Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov
Nuevo uso para el cannabis medicinal: permite regenerar tejidos
Insisten en volver a medidas preventivas para frenar los casos de Covid-19
Archivo

Bienvenidas las franquicias a la Provincia de Buenos Aires. Farmacias sindicales for export.

#Editorial

Cuando todavía no se habían agotado los festejos por la aprobación de la ley nacional de medicamentos, que prohíbe la venta por fuera de las farmacias, la provincia de Buenos Aires dio un paso en falso en materia de legislación del sector. Un verdadero salto al pasado. La aprobación de la excepción a la limitación geográfica y a la densidad de población para la instalación de farmacias cuando pertenezcan a entidades gremiales sacudió la alegría del sector. El proyecto fue presentado por el senador Armando Nieto y ya tiene media sanción del senado bonaerense. El mismo establece que las limitaciones para abrir nuevos mostradores (uno cada 3 mil habitantes y separadas por lo menos 300 metros) “no serán aplicables cuando se tratare de farmacias propiedad de entidades gremiales”.

E
l legislador explicó que las farmacias sindicales “tienen la finalidad de procurar a sus afiliados condiciones más ventajosas en cuestiones laborales y en asistencia médica” por lo que consideró “de vital importancia” eliminar las restricciones, en cuanto a que “afecta de manera directa a la salud de las personas” . De esta manera, sin aviso y sin que se enteraran de antemano los dirigentes farmacéuticos provinciales y con total impunidad, la provincia de Buenos Aires se encamina a crear una nueva manera de franquiciar farmacias. Farmacias sindicales for export.
La noticia fue un baldazo de agua fría. Es que la reforma, de ser ley, permitirá que las farmacias sindicales se comporten como franquicias, porque se puede ir a cualquier gremio y pedir la apertura de una farmacia con su nombre (UOM, SMATA, todos) e instalarse sin ningún tipo de regulación. El mismo senado que dio media sanción a la limitación de las farmacias bajo el mismo dueño (proyecto del senador Roberto Fernández aprobado el lunes) ahora le abre la puerta a una nueva forma de concentrar el sector. Inexplicable.
Así, todos los logros que se consiguieron a nivel nacional, el fin de la gondolización y el fin de la venta por fuera de las farmacias, quedaron opacados. Sin previo aviso, se desarma una ley modelo como la 10.606, un ejemplo de sanitarismo. De un plumazo, en la provincia de Buenos Aires retrocedimos al 2002, cuando se logró derogar estas excepciones. Lo peor del caso es que la noticia llega sin aviso. Apenas unas líneas en algunos diarios, como al pasar. Nada más. Demasiado poca información para un asunto tan crucial.
Ahora, las farmacias sindicales no tienen ningún condicionamiento para establecerse. Ninguno. Si uno entendiera que sólo atienden a sus afiliados, seria menos serio. Pero eso no pasa. Atienden a todo público, incluso con un ardil legal pueden intercambiar beneficios, y atender a OSDE, Swiss Medical, cualquier prepaga que no son obras sociales. Pueden atender absolutamente a todos.
La noticia llega sin mayores explicaciones. Ni internas a nivel del sector ni tampoco las que deberìan aparecer casi sin solicitarlas. Se aprobó. Adolfo Bioy Casares solía advertir que “las mujeres deseadas y los ideales, ay, se alcanzan”, como recordando que las metas más anheladas se vuelven, al otro día, un compromiso muy pesado. Que hay que sostener con trabajo. Lo más extraño es que la bomba llegó de un lugar inesperado. Del senado muchos esperaban, vanamente la limitación de las franquicias, no una apertura indiscriminada. Pero a alguien ´´se le escapó la tortuga¨. En Buenos Aires, el ojo viene puesto en la posible llegada de Farmacity. Lo venimos advirtiendo. Como venimos advirtiendo sobre la creciente concentración. Pero la pelea tenía un aliado inmejorable: la ley 10.606. Estamos convencidos de su valor. De su extraordinario valor sanitario, de su importancia para la salud pública de la Provincia. La ley, que regula la instalación de farmacias en territorio bonaerense, está a la altura de cualquier ley europea del rubro, incluso las más avanzadas. Hasta ahora. La reforma planteada será un golpe difícil de soportar.
