Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 11/9/18
#SaludenCrisis
Con los fondos proyectados para 2019, un tercio de los pacientes con Sida no accederá a sus medicamentos
11/9/18, 12:08, BUENOS AIRES, septiembre 11: Lo denunciaron entidades de pacientes y especialistas. La Dirección Nacional Sida, ETS, Hepatitis y Tuberculosis recibirá el año que viene la mitad de los fondos en dólares que este 2018, lo que hará que la compra de tratamientos sea menor a la demanda. La medida afectaría a unas 15 mil personas.
#Capacitación
En Francia, usan juegos para capacitar en el manejo correcto de medicamentos
7/1/19, 10:42, PARIS, enero 7: En los hospitales, los farmacéuticos y empleados son parte de un juego al estilo “descubra el asesino” para mejorar el manejo de los tratamientos y disminuir el estrés.
#Vacunación
Malestar en Misiones por la inclusión de las Cataratas en zona de riesgo de la fiebre Amarilla
7/1/19, 09:20, POSADAS, enero 7: La OMS incorporó al parque que comparte la Argentina y Brasil a su lista de zonas riesgosas para contraer la enfermedad. Desde el Ministerio de Salud Pública dijeron que en el lugar hace 11 años no hay casos del mal, y que la provincia incluyó la vacuna en su calendario oficial.
Una de las primeras reacciones del nuevo esquema lanzado la semana por el gobierno, que entre otras cosas terminó con el rango ministerial de Salud, fue la renuncia de Sergio Maulen a la Dirección Nacional de Sida, Enfermedades de Transmisión Sexual, Hepatitis y Tuberculosis. El brutal recorte de recursos de esa área, que entre otras cosas debe garantizar la provisión de medicamentos para personas con HIV, hizo que el ahora ex funcionario diera un paso al costado, dejando sin conducción la dirección. Ante esto, entidades de pacientes y especialistas alertaron sobre el impacto que tendrá el ajuste en la calidad de vida de quienes viven con la enfermedad en el país. Según las primeras estimaciones, los recursos en dólares serán casi la mitad para el 2019, según las primeras informaciones respecto del presupuesto que se negocia desde la Casa Rosada con los gobernadores y legisladores de la oposición. Esto generará una merma notable en la cobertura de los tratamientos antirretrovirales que se deben entregar gratuitamente según la actual ley. Incluso algunas organizaciones calculan que con este panorama, un tercio de los pacientes no recibirá sus fármacos. “Se vive una especia de genocidio”, aseguran los especialistas, que piden que se revierta la decisión.

La alarma por el futuro del acceso a los medicamentos para tratar el HIV comenzó la semana pasada, cuando se hizo un abrazo al entonces Ministerio de salud nacional, hoy degradado a secretaría. En estas horas, la Fundación GEP alertó que el recorte de la dirección que combate el mal se reducirá a la mitad. Durante este año el presupuesto de esta entidad es de 120 millones de dólares. “Si se aprueba el recorte propuesto por el gobierno nacional, el presupuesto del año que viene será de 60 millones de dólares”, alertó la entidad mediante un comunicado. Este número es el resultado del congelamiento en pesos de las partidas para el sector “2.289 millones de pesos para 2018 contra 2.400 millones de pesos para el que viene), la devaluación y una inflación que el propio gobierno admite será del 42 por ciento. “Teniendo en cuenta que la mayoría de los medicamentos se compran a transnacionales y se pagan en dólares, esto significará que al menos el 30 por ciento de las personas con VIH no podrán acceder a sus tratamientos”, denunció la Fundación GEP.

“El achicamiento del Ministerio de Salud no sólo tendrá consecuencias nefastas para todas las personas que acceden a la salud en Argentina, sino que también tendrá consecuencias a nivel regional. La epidemia de VIH-SIDA es una lucha mundial. Si se desarticula el financiamiento en Argentina, todo el mundo sufrirá las consecuencias”, dijo Lorena Di Giano, directora ejecutiva de Fundación GEP. En tanto, José María Di Bello, secretario de la entidad, recordó que “desde el 2016 aumentaron las compras a compañías trasnacionales. Es una decisión política que más del 50 por ciento de los medicamentos adquiridos sean extranjeros, en vez de a productores nacionales. Además, durante 2016 y 2017 se cayeron las licitaciones públicas, la Dirección quedó con stocks limitados de tratamientos y tuvo que recurrir a compras directas que incrementaron el precio que pagamos. Sergio Maulen es el tercer Director de Sida de la Nación que renuncia durante la gestión de Cambiemos y los motivos de las renuncias son siempre por las reducciones de presupuesto y la falta de concreción de las compras de medicamentos. A fines del 2016 y principios del 2018 se produjeron faltantes de tratamientos, algo que no ocurría desde el 2001”.

Por su parte, el ex vice ministro de Salud, Nicolás Kreplak, se refirió al ajuste en el sector, incluyendo la eliminación de la cartera sanitaria que, absorbido por Desarrollo Social pasa a ser una Secretaría, y dijo que el país “vive una especie de genocidio por falta de acceso a la salud”. “Para conseguir un medicamento para el cáncer en PAMI o en el IOMA en la Provincia de Buenos Aires, tienen que hacer 6 meses de trámite. Un cáncer en ese lapso te cambió la condición. Es tremendamente grave”, señaló. “El director del área de prevención del Sida presentó la renuncia antes del cambio en el ministerio porque ya venían con el ajuste en el presupuesto. Hace un cálculo: tiene 64.000 personas con tratamiento de VIH a cargo del Estado Nacional. Con el presupuesto que le dan van a quedar 15 mil personas sin tratamiento para VIH y 3 milsin tratamiento para tuberculosis”, explicó Kreplak.

Según explicaron desde la Fundación GEP, la compra de medicamentos de provisión gratuita en el sistema público de salud para personas con VIH, hepatitis C e infecciones de transmisión sexual que, muchas veces, están dolarizados. Además, se tendría que tener en cuenta el financiamiento de estudios y análisis en hospitales, campañas de prevención, materiales e insumos para cumplir con la ley de Nacional de Sida y de Salud Sexual Integral en todo el país. “Pero según nuestro Observatorio de acceso a medicamentos para VIH y Hepatitis, el presupuesto nacional sólo consigue cumplir con la demanda de medicamentos”, afirmaron. En 2016, la Dirección Nacional de Sida había gastado el 96 por ciento del presupuesto sólo en la compra de medicamentos. En 2017, de 1716,33 millones de pesos se gastaron sólo 81,6 en medicamentos.