Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov
Confirman una resolución que permite aplicar vacunas contra el coronavirus una vez vencidas
Aseguran que la ley de Compre Argentino podría subir el valor de los medicamentos que dispensa PAMI
0
HACE 7 AñOS

Medicamentos de venta libre: Donde todos piensan igual, nadie piensa mucho

#Editorial

A partir de una nota periodística del diario Clarin del miércoles 8 de junio, se abre una peligrosa grieta que apela al sentido común para justificar la presencia de medicamentos fuera de las farmacias. Lugares comunes que lo único que hacen es confundir y desviar la atención del verdadero problema: el peligro de la salud al consumo irracional e ilegal de fármacos en La Argentina.

S
e suele pensar que el sentido común “es el más común de los sentidos”. El juego de palabras, muy de moda en políticos, no es más que una frase vacía. El Maestro Miguel de Unamuno nos decía claramente: “Hay gentes tan llenas de sentido común, que no les queda el más pequeño rincón para el sentido propio”.

Lo que ingresa en el paradigma del “sentido común” suelen ser construcciones sociales elaboradas, generalidades que esconden complejos y mitos que nadie quieren repensar, elaboradas para defender intereses que se mantienen ocultos. El sentido común está en manos de una idea dominante, es funcional al establishment de los que pueden y tienen capacidad de influir sobre la mayor parte del inconciente colectivo. Así, sus postulados se parecen más a mitos sin fundamento que a elaboraciones cercanas de la realidad. Cuando uno desmenuza los argumentos que en algunos medios difunden sobre la venta de medicamentos fuera de farmacias, encuentra estos mecanismos oscuros, que apuntan a estas falsas creencias para argumentar cuestiones que pensadas se caen por su peso específico.

El tema es quién es funcional, quién es el que “implanta” y fortalece una idea fuerza zonza y la hace masiva hasta incorporarla como una verdad sin discusión. En la nota del miércoles 8 de junio “Pelea por los remedios que se venden en los quioscos”, el diario Clarín pone en evidencia estas forma de construcción. Allí se deja ver como se construye una idea equivocada sobre “medicamento inofensivo”, que es aprovechada por lobbistas que atacan la ley 26.567 de venta de medicamentos solo en farmacias, para apelar al “sentido común” en su pelea por mercantilizar salvajemente la venta de medicamentos fuera de los lugares habilitados para tal fin.

“Es que hoy en día muchos quiosqueros siguen vendiendo aspirinas o antiácidos, mientras otros prefieren no hacerlo, para no tener problemas legales”, expresa la nota firmada por Daniel Gutman.
Allí, se apela a supuestas normativas legales pero nada se dice sobre los riesgos en la salud que el uso irracional de medicamentos genera en la población. Se apela a “problemas legales” pero se desestiman lo más importante: los inconvenientes sanitarios.

El sentido común que buscan instalar habla de “comodidad”, o utiliza un argumento digno de esta construcción vacía. Leemos: “Si para determinados medicamentos no se necesita receta, no vemos por qué se necesitaría un farmacéutico”. La frase pertenece a un “off” (una declaración de una fuente del periodista, que no da su nombre por motivos varios, y es una herramienta fundamental para la tarea de para quienes escribe) de alguien relacionado con Cámara de Productores de Medicamentos de Venta Libre. Si, leyó bien. La tenebrosa Cámara Argentina de Medicamentos de Venta Libre (CAPEMVeL), el espacio liderado por el Juan Tonelli aprovecha la grieta que el “sentido común” le da para tratar de instalar la idea del medicamentos inofensivo al alcance de todos. Esa es la gravedad de la cuestión: los laboratorios aprovechan estos resquicios y apuntan fuerte, buscan crear conciencia, y para ello apelan a este paradigma a simple vista inofensivo.

“En el escenario internacional, la legislación es dispar. La venta de medicamentos no tiene restricciones en países como EE.UU., Canadá, Japón e Italia. En cambio, en naciones europeas como Alemania, Austria, Noruega o Finlandia la comercialización es limitada a las farmacias”.