De permitirse esta aberración, se profundizará un tema complejo, como la ruptura de los canales habituales de comercialización. Esto es, cuando un laboratorio le vende a las grandes farmacias concentradoras de forma directa, entregando precios que ni las droguerías otorgan a las farmacias independientes. Esta es su gran ventaja, la compra directa a los laboratorios. Hoy, casi de forma escandalosa, el 70 por ciento de las compras de la farmacias concentradoras se hace por esta vía directa, y sólo el 30 a través de droguerías. ¿Con la libertad para poner farmacias a discreción, alguien duda de que esta concentración se va a disparar?.
Entender la farmacia como un eslabón más en la cadena de atención primaria de la salud es, sobre todo, darle una legislación acorde a esa visión, y sostener esta idea a largo plazo. También es necesario defender el circuito laboratorio-droguería-farmacia, como eje de la comercialización de fármacos en el país. Entre otros beneficio, mantiene el triple control sobre los productos, un sistema que hace casi imposible la falsificación o adulteración tan visible en estos días.
Una política anticoncentración, donde el Estado debe jugar un rol importante, debe tener como principio rector que los laboratorios le vendan a las droguería, y estas a las farmacias. Es un escándalo mayúsculo enterarse que hay farmacias concentradoras que consiguen mejores precios que las propias droguerías (el canal mayorista) gracias a estas desviaciones del mercado, que están distorsionando la relación mayorista-minorista. Al punto que una farmacia podría ser proveedora de una droguería. Si, el mundo del revés acá nomás y a la vista de todos.
Pero el poder legislativo bonaerense no lo entiende así. Dijimos que abrir la ley 10.606 podía traer sorpresas (ver editorial 2010, Odisea en el mercado). Nunca pensamos que sería una apertura, casi como un agujero negro tan pero tan grande. Y desagradable. Entonces, cuando estamos avanzando en una ley sanitaria nacional que saca los medicamentos de la calle, los lleva a su lugar natural como la farmacia, cuando estamos trabajando para terminar la gondolización, cuando decimos que la ley 10.606 es de las mejores leyes sanitaria del país, los senadores provinciales hacen retroceder a Buenos Aires al pasado. Inician el camino inverso en materia de legislación farmacéutica. Inventan la nueva franquicia sindical. En vez de ir hacia el futuro retrocedemos sin escala. Al 2002. A la peor crisis de nuestro país. Hasta allí nos lleva esta reforma. Un viaje sin escalas a la vergüenza colectiva de toda la profesión en la provincia de Buenos Aires.
Néstor Caprov
5
Hace 4 días
Nuevo uso para el cannabis medicinal: permite regenerar tejidos
Científicos argentinos desarrollaron una biotinta que se usa en impresiones 3D que puede ser utilizada en la regeneración de tejidos o restauración de órganos dañado, una novedad a nivel mundial.
20
Hace 7 días
Insisten en volver a medidas preventivas para frenar los casos de Covid-19
Especialistas y funcionarios aseguran que usar barbijo en lugares cerrados, ventilar los ambientes y otras cuestiones encillas sirven para detener la suba de contagios. Además, piden seguir vacunando. El Ministerio de Salud descartó restricciones.
3
Hace 10 días
Se termina la gestión de Isabel Reinoso frente a la COFA, marcada por la lucha contra Farmacity
esta semana deja la presidencia de la Confederación Farmacéutica Argentina, donde se dio la titánica lucha contra la instalación ilegal de la cadenera en suelo bonaerense. Se estrenará un documental que recoge esta lucha, una verdadera batalla entre “David versus Goliat”.
8