientes, y la ciencia avanza en nuevas terapias.

Las trabas legales no son las únicas que deben sortear los interesados: por el momento, la industria farmacéutica parece alejada del tema, al punto que la producción de cannabis y derivados se hace en laboratorios extranjeros, ya que sólo la planta estatal de Santa Fe se interesó en el tema.

El reclamo de las familias llegó hace unos días a la defensoría del Pueblo, a la espera de la respuesta del presidente de la Nación, a quien le escribieron una carta que no respondió.

En marzo del año pasado, el Congreso aprobó la ley 27.350, de “Uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados”. El trabajo de años de familias con niños con afecciones graves que el aceite de cannabis podría ayudar generó una verdadera “ola verde”, que instaló el debate y se metió en la agenda legislativa.

La tarea fue ardua, pero se logró una norma que permite el uso de estos tratamientos, sin necesidad de recurrir a amparos judiciales. Pero en septiembre de 2017 la reglamentación les jugó una mala pasada: limitó una serie de cuestiones, dejando el aceite sólo para tratar los casos de epilepsia, y prohibiendo el auto cultivo.

Para estas familias fue un golpe demoledor. Hoy, a un año y medio de la aprobación de la ley, las familias dicen que están peor, que se sigue persiguiendo a las mamás y papás que cultivan, y que no se avanzó en la investigación para ampliar el uso del cannabis medicinal. Incluso muchas obras sociales no cubren, y de debe recurrir a la vía del amparo judicial, para lograr la importación del tratamiento, muy costoso para estos días.

Ante esta realidad, la asociación Cannabis Medicinal Argentina (CAMEDA) hizo una presentación ante la defensoría del Pueblo de la Nación, para que interceda ante el Ministerio de Salud nacional, que reglamentó la ley, y cambie los aspectos más delicados. “La reglamentación fue parcial, omitiéndose exprofeso reglamentar aspectos esenciales de la misma. Se reglamentó mediante postulados teóricos que nunca han sido efectivamente aplicados para garantizar el derecho a la salud de quienes necesitan el cannabis medicinal para mejorar su calidad de vida”, explicó en su pedido la entidad.

El texto, que lleva la firma de la presidenta Ana María García Nicora, denuncia que los artículos de la ley que se encuentran sin reglamentar o reglamentados parcialmente son los 1, 3 (inciso b, c y l), 5, 10, 11, 12 y 13. “A la fecha existe un absoluto incumplimiento en lo que respecta a las obligaciones medulares, el cual afecta, restringe y posterga los derechos humanos de las personas y grupos precedentemente mencionados, entre tantos otros”, explicó la entidad en su documento, al que tuvo acceso MIRADA PROFESIONAL.

Incluso, en mayo de este año las familias le enviaron una extensa carta al presidente de la Nación Mauricio Macri donde lo alertaron sobre los problemas de la ley, ya que según dicen “aún hay mucho camino por recorrer para que todos los pacientes argentinos tengan un acceso seguro y universal al uso medicinal del cannabis”. “Una vez más nos exponen a este pedido desolador, desgarrador de solicitarle que se avance definitivamente y comience a andar en nuestra Argentina la producción nacional de cannabis, con productos de calidad y seguridad por el cuidado de la salud”, afirmaron. “Necesitamos con urgencia accionar a pleno esta reglamentación parcial para no quedar en la marginalidad del dolor que no cede, que destruye la dignidad humana como pacientes, como profesionales, como organización comprometida”, agregaron. La ley le da al Estado el monopolio del manejo del cannabis, pero ante la imposibilidad de acceder a los tratamientos, se debe recurrir a la justicia.

Además, la ley les posibilita a los pacientes usarlo pero no cultivar marihuana ni fabricar productos derivados. Es así que los usuarios se ven obligados a conseguirlo sólo a través de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). A principio de julio, un fallo histórico le permitió a una familia de Río Negro cultivar la droga, pero esto no alcanza para romper el cerco de la reglamentación. En este laberinto está hoy el uso del cannabis medicinal.

En Jujuy se firmó el primer acuerdo para producir marihuana que luego será producida en tratamiento por un laboratorio chileno. Esta es la muestra del retraso que existe en el país. Mientras, los pacientes esperan. Niños que sufren graves enfermedades, como síndrome de Tourette, y que no encuentran respuesta en el Estado. Al borde de la ley, los padres se arriesgas. Como cuenta María Eugenia Sar, que desesperada cultivó cannabis en forma clandestina. "Hice lo que el amor me hizo hacer", dice la mujer de 55 años. Su nieto Joaquín comenzó a usar el aceite en los grises de la ley. Con las primeras dos gotas, el pequeño mejoró, al punto que pudo completar una siesta de dos horas y media de corrido. Los casos se multiplican, lo mismo que los límites. El mundo avanza, y el país debe adaptarse. Para no quedar atrás en una carrera donde está en juego la salud de miles de personas.