Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov
Nuevo uso para el cannabis medicinal: permite regenerar tejidos
Insisten en volver a medidas preventivas para frenar los casos de Covid-19
Archivo

Constancia para la contradicción.

#Editorial

Advertencia: Este relato es producto de la imaginación, siempre tan poco precisa y tan particular. Salpicado por algunas informaciones del mundo de los medicamentos que circulan en los diarios. Se propone aquí, un relato por lo menos pretencioso que tarde o temprano será un habitante más del olvido. Acaso no merezca otra consideración ni otro destino. Solo un pedido de disculpa inicial para usted, querido lector.

A
l diputado P le gusta tomar café en ese bar., no sólo porque ahí se habla de todo menos de política, sino porque hay ambiente de antes, “buena onda”, diría. Se sienta y repasa los diarios, despacio, mientras cambia algunas palabras con los mozos, que son siempre los mismos. Tipos macanudos los mozos que laburan en EL EBRO. Y después llegan algunos de “los muchachos”, gente amiga de distintos palos, que se sienta a la mesa y habla de todo. Bueno, de todo no. De política se habla poco. Y de religión, cero. No sea cosa que se arruine la velada. Pero le gusta al diputado P el café, los mozos, la gente.
-¡Qué cara Roberto! ¿Qué te pasa? -No se, maestro, un resfrío supongo... ya me tomé tres sobrecitos y no mejoro… -Métale sobre, querido, que ya le va a pasar. Fíjese que en el kiosco de enfrente venden unos azules que son bárbaros. Para el resfrío, el dolor de cabeza, la gripe, para todo. -Si usted lo dice, que esta en el tema...
(Según estimaciones de la Confederación farmacéutica Argentina (COFA), el 20 por ciento de los medicamentos se comercializan por fuera de las farmacias. Si bien no hay estimaciones, el sector cree que gran parte de este porcentaje vendido sin supervisión profesional esta adulterado o mal conservado.)
El diputado P sabe que hoy no habrá sesión. “Algo de los medicamentos”, comenta. Se levantó por “sugerencia del oficialismo”, pero hay muchas cosas por atrás. El diputado no preguntó, se fue silbando bajito al café, a leer el diario. Cuando llega a la mesa apaga el celular, para evitar las molestias. Hace tiempo que lo consultan por el tema. Que trazabilidad, que ley del medicamento. El prefiere quedarse un rato hablando de fútbol, del tiempo, de otra cosa. “Al final Roberto se tuvo que quedar en la casa, mucha fiebre”, le comenta uno de los mozos, el más jovencito, que siempre está peinado para atrás. No debe ser nada, pensó. Pidió otra ronda de cortados y preguntó por el partido de la noche. No hubo mucho entusiasmo y la charla se fue perdiendo. Alguien pregunta: “qué paso con la ley de los remedios, para que no se vendan en kioscos”. Nadie responde.
(Hay dos leyes trabadas en el congreso para mejorar la fiabilidad de los medicamentos en la Argentina. Una, con media sanción en diputados, espera que los senadores la aprueben. Es la que prohíbe la venta de medicamentos fuera de las farmacias, incluso los OTC. La norma es muy esperada por el sector de la salud, se iba a aprobar en la última sesión de octubre pero se postergó por decisión de todos los bloques políticos. La otra, implementa un método de trazabilidad, que restringe la posibilidad de adulteraciones. Debía ser tratado por diputados en la sesión del miércoles 4 de noviembre, incluso estaba en la agenda de labor parlamentaria, pero a último momento se la bajo del debate.)
La sesión fue corta, y los diputados se fueron temprano. Parece que no hay acuerdo para cumplir con lo acordado en comisiones. La semana pasada invitaron a diputado P a un programa de televisión, para hablar de medicamentos, justo cuando sale a la luz una mafia que adultera productos de alta complejidad. Se fue conforme, habló bien, dejando en claro que apoya la ley. “Que hay que sacar los medicamentos de la calle“, dijo. Hasta levantó la voz. Después fue para la cámara, y ahí le avisaron que las leyes no se tratan. “La semana que viene”, dijo el jefe de bloque. Fue para el café y pensó que linda iba a estar la mesa, con las declaraciones de Maradona. “Roberto sigue mal, internado. Parece que lo que tomó le hizo peor”. Que cosa, pensó el diputado, que esta vez pidió el cafecito sólo, porque estaba un poco dormido. “¡Este Diego es terrible!” tiró, y la cosa se puso picante.
