Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov
Aseguran que la presencia en el país de una bacteria que resiste todos los antibióticos “es un punto de inflexión”
Se pone en marcha la agencia que regulará el desarrollo del cannabis medicinal
Archivo

¿La industria de los medicamentos prescindirá de las farmacias?

#Editorial

Las farmacias afrontarán un año por demás difícil. Después de la firma del acuerdo, las droguerías recompondrán el 32.8% de los salarios al sindicato de FATSA. Además de bajarles la imposición de trabajo en 1 hora por semestre. Pero en el fondo, el reclamo gremial es parte de un conflicto mayor: la pérdida de rentabilidad. Una discusión que debe darse de inmediato para evitar más cierres.

En su brillante libro “Arte de injuriar”, Jorge Luis Borges cuenta una anécdota atribuida al escritor británico Thomas De Quincey, y que sirve para sintetizar la forma en que buscamos discutir el conflicto entre las droguerías y sus trabajadores. Dice Borges que De Quincey debatía sobre teología con otro caballero, cuando en el calor de la discusión su interlocutor arrojó un vaso de vino a la cara; ante lo cual el escritor sin inmutarse, le dijo a su ofensor: “Esto, señor, es una digresión (desviación); espero su argumento”. En nuestro conflicto doméstico, queremos ir al fondo de la discusión, fuera de polémicas estériles o acaloradas. Queremos separar “la paja del trigo”, es decir, ir más allá del conflicto gremial que tiene como protagonistas a trabajadores de droguerías con los empresarios; para hablar de la verdadera esencia del tema: la cada vez menor rentabilidad del sector. Con argumentos, como pedía De Quincey.

Como ya dijimos, este sistema favorece a las grandes cadenas de farmacias, con espalda financiera para soportar escenarios con rentabilidades bajas a costa de cierres de competidores cercanos. Para las farmacias pequeñas e independientes son pérdidas cuantiosas, ceder más terreno ante la concentración.

Separemos el reclamo gremial del problema de fondo. La digresión o desviación del sentido del argumento. El primero es un derecho de cualquier trabajador, que debe solucionarse en el ámbito que corresponda (ministerio de Trabajo, por ejemplo) dentro de las normas establecidas. Se discutirá un porcentaje, habrá ofertas y contraofertas, hasta llegar a un acuerdo. Lo segundo, el conflicto de fondo, es el que no aparece en la mesa de discusión, se ignora abiertamente y es el que verdaderamente preocupa.

Empujados por una inflación real inocultable, los gastos de las farmacias achican cada vez más el margen de ganancia, que es el real sustento del sector. Bonificaciones onerosas a la seguridad social y a las empresas de medicina privada, manejo discrecional de los precios de los medicamentos de salida de laboratorio y caída del poder de compra en efectivo de la gente; completan un panorama oscuro, que no puede soportar la presión laboral de FATSA o de cualquier otro gremio, ni la discusión sobre suba en los alquileres de los locales de la boticas o cualquier costo adicional como el aumento de la financiación por la atención de mayor número de recetas a tiempos donde el costo del dinero empieza a esmerilar cada día más los bolsillos de los farmacéuticos.

Una aclaración que vale la pena hacer. Cuando se habla de sector farmacéutico no se suele discernir en las diferencias que hay en toda la cadena de comercialización de los medicamentos. Como eslabones, laboratorios, droguerías y farmacias forman este camino, que no tiene la misma bonanza económica. Una cosa es el brillante momento de la industria, favorecido por ser el “regente de la seguridad social” y el incremento del número de recetas dentro del sistema de comercialización a rentabilidades para el sector de la distribución (droguerías) casi nula y para las pymes de farmacias que rozan las menores de la historia de los medicamentos.

Además, ya lo dijimos en nuestra editorial anterior, cuando ejemplificamos el desfasaje que hay entre el dólar, los precios de los medicamentos y la suba de los sueldos. Está fresco todavía, pero vale la pena recordarlo: “el precio promedio de los medicamentos en el 2001 antes de la convertivilidad era de $ 9.80 y los salarios de $ 413. En el 2011 el precio promedio de los medicamentos es $ 37 mientras que los salarios están en este año 2011 en pesos 3208. Antes de la convertibilidad, insistimos, el precio del dólar era de 1 peso y hoy 4,13 pesos” (ver “Peligro de desabastecimiento de medicamentos a los pacientes. Paro con piquetes en las droguerías. Farmacias sin remedios”).

En este panorama, lo que hay que discutir, lo que verdaderamente es de fondo de toda política económica que se pretenda justa, es cómo terminar con un sistema que favorece a los grandes y que pone a los chicos contra la pared. Que los trabajadores pidan un aumento y pongan en jaque a todo el sector es una consecuencia del estado de cosas, no una causa. No son los empleados de las droguerías los culpables de esta situación –aunque si FATSA deberá por lo menos replantearse el método que usa para la protesta –sino un emergente lógico de un estado de cosas.

Si la digresión (desviación) del tema FATSA fue su accionar en el paro de la semana pasada haciendo que los remedios no puedan llegar a manos de la gente, esperamos los argumentos concretos y de fondo DE LA INDUSTRIA DE LOS MEDICAMENTOS para que nos digan, de una vez y para siempre, si es que tienen pensado reemplazar a las droguerías y farmacias por un sistema más directo de entrega al público sin efectores de salud en el medio.

Ilusamente, esperamos poner sobre la mesa esta discusión. La agonía lenta a la que someten a toda la cadena de comercialización haciendo cada vez más imposible poder sostener una adecuada distribución lógica de farmacias privadas en todo el territorio de la Argentina. El gran contrasentido de esta historia. La propia Industria de los medicamentos alimentando a su Frankenstein, que tarde o temprano, arremeterá contra su creador. Y así, las cadenas de Farmacia como Farmacity podrán ser las sobrevivientes de estas condiciones actuales. Cómo el mercado de Chile, el de México el de algunas provincias y de la Capital Federal. En definitiva la gran discusión de fondo se deberá llevar a cabo una vez que se “redefina” los alcances de un mercado para pocos, para los que más ganan. Si se logra, lamentablemente, se dará un gran paso a favor de la verdad, que siempre aparece oculta, esquiva; aunque sea por una causalidad injusta, que el mismo Borges definiría así:

“por dinero son capaces de hacerlo todo, incluso una buena acción de sinceridad”.

Farm. Néstor Caprov
2
Hace 5 días
Aseguran que la presencia en el país de una bacteria que resiste todos los antibióticos “es un punto de inflexión”
Especialistas analizan el brote de Klebsiella pneumoniae, detectado y controlado en una clínica privada, que se dio detectó por primera vez en la Argentina. “Es un llamado de atención ambiental para toda la población”, afirmaron.
21
Hace 5 días
Se pone en marcha la agencia que regulará el desarrollo del cannabis medicinal
La denominada Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y el Cannabis Medicinal (ARICCAME) estará a cargo de la promoción de proyectos tanto para el desarrollo de tratamientos médicos como de proyectos industriales.
20
Hace 6 días
La amenaza final: Amazon lanza un plan para vender medicamentos bajo receta
el sistema de suscripción permite acceder a tratamientos genéricos que deben dispensarse con receta, como antibióticos o antidepresivos. Este es un nuevo avance en el mercado farmacéuticos. Entre las farmacias crece la alarma por el futuro del modelo sanitario.
4