Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 2/10/18
#Sida
Anticuerpos monoclonales, efectivos para tratar y controlar el virus HIV
2/10/18, 12:52, BUENOS AIRES, octubre 2: Un investigador argentino participó de un estudio que demostró que la combinación de dos fármacos de este tipo permite suprimir la carga viral por varios meses.
#Investigación
Investigación periodística involucra al IOMA con el escándalo de los “Implant Files”
10/12/18, 12:23, LA PLATA, diciembre 10: Una serie de audios publicados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) confirmaron el pago de “coimas” a médicos para que usen determinadas prótesis. Pedirán la intervención de la obra social provincial.
#Opinión
Día Mundial de la Personas con Discapacidad: incluir todos los días
4/12/18, 09:13, BUENOS AIRES, diciembre 4: La presidenta de la ONG por la inclusión CILSA Silvia Carranza escribe esta columna de opinión en la agencia Télam alertando que las barreras culturales sigan dejando de lado a las personas que tienen algún tipo de discapacidad.
El investigador argentino Juan Pablo Jaworski participó en un trabajo en 2016, luego publicado en la revista Nature, realizado en primates que determinó que si se combinan dos anticuerpos monoclonales se logra suprimir la carga viral por meses en pacientes con Sida. Ese importante hallazgo abrió paso a más investigaciones, que están comenzando a dar sus frutos: en la última semana se publicaron dos nuevos estudios (en Nature y Nature Medicine) que se realizaron en pocos pacientes y que mostraron por primera vez que la administración de dos anticuerpos contra el VIH lograron suprimir por completo el virus durante varios meses.

Si estos ensayos luego pueden extenderse a grupos más grandes, logrando los mismos resultados, podrían significar una simplificación del tratamiento para aquellas personas que tienen dificultad para cumplir con una toma diaria de los medicamentos. También, podría brindar la posibilidad de contar con una terapia alternativa a los antirretrovirales, lo que se puede convertir en un gran aporte contra la resistencia a los medicamentos. “Los ensayos clínicos en pacientes infectados mostraron que los anticuerpos son efectivos controlando la carga viral. Los anticuerpos no solo bloquean al virus (como lo hacen las drogas actuales), sino que además inducen la eliminación de células latentemente infectadas con el virus y estimulan la respuesta inmune, con posibilidad de atacar el reservorio”, explicó al diario Clarín Jaworski, investigador del INTA y del CONICET, que publicó recientemente en The Lancet junto al doctor Pedro Cahn una revisión de los ensayos clínicos realizados en los últimos años sobre el tema.

Consultado sobre qué alcance pueden llegar a tener estos resultados en el tratamiento, el investigador argentino afirma: “Hoy en día todavía no se sabe qué va a pasar. Cuando nosotros publicamos en 2016 creíamos que los anticuerpos monoclonales podrían estar a la altura de los antirretrovirales. Estos dos últimos estudios muestran una capacidad superadora, con la combinación de dos anticuerpos, cuando hoy en día hay una variedad de 100 anticuerpos. Son cosas muy promisorias”, agregó.

¿Los anticuerpos monoclonales pueden llegar a reemplazar a los antirretrovirales? “Es una herramienta nueva, que no necesariamente va a reemplazar a la anterior. Pueden combinarse o no. Todavía es muy pronto para saber”, añadió Jaworski. Lo importante es que estos nuevos ensayos validan los resultados obtenidos en modelos animales. Y son alentadoras en cuanto a la posibilidad de utilizar terapias de anticuerpos monoclonales –que ya se están utilizando para cáncer- para el VIH. Los dos estudios fueron realizados en The Rockefeller University de Nueva York. Uno fue encabezado por la investigadora española Pilar Mendoza, publicado en Nature, que probó combinaciones de anticuerpos en 11 personas que habían logrado suprimir sus infecciones con antirretrovirales que bloquean el virus y luego dejaron de tomar su medicación. El otro trabajo, encabezado por Yotam Bar-On, fue publicado en Nature Medicine y describe un ensayo que involucró a siete personas que no estaban en tratamiento y que tenían niveles relativamente altos de virus al inicio del tratamiento.