Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 18/2/19
#Debates
Brutal pelea entre laboratorios por la patente de un medicamento oncológico de última generación
18/2/19, 12:43, BUENOS AIRES, febrero 18: La multinacional Roche y la nacional Elea pelean por la producción local del rituximab, un tratamiento para combatir distintos tumores. Desde el 2013 hay una pelea judicial por la autorización de una versión biosimilar para el mercado local.
13
#Vacunación
Fallo judicial ordena a Nación entregar las vacunas faltantes para una niña
18/4/19, 12:17, SANTA FE, abril 18: La medida inédita se dio en la provincia de Santa Fe, donde se presentó un amparo por la falta de dosis de una menor que padece fibrosis quística y no pudo vacunarse. La jueza ordena a la Secretaría de Salud nacional que garantice las dosis.
#Medicamentos
Destacaron la compra conjunta de medicamentos: “son un cambio que aporta mayor transparencia”
10/4/19, 08:39, BUENOS AIRES, abril 10: Desde la secretaría de Salud confirmaron que el mecanismo permite un mejor manejo de los recursos estatales, además de bajar el corto por las drogas de alta complejidad. El objetivo final es garantizar el acceso a tratamientos de toda la población.
El rituximab es un anticuerpo monoclonal utilizado para tratar varios tipos de tumores, que fue desarrollado por la multinacional Roche a fines de la década del 90. Si utilización se extendió en los últimos años en todo el planeta, incluyendo en el país. Pero desde el 2013 existe una pelea judicial entre el productor y el laboratorio local Elea, que ese año comenzó a elaborar una versión biosimilar del tratamiento, una vez que se venció la patente de exclusividad. La puja entre las empresas se da en el marco de una discusión respecto de la cobertura de este tipo de tratamientos, de alto costo, que suele ser un problema para la seguridad social. En este caso, el mercado de oncológicos supera los 50 millones de dólares, y una serie de de negocios que están por detrás de los avances de la ciencia para combatir el cáncer.

El rituximab es un tipo de proteína, que forma parte de los medicamentos biológicos, moléculas que pueden “infiltrarse” en el sistema inmunológico y ayudarlo a detectar y combatir células cancerosas. Se suele recetar para tratar males como el linfoma no Hodgkin, y según los argumentos de Roche su desarrollo llevó años de investigación y miles de millones de dólares de inversión. En 1997 fue patentado, lo que le dio al laboratorio el monopolio de su uso, hasta que en 2013 la patente se abrió. Allí Elea, de las familias Sigman y los Sielecki, se puso a trabajar en su planta de Vicente López para obtener una molécula similar. Un año después logró la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos (ANMAT), que salió al mercado bajo el nombre comercial de Novex. Pero esto generó una guerra judicial entre los laboratorios, que todavía se mantiene.

Para contrarrestar a Roche, Elea se presentó en 2015 en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia y la denunció por abuso de posición dominante. Para objetar la aprobación de ANMAT, Roche jugó fuerte: acercó como “evento adverso” sobre la aplicación del biosimilar que una paciente con linfoma no Hodgkin murió en Rosario. Se basó en los dichos de un visitador médico que adujo haber hablado con la médica, quien le habría dicho que había prescrito Novex. Elea contestó con una demanda penal por “estafa procesal”, contra el visitador médico y también los responsables máximos de la compañía en el país. La empresa argentina adujo que la médica desmiente al visitador médico, y que afirma que indicó tratamiento y no ninguna marca específica. El 28 de noviembre el juez desestimó llamar a indagatoria a los miembros del directorio de Roche pero Elea apeló. Por ahora, el que irá a juicio oral es únicamente el visitador médico, mientras la Justicia deberá definir si efectivamente se usó Novex o Mabthera, ya que el sanatorio y la obra social dicen que se compraron los dos medicamentos en distintos momentos.

Mientras las batallas en la Justicia y en la CNDC aún tienen final abierto, Elea ya le arrebató el mercado a Roche a fuerza de precios. Según datos de esa compañía, hoy tiene el 74 por cinto del mercado del rituximab en el país y lo exporta a Centroamérica y México, donde también desplazó al laboratorio suizo. Por eso la pelea era tan encarnizada. Además, tras la salida al mercado de ese biosimilar activó nuevos lanzamientos, y prepara más. El director científico de Elea dice que trabajan en unas cinco moléculas biosimilares más para los próximos años, mientras el mundo se prepara para una “guerra mundial”. En breve vencerá el grueso de las patentes de los medicamentos biológicos de los principales laboratorios y lloverán alternativas similares, en un negocio de 220 mil millones de dólares a nivel global. Se trata del 21 por ciento del total y se proyecta que crecerá al 28 por ciento para 2020, según cifras que maneja la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA).