Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 10/1/19
#Avances
“Nuestro trabajo aporta al desarrollo de antivirales contra el zika”
10/1/19, 12:52, BUENOS AIRES, enero 10: Lo dijo Andrea Gamarnik, especialista de la Fundación Instituto Leloir (FIL), que participó del estudio que determinó las causas que hacen que el virus de la enfermedad genere daños neurológicos en niños.
9
#Medicamentos
En Estados Unidos dejan de aconsejar una aspirina para prevenir infartos
Hoy 10:39, BUENOS AIRES, marzo 19: Los cardiólogos abandonaron esta recomendación para adultos con problemas cardiológicos, ante la evidencia que arroja un nuevo estudio sobre esta polémica relación.
13
#Avances
Llega al país novedosa técnica para reparar daño en la válvula mitral del corazón
18/3/19, 12:36, BUENOS AIRES, marzo 18: La misma podría aplicarse al 70 por ciento de los pacientes con insuficiencia mitral con indicación de plástica valvular, y permite una rápida recuperación.Al contar con la asistencia de una cámara de video, los cirujanos solo tienen que realizar una mínima incisión en el paciente.
Esta semana, un trabajo realizado por especialistas norteamericanos determinó por qué el virus del zika genera daños neuronales, en especial microcefalia. Del la investigación también participó la argentina Andrea Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL) e investigadora del CONICET. Según este trabajo, una proteína del virus del zika sería responsable de las malformaciones en el cerebro de los recién nacidos, que causó tanta preocupación luego de los primeros brotes del mal en la enfermedad. "Nuestros hallazgos aportan una posible explicación a las malformaciones congénitas causadas por este virus en bebés", afirmó Gamarnik.

En el estudio, que se publicó a mediados de diciembre en la revista Cells, los investigadores elaboraron un minucioso mapa de las interacciones entre las proteínas del virus del zika, células humanas y mosquitos. Comprobaron que una proteína del virus, denominada "NS4A" y cuyo papel es participar de la replicación del genoma viral en las células que infecta, "interactúa de manera íntima con la proteína Ankle2, presente en humanos y mosquitos y que cumple un papel muy importante en el desarrollo cerebral". "Empezamos a trabajar en esto en 2010 con el dengue, cuando todavía no teníamos idea de que existía el zika. Queríamos entender cómo el virus usaba las células para replicarse", recordó Gamarnik.

La especialista comentó que, a grandes rasgos, lo que se hizo en este caso fue "extrapolar" algunos de los resultados de esa investigación para estudiar el zika. "Al parecer, la proteína del virus de zika inhibe la función de Ankle2, y ese mecanismo podría estar relacionado con el desarrollo de la microcefalia. Es un resultado altamente relevante, debido a que hay estudios previos que vinculan una mutación en el gen Ankle2 con cuadros de microcefalia hereditaria y defectos en el desarrollo del cerebro en humanos", destacó.

Para confirmar esa información, los autores del estudio realizaron experimentos adicionales, empleando un modelo de moscas para demostrar la alteración entre las proteínas que causan microcefalia en las moscas. "La información que surge de estudios realizados en esos insectos es muy importante para comprender lo que ocurre en patologías humanas: el 75 por ciento de los genes asociados con enfermedades genéticas o cáncer tienen su contraparte en el genoma de esa mosca, cuya analogía con humanos es muy útil", explicó Gamarnik, quien fue galardonada en 2016 con el Premio internacional L’Oréal-Unesco "Por las Mujeres en la Ciencia".

"De todos modos, nuestro trabajo aporta una enorme cantidad de información que puede ser aplicada para el desarrollo de antivirales contra el zika y también para entender las bases moleculares de las patologías que causa", enfatizó la científica. En 2016 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a la epidemia causada por el virus del zika como una "emergencia de salud pública de preocupación internacional", en especial por causar un síndrome congénito que incluye la microcefalia (desarrollo irregular del cerebro) y otras alteraciones neurológicas durante la gestación y en los recién nacidos.