Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 2/1/19
#ResistenciaBacteriana
Avance logra dar con compuesto que permite combatir las “súper bacterias”
2/1/19, 11:08, BUENOS AIRES, enero 2: Un estudio dio con una cepa en Irlanda, que es efectiva contra cuatro de las seis principales bacterias resistentes a los antibióticos.
11
#IOMA
Desde abril, afiliados del IOMA podrían hacerse análisis clínicos gratuitos
22/3/19, 11:45, LA PLATA, marzo 22: El beneficio es para pacientes de enfermedades crónicas, que podrán hacerse controles en la red de laboratorios adheridos.
#PAMI
La industria farmacéutica ataca al PAMI usando de “escudo humano” a las farmacias
14/3/19, 12:15, BUENOS AIRES, marzo 14: Laboratorios emitieron débitos por un descuento de casi 3 millones de pesos en contra de las farmacias, correspondiente a medicamentos aceptados, dispensados y tomados por los los jubilados en febrero argumentando que esos fármacos están fuera del convenio. De esta forma, presionan a la obra social en plena negociación por la renovación del convenio 2019. En el medio, las farmacias suman otro golpe en un contexto de crisis que se profundiza.
Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la resistencia bacteria representa "una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo actual". La aparición de las llamadas “súper bacterias” es un fenómeno que alarma a las autoridades sanitarias en todo el mundo, ya que podrían matar hasta 1,3 millones de personas en Europa para 2050, según una investigación reciente. Por eso, que un estudio haya dado con un estudio que permite combatir a cuatro de las seis principales “súper bacterias” es un gran avance. La nueva cepa de bacterias --que ha sido denominada Streptomyces sp. myrophorea-- fue descubierta por un equipo con sede en Swansea University Medical School, compuesto por investigadores de Gales, Brasil, Irak e Irlanda del Norte. El trabajo se publica en Frontiers in Microbiology.

El suelo que analizaron se originó en un área de Fermanagh, Irlanda del Norte, que se conoce como las Tierras Altas de Boho. Es un área de pastizales alcalinos y se dice que el suelo tiene propiedades curativas. La búsqueda de antibióticos de reemplazo para combatir la resistencia múltiple ha llevado a los investigadores a explorar nuevas fuentes, incluidas las medicinas populares: un campo de estudio conocido como etnofarmacología. También se están enfocando en entornos donde se pueden encontrar conocidos productores de antibióticos como Streptomyces.

Uno de los miembros del equipo de investigación, Gerry Quinn, antiguo residente de Boho, en el condado de Fermanagh, había estado al tanto de las tradiciones curativas del área durante muchos años. Tradicionalmente, una pequeña cantidad de tierra se envolvía en un paño de algodón y se usaba para curar muchas dolencias, como dolor de muelas, infecciones de garganta y cuello. Curiosamente, esta área fue ocupada anteriormente por los druidas, hace unos 1.500 años, y los neolíticos hace 4.000 años.

Los principales hallazgos de la investigación fueron que la cepa de Streptomyces recientemente identificada inhibió el crecimiento de cuatro de los seis principales patógenos multirresistentes identificados por la OMS como responsables de las infecciones asociadas a la atención médica: Enterococcus faecium resistente a la vancomicina (VRE), Staphylococcus aureus resistente a la vancomicina (MRSA), neumonía por Klebsiella y resistente al carbenepenem Acinetobacter baumanii

Aún no está claro qué componente de la nueva cepa impide el crecimiento de los patógenos, pero el equipo ya está investigando esto. El profesor Paul Dyson de la Escuela de Medicina de la Universidad de Swansea dijo: "Esta nueva cepa de bacterias es efectiva contra 4 de los 6 principales agentes patógenos que son resistentes a los antibióticos, incluido el MRSA. Nuestro descubrimiento es un importante paso adelante en la lucha contra la resistencia a los antibióticos". "Nuestros resultados muestran que vale la pena investigar el folclore y las medicinas tradicionales en la búsqueda de nuevos antibióticos. Los científicos, los historiadores y los arqueólogos pueden tener algo que contribuir a esta tarea. Parece que parte de la respuesta a este problema tan moderno podría estar en la sabiduría del pasado".