La nota no profundiza las razones de la disparidad. Mientras en el primer grupo de países los seguros médicos son los encargados de sostener un sistema sanitario basado en la concepción privada, que como socios de los laboratorios abogan por la venta indiscriminada, a esta altura casi imposibles de pagar por la gente común o dejando a fuera la mayor parte de las coberturas (en Estados Unidos , por ejemplo, hoy se encuentra con una severa crisis de salud inabordable, con muchos estadounidenses teniendo que emigrar a países vecinos y a otros más lejanos para costear patologías comunes, solo existe un esbozo de salud pública con la última reforma Obama, tan solo un devaluado sistema de contención social). También existen otros modelos en Europa –sobre todo Alemania y Francia –que con controles estatales férreos y una legislación clara, son modelos que con sentido sanitario, deberíamos tratar de imitar. Desarmemos estas mentiras querido lector, que repetidas miles de veces se vuelven un mito incuestionable. Los modelos que usa Clarín o el Diputado Rebot, son los que les convienen a intereses que les “becan” sus dignas, respetadas pero interesadas subjetividades.

Otro aliado de esta construcción es la publicidad, que por suerte está en discusión en varios foros. Cada propaganda televisiva o radial de aspirinas y remedios similares hace una preocupante simplificación de la vida. Te duele la cabeza, una aspirina. Estas cansado, otra aspirina. Querés ser lindo y levantar minas, más aspirina. Poco se puede analizar de un mensaje cuando el paradigma se construye tan cínicamente, cuando un grupo de jóvenes se toma un medicamento y al rato está en una gran fiesta, feliz, entre hermosas mujeres.

A veces nos preguntamos en este espacio cómo se llega a tal grado de distorsión de la realidad. Porque nosotros también tenemos nuestro sentido común. Ese que dice que si todos sabemos que los medicamentos no son inocuos, lo más lógico es que sólo un profesional los dispense. O ese que dice que no hay nadie mejor para darnos un fármaco que un universitario graduado, luego de seis años de estudio y con una matrícula universitaria habilitante. Cuando el otro “sentido común”, el de Clarín y los laboratorios, le empezó a hacer creer a la gente que “Cacho”, el almacenero de la esquina, está en condiciones de atender nuestra salud.

¿Cuándo dejamos de pensar en la salud de nuestros hijos, y asumimos que “es lo mismo” el remedio del kiosco que el de la farmacia? ¿Cuándo perdimos esa batalla conceptual y dialéctica?

En un país donde el poder económico puede imponer su lógica, concentrando y haciendo desaparecer a las farmacias profesionales en manos de los kiosqueros, almaceneros y cadeneras al estilo Chileno o Norteamericano, puede por ejemplo boicotear una ley por más de cuatro años como sucedió con la Ley que regula a las empresas de Medicina Prepaga, o puede sabotear la de Producción Pública de Medicamentos Esenciales para los hospitales públicos –que se espera se apruebe a fin de mes –no es de extrañarse que busque por todos los modos imponer su lógica de las formas más diversas. El “sentido común” es una de ella, y cuenta con la increíble complicidad popular, que rehenes de este estado de situación, de medios interesados en desinformar, se prestan al juego. Aunque ponga la salud de la gente en peligro.

El genial escritor y cineasta Woody Allen inmortalizó una frase: “Yo soy paranoico, pero además me persiguen”. Con el sentido común creo, nos pasa lo mismo, dejamos que él nos alcance casi por pereza y cuando se logra apoderar de nuestro razonamiento: La batalla está perdida y lo peor, no podemos culpar a nadie de nuestras propias torpezas.

Farm. Néstor Caprov
1112
HACE 16 DíAS
En varias provincias las farmacias tienen problemas con el suministro de vacunas Covid-19 y antigripales
En plena vacunación, hay retraso en la entrega de las dosis tanto para combatir el coronavirus como las de la gripe. En Córdoba llegan menos dosis de la campaña contra el coronavirus, lo mismo que pasa en San Juan con las antigripales.
36
HACE 16 DíAS
En silencio, los casos de coronavirus crecieron por segunda semana consecutiva y generan preocupación
Los datos oficiales muestran que desde mediados de abril los contagios comenzaron a crecer, en especial en la zona del AMBA. Los especialistas alertan esta situación, y piden que se profundice la vacunación, en especial terceras y cuartas dosis.
41