(La mafia de los medicamentos salió a la luz tras la denuncia que realizó el año pasado un médico de la Bancaria, quien notó que uno de los medicamentos oncológicos que recetaba no tenía las mismas características del original. La causa se reavivó en septiembre pasado cuando a través de escuchas telefónicas surgió el nombre de Néstor Lorenzo, asociado a Zanola y al ex Superintendente de Servicios de Salud Héctor Capaccioli. Al mismo tiempo, el juez federal Norberto Oyarbide ordenó allanamientos en el policlínico bancario, donde se descubrieron remedios adulterados y vencidos y cuyo personal denunciaba maltrato psicólogico y abuso de autoridad. Por su parte, la fiscalía, a cargo de Luis Comparatore, comenzaron a recibir numerosas denuncias de personas que recibieron remedios supuestamente adulterados en esa y otras obras sociales. Esta semana hubo unos 50 allanamientos y 10 detenidos)
Antes de ir al café, el diputado P pasó por el kiosco y compró unas aspirinas. Le echó la culpa a la lectura sin lentes de su insipiente dolor de cabeza. Pensó en la bronca del colega, que se quedó con la sangre en el ojo porque otra vez le tiraron atrás la ley. No era para tanto. Es necesaria, pero la política es así, estamos en tiempos complicados. Al fin al cabo la cosa no está tan mal. Cuando llegó a la puerta lo sorprendió la cara de todo el personal. “¿¿¿perdimos con Brasil de nuevo???”. Se asomó por la puerta, lo atendió el mozo joven, siempre peinado para atrás. “Roberto, pobre. Ayer a la noche. Parece que lo que tomó estaba adulterado. No sé, esta internado en el Ramos Mejía”. Se quedó helado. “¿Medicamentos truchos?” no creo, se dijo. Seguro fue otra cosa, se tranquilizó. Antes de cruzar la calle miró las aspirinas, volvió para el bar. “¿No tenés un vasito de agua, para tomarme esto?” La política tiene cosas buenas y cosas malas. Pero si no tomo estas aspirinas no llego a terminar el día.
(Según estudios realizados por el Instituto Argentino de Atención Farmacéutica (IADAF), el mal uso de fármacos o su ingesta indebida se cobran en la Argentina unas 21.800 vidas por año. El 30 por ciento es por medicamentos de venta libre. Además, este problema provoca 100.000 internaciones por año. Desde que el poder legislativo duerme las leyes necesarias -trazabilidad y ley de venta fuera de farmacias -pasaron casi dos años. Tiempo donde la lista de víctimas se siguió acrecentando).
Las diferencias entre la realidad y la ficción son circunstanciales. Debajo de las palabras que se dicen en estas líneas nos parecen oír, fácilmente, las palabras que se callan. La aventura del papel en blanco y el hartazgo de saber como se hace todo “a la argentina” da una ligera pesadez estomacal y un auspicioso gusto a nada. Privilegios de un optimista arrepentido.
Néstor Caprov
3
Hace 4 días
Nuevo uso para el cannabis medicinal: permite regenerar tejidos
Científicos argentinos desarrollaron una biotinta que se usa en impresiones 3D que puede ser utilizada en la regeneración de tejidos o restauración de órganos dañado, una novedad a nivel mundial.
20
Hace 7 días
Insisten en volver a medidas preventivas para frenar los casos de Covid-19
Especialistas y funcionarios aseguran que usar barbijo en lugares cerrados, ventilar los ambientes y otras cuestiones encillas sirven para detener la suba de contagios. Además, piden seguir vacunando. El Ministerio de Salud descartó restricciones.
3
Hace 10 días
Se termina la gestión de Isabel Reinoso frente a la COFA, marcada por la lucha contra Farmacity
esta semana deja la presidencia de la Confederación Farmacéutica Argentina, donde se dio la titánica lucha contra la instalación ilegal de la cadenera en suelo bonaerense. Se estrenará un documental que recoge esta lucha, una verdadera batalla entre “David versus Goliat”.
8