Dirección General
Farm. Néstor Caprov
1226
Visitas
Cantidad de lecturas totales hoy
Mirada Profesional
Noticia de Archivo                        Post hace 9 años
¿A quién le molesta un cartel?

#Editorial

la salud de la población.
E
n Callao y Rivadavia, en pleno centro de la Capital Federal, funcionaba la confitería El Molino. En 1850 nació este punto de encuentro de los porteños, por entonces llamada Confitería del Centro. Pero la presencia del primer molino harinero de Buenos Aires (llamado “molino a vapor de Lorea”, le dio su inmortal nombre. Entre 1914 y 1917 se construyó su actual edificio, y sus puertas cerraron luego de que la historia de la ciudad y el país pasara por sus veredas.
Allí, en la puerta, mientras se espera que la tradicional confitería reabra sus puertas, un cartel llama a la reflexión a los transeúntes porteños: “Uno de estos medicamentos es falso: ¿cuál piensa darle a su hijo? Por su salud y la de su familia no adquiera los medicamentos fuera de la farmacia”. El mismo es una iniciativa de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), como parte de una iniciativa nacional para terminar con el vacío legal que permite la venta ilegal de medicamentos, un flagelo que azota a toda la población, cobrándose muertos y recursos que no se recuperan.
Lo curioso es que en estos días, por ¿segunda?, ¿tercera? vez, el cartel fue removido por empleados de la comuna porteña, pese a que la COFA tiene autorización para realizar allí la campaña. En un país con 22 mil muertes anuales por mal consumo de fármacos, la actitud del gobierno de la ciudad de Buenos Aires es por lo menos llamativa.
Los antecedentes del cartel de El Molino son para tener en cuenta: por lo menos dos años fue publicidad de la empresa Movicom. O sea que por más de dos años, una compañía extranjera (Bellsouth) pudo mantener su cartelería sin problemas, y una campaña de difusión a favor de la salud pública se remueve constantemente. Es más, Movicom dejó de existir, ya que fue comprada por Telefónica de España, y pasó a llamarse en nuestro país Movistar, sin que el cartel sea tocado.
El infortunio del cartel de la COFA, que según su concejo directivo busca “advertir a la población y a los legisladores sobre el riesgo que implica el vacío legal en el mercado de medicamentos”, es otro de los sin sentidos que rigen en nuestro país, donde una campaña de salud pública y con un claro sentido social tiene que pelear contra la falta de inteligencia de los funcionarios, en este caso los del gobierno de Mauricio Macri.
Tal vez nos parece querido lector, la explicación sea otra y el cartel, con su mensaje de advertencia, haya fastidiado a algunos “intereses”. O tal vez que 300 mil personas por días vean la necesidad de una ley nacional de medicamentos, un pedido que pone en evidencia el llamado de atención sanitario para los legisladores actuales, haya molestado a algunos funcionarios de la ciudad de Buenos Aires, o tocado, vaya a saber, qué sensibilidad de los que venden como si fueran golosinas, medicamentos en los Kioscos de nuestra queridísima Argentina.
En el mundo, los gobiernos de cualquier índole apoyan activamente las campañas de difusión a favor de la salud pública, en especial aquellas que nacen de entidades intermedias, ONG y otras instituciones. En todo el mundo, la red que forman los esfuerzos estatales y los no gubernamentales es fuerte y cuenta con el respeto de los funcionarios, que entienden que la necesidad de tomar acciones conjuntas está por sobre cualquier interés mezquino.
En la Argentina, la falta de un marco regulatorio claro y específico para erradicar el medicamento ilegal que se ofrece en las calles de todo el país, deben llamar a la reflexión. La venta de medicamentos fuera de la farmacia y el crecimiento de la venta de medicamentos OTC es otra pata de esta misma situación. Las estadísticas son el mejor reflejo de esto: según un reciente trabajo, 8 de cada 10 argentinos se automedica, mientras que la mitad de los pacientes que consume algún medicamentos no lee el prospecto. Ese cartel, deliberadamente tapado o arrancado, puede costar nada menos que una vida.
La COFA dice sobre el cartel: “un mensaje claro, con el que esperamos concientizar a la comunidad y a nuestros representantes sobre la necesidad de normatizar en forma URGENTE la comercialización de fármacos. El medicamento debe ser dispensado por el único profesional habilitado para hacerlo: el farmacéutico”. La explicación no deja lugar a dudas tanto como para movilizar las “manos anónimas” que desoyendo la autorización y la importancia del mensaje juegan a favor de intereses, que por lo menos no le interesa un pito, la salud de los argentinos.
La confitería El Molino había anunciado su reapertura en 2004 como un espacio cultural. Pero la ciudad sigue esperando. Va a estar buena Buenos Aires. Sobre todo si los funcionarios del gobierno de la ciudad, nos permiten y después no las bajan, las banderas de la salud para todos.
Néstor Caprov
717

