Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 23/1/19
#Medicamentos
Un antibiótico argentino conquista el mercado chino y es uno de los medicamentos más vendidos
23/1/19, 09:04, BUENOS AIRE, enero 23: Laboratorios Bagó informó que su tratamiento que combina amoxicilina y sulbactam tiene una participación del 45 por ciento en las ventas del mercado de es segmento, y se convirtió en el más vendido del gigante asiático.
#Farmacias
Pese a la autorización de la ANMAT, la venta de misoprostol en farmacias es baja
15/4/19, 12:09, BUENOS AIRES, abril 15: La comercialización del medicamento para hacer abortos seguros comenzó el año pasado, luego del debate sobre la legalización. Pero en os mostradores el tratamiento se vende poco, según una serie de relevamientos. En muchos locales ni siquiera tienen el tratamiento en stock..
4
#Opinión
Día Mundial de la Hemofilia: tratamiento adecuado para todos los pacientes
17/4/19, 09:30, BUENOS AIRES, abril 17: Respecto de la jornada, que se conmemora en todo el planeta hoy 17 de abril, Carlos Safadi Márquez, abogado, paciente con hemofilia y presidente de la Fundación de la Hemofilia de Buenos Aires, opina sobre el avance en materia de fármacos para esta enfermedad de transmisión hereditaria, que afecta a la coagulación de la sangre.
Con presencia en varios países del mundo, Laboratorios Bagó es uno de los emblemas de la industria farmacéutica argentina, y desde hace dos décadas apunta a mercados poco usuales, como Así y Medio Oriente. Incluso tiene instalaciones en la lejana Pakistán, y el gigante asiático China. En este último, donde la industria del genérico es fuerte y se expande a todo el planeta. La firma nacional acaba de conseguir un logro en materia de ventas: uno de sus antibióticos conquistó el mercado, con casi la mitad de las elecciones. Según los datos suministrados, su Trifamox IBL (Tefumeng en chino) se volvió la molécula más usada por la comunidad médica de ese país. El medicamento que combina amoxicilina y sulbactam tuvo una participación del 45 por ciento del mercado total de antibióticos de ese segmento. Los medicamentos se producen en la Argentina, y luego de exportan al mundo, según el modelo de negocios creado por la firma.

En esta categoría de antibióticos, el laboratorio Bagó logró conquistar el duro mercado chino, que tiene como competencia a otras 17 compañías, que por su condición de local cuentan con la ventaja comparativa en los costos de logística y producción. Este hecho es muy insólito dado la logística de producción de este antibiótico. “Hace más de 20 años Laboratorios Bagó inició sus exportaciones a este lejano destino y mediante un trabajo progresivo y constante fue creciendo hasta alcanzar los 385 hospitales chinos de los más de 10 mil que existen en este país; en este proceso se pasó de vender 150 mil unidades en aquellos primeros años a 4,2 millones de unidades de este producto durante el 2018”, contó la empresa.

El laboratorio Bagó trae desde China la materia prima, que despues son parte de un proceso industrial desarrollado íntegramente por la compañía argentina en su planta farmacéutica de La Rioja, de última generación, hasta llegar al producto terminado que se exporta al resto del mundo. “El hecho de que este caso sea un ejemplo opuesto al tradicional comercio de Argentina con China (en el que Argentina exporta productos primarios e importa productos terminados) es una muestra acabada de la competitividad de Laboratorios Bagó, que es extensible a gran parte de la industria farmacéutica argentina”, agregó el laboratorio.

El Trifamox IBL es un antibiótico inyectable de amplio espectro que combina amoxicilina y sulbactam y que sirve para el tratamiento de infecciones del tracto respiratorio inferior, otitis, sinusitis e infecciones del tracto urinario, entre otras afecciones. Este producto es un desarrollo propio y original de Bagó.

El laboratorio argentino inauguró en 2015 en Lahore, la ciudad cultural de Pakistán, una planta para la producción de tratamientos oncológicos y contra las hepatitis B y C. El primer ministro paquistaní, Yufuf Raza Gilani, fue quien puso simbólicamente en marcha la asociación bilateral para la planta farmacéutica biotecnológica, según la información difundida por el laboratorio. El proyecto implica una inversión de 15 millones de dólares, destinados a producir los medicamentos con estándares de calidad y técnicos de la Unión Europea, y fue la base del desembarco de la firma en Asia.