Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 11/10/18
#SaludPública
Otra provincia evalúa suplir carencia de profesionales con médicos venezolanos
11/10/18, 10:39, BUENOS AIRES, octubre 11: Se trata de Tierra del Fuego, que ya entrevista especialistas de ese país para cubrir vacantes en el sistema público de esa provincia.
31
#Opinión
Nueva ley de vacunas: nada más y nada menos que una gran oportunidad
Hoy 11:43, BUENOS AIRES, diciembre 14: En esta columna de opinión publicada por la agencia Télam, Carla Vizzotti, especialista en vacunación y consultora para el análisis de estrategias sanitarias de Fundación Huésped, analiza el impacto de la nueva ley, aprobada esta semana por el Senado.
#Opinión
G20 y salud pública: consenso para políticas sanitarias mundiales
30/11/18, 12:34, BUENOS AIRES, noviembre 30: El secretario de Salud nacional Adolfo Rubinstein escribió esta columna de opinión respecto de la cumbre de líderes mundiales, en especial en relación con el avance de la Agenda para el Desarrollo Sostenible de 2030.
A mediados de año, en la provincia de río Negro, la intención del gobierno de contratar médicos venezolanos para suplir la carencia de profesionales en el sistema público generó una gran polémica, al punto que un grupo de autoconvocados criticó al Ministerio de Salud por esa iniciativa. En estos días, otra provincia pensó en los profesionales que provienen de ese país, que vive una verdadera crisis humanitaria, para incorporar a su sistema sanitario. Se trata de Tierra del Fuego, donde funcionarios confirmaron que están avanzando en el proceso para emplear a médicos venezolanos para cubrir vacantes en el sistema de salud pública de la región. El secretario de Salud fueguino, Pablo Perachia, y la subsecretaría de Coordinación y Articulación Política, Cristina Tchintian, informaron que entrevistaron a varios aspirantes para los cargos, quedando sorprendidos de “la gran cantidad de profesionales emigrantes que existen en el área y en el país”.

Según informan medios locales, luego de la entrevista con los profesionales, Peracchia contactó a la Dirección Nacional de Migraciones para notificar la gran cantidad de médicos que están ingresando a Argentina. “El 85 por ciento de los profesionales venezolanos de la salud que han emigrado a la Argentina todavía están iniciando los trámites de habilitación para ejercer la medicina. El resto, si bien ya encaminó su permiso, todavía tiene algunas dificultades. Es decir que son muy pocos todavía los que están en condiciones de trabajar en lo inmediato”, dijo el funcionario. Además, Perachia detalló que “la prioridad es el título habilitante y las certificaciones expedidas por las autoridades argentinas. La nacionalidad no es un dato relevante para desempeñarse en el sistema público fueguino”.

Por otra parte, la gobernadora Rosana Bertone, explicó que a los interesados aprobados se les cancelará un adicional de 15 mil pesos de su sueldo hasta que consigan un hogar propio y se les pagará el pasaje aéreo para que se radiquen en Tierra del Fuego. Los principales especialistas que están solicitando para ocupar los cargos en centros de salud público son terapistas pediátricos, neonatólogos y ginecólogos, entre otras. En tres años, llegaron unos 70 mil venezolanos al país, escapando de la crisis que azota a su Nación. Esto hace que sean la principal nacionalidad que llega a la Argentina, con un 25 por ciento del total.

En julio de este año, Río Negro anunció una iniciativa similar, ante la ausencia de algunos profesionales y especialistas. En esos días, el ministro de Salud Fabián Zgaib reconoció que se realizan gestiones ante la Dirección Nacional de Migraciones para la radicación en Río Negro de médicos especializados venezolanos que desembarcaron en el país en el último tiempo en busca de empleo. Esto generó el rechazo de un grupo de profesionales locales, reunidos en el espacio Médicos Autoconvocados de Medicina General. “Es el Ministerio de Salud el que provoca el éxodo de médicos de la salud pública hacia el sector privado (clínicas y sanatorios) mediante condiciones laborales indignas expresadas en bajos salarios, alta carga horaria que lleva a la fatiga del trabajador, escasos recursos, recorte de programas e inestabilidad laboral. Una política encubierta de vaciamiento del sistema público”, sostuvieron en un documento.