0%

0%

100%

0%

0%

Sigue la cobertura completa

5 meses
Judicialización de la salud: crean consejo que opinará sobre cobertura de medicamentos
#Editorial
1 año
Inteligencia artificial y salud: la revolución ya está entre nosotros
#Editorial
1 año
La amenaza final: Amazon lanza un plan para vender medicamentos bajo receta
#EDITORIAL
2 años
Popular medicamento contra la diabetes, posible terapia contra el Covid-19
#EDITORIAL
2 años
En el país ya hay 29 investigaciones abiertas sobre cannabis medicinal
#EDITORIAL
2 años
Informe asegura que hay “efecto incierto” en el uso del Paxlovid para tratar Covid-19
#EDITORIAL
3 años
Lo que dejó el fallo de Farmacity: “la salud está por encima de los negocios”
#EDITORIAL
3 años
Nueva amenaza desde China: primer caso de la gripe H10N3 en humanos
#EDITORIAL
9 años
El caso Bahía Blanca de farmacéuticos precarizados y el peligro de un conformismo inútil
#Editorial
9 años
IOMA: Entre el dicho y el hecho. Los caminos de la retórica en la farmacia argentina.
#Editorial
8 años
Aportes para la confusión general: acerca de las retenciones al champagne y a los medicamentos
#EDITORIAL
9 años
DEUDA VENCIDA DE PAMI Y NO ABONADA AL 1 ENERO DE 2015
#Editorial
9 años
Balance 2014: los hechos que marcaron un año complejo para la farmacia argentina
#Editorial
9 años
Una “canastita” navideña para las farmacias: suben un magro 3 por ciento los medicamentos
#Editorial
9 años
La ley 26.567 en Capital Federal: la batalla final se librará en el recinto de la legislatura. Medicamento como bien social o como golosina.
#Editorial
9 años
El zorro en el gallinero: de qué hablamos cuando decimos Farmacity
#Editorial
9 años
Farmacias Mutuales y Sindicales: El caminito aprendido para romper la ley.
#Editorial
9 años
El “mundo feliz” de Farmacity y sus socios
#Editorial
9 años
Producción pública de medicamentos: dura pelea por reglamentación de la ley
#Editorial
9 años
Opinión: efectos secundarios: España no es Grecia
#Editorial
9 años
La Industria y el dirigismo en la oferta de medicamentos a algunas farmacias.
#Editorial
9 años
Finalizó la campaña de vacunación antigripal 2011 del PAMI en farmacias
#Editorial
9 años
Tomo lo que me dan, y sigo reclamando
#Editorial
9 años
El próximo 28 de Agosto en Toledo: manifestación masiva de los farmacéuticos de Castilla- La Mancha
#Editorial
9 años
Las elecciones, los elegidos y la portación de humildad
#Editorial
9 años
Elecciones Bonaerenses farmacéuticas 2011: Con ganas de que esta vez sea, el principio de un cambio.
#Editorial
9 años
COFARES: Una de las más prestigiosas instituciones de España se hace eco de nuestras opiniones sobre Medicamentos de Venta Libre
#Editorial
9 años
San Luis tiene todo listo para recibir a farmacéuticos de todo el país para el XX Congreso Nacional
#Editorial
9 años
Los peligros del mercado negro: En Junín el abuso de psicofármacos ya es la segunda causa de emergencias
#Editorial
9 años
Corrientes: se reaviva el reclamo para que se apruebe una ley local de medicamentos
#Editorial
Encontranos en