Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov
Confirman una resolución que permite aplicar vacunas contra el coronavirus una vez vencidas
Aseguran que la ley de Compre Argentino podría subir el valor de los medicamentos que dispensa PAMI
0
HACE 7 AñOS

Las elecciones, los elegidos y la portación de humildad

#Editorial

Después de tantas elecciones nacionales, locales y de nuestras Instituciones Farmacéuticas, a este comentarista le han surgido curiosidades que quiere resaltar, cosas quizá vanas. Aprender e incorporar debería ser la síntesis y hasta la aproximación de lo que se leerá en líneas más abajo. Veremos si sale. La cuestión es cómo actúa un ganador/a cualquiera en una votación, qué dice en el momento del discurso victorioso y en definitiva qué hace una vez que asume.

E
nterado de su gran secreto, Ben Parker, el tío bonachón de “El hombre araña”, mira a su sobrino y le dice una frase tan contundente como certera: “Un gran poder trae consigo una gran responsabilidad”. En el comic, ese será el principio rector de la conducta del héroe, que asumirá esa tarea de forma intransigente. La frase puede ser usada también como una advertencia, en un país que acaba de ir a las urnas y entregó a un gobierno un voto de confianza contundente, se lo haya votado o no, un voto masivo, que requiere esa responsabilidad de la que habla la historieta.

En cualquier acto eleccionario el ganador debe asumir el peso de la victoria, que se traduce en hacer lo que se prometió. “Pido más humildad que nunca. Más trabajo que nunca, también para lo que queda por hacer. Por eso quiero hacer una convocatoria a los argentinos y todas las fuerzas políticas. La dirigencia debe tener la sapiencia de seguir construyendo los instrumentos que permitieron sobrellevar con éxito el desastre internacional del 2008, la crisis del 2009 y estar plantados en la situación de hoy. Imitemos hacia adentro lo que están haciendo los países de la Unasur. Con distintas ideas coincidieron en unirse para adoptar medidas que eviten dilapidar o destruir lo que construimos en estos años”, dijo Cristina Fernández de Kirchner en sus primeras palabras luego de la paliza electoral del domingo (Página/12, lunes 15 de agosto). Usar con responsabilidad el poder de las urnas, se podría resumir.

Mas allá de la simpatía política que usted le tenga a la presidenta, querido lector, es habitual ver que políticos y dirigentes llamen a la unidad cuando logran un triunfo, exiguo o abultado. Está bien visto por la gente que haya humildad en la victoria, pese a que muchas veces en la campaña impere la ley de la selva. Cerradas las urnas, comienza la verdadera pelea. La de construir un país –o institución –mejor, más inclusivo/a, más de todos. Profundizar lo que se hizo (hace) bien, y avanzar por lo que falta. Está claro que un Estado o una Institución no empieza ni termina con una gestión, es necesario un proceso de continuidad, y cerrar definitivamente ese proceso bobo que manda a refundir todo, cada vez que hay un cambio.

Esa actitud tomada por la Presidente, se la haya votado o no insistimos, debería ser un espejo en donde mirarse para toda la dirigencia farmacéutica, en especial para aquella que conduce los destinos de nuestros Colegios de Farmacéuticos. Una vez que se resuelve una elección, es necesaria una urgente convocatoria al diálogo a todos los espacios, para ampliar la base de sustentación de la que se contaba antes de la compulsa. Creer que “la aprobación automática” viene de fábrica cuando se vota, es un error que se cae fácilmente cuando no se despertó de los aplausos y las felicitaciones por la victoria. En cada decisión se pone en juego el futuro de la profesión, no de esta u otro línea política. El bien común esta (momentáneamente) en sus manos, y eso implica una responsabilidad muy grande. Aislarse sectariamente, rodearse de una vanguardia esclarecida, dejarse “endulzar los oídos con la miel de la victoria”, es un camino peligroso que puede llegar al callejón sin salida de la autorreferencia.

En todas las ramas se necesita que los dirigentes que conducen tengan a su lado los mejores cuadros, los más preparados, nutrirse de ellos para afrontar los desafíos diarios de la mejor manera. Hay que entender los tiempos que corren, con conflictos globalizados que exigen respuestas colectivas. No se puede pensar desde la vieja matriz política, incluso en la gran “democracia del norte”, los Estados Unidos, la fórmula bipartidista está en crisis, producto de la necesidad de dar una respuesta global más allá de la mirada demócrata o republicana. Es necesario tener un trabajo de conjunto real, que sustente el voto de confianza de las bases. Sin eso, se tendrá poder, pero no legitimidad.

“Ir por más” no es sólo una consigna, es la idea de levantar las banderas de una profesión siempre en jaque, que no debe acostumbrarse a la zozobra, y mucho menos resignarse al “statu quo”. Esta si es una diferencia entre la elección nacional y la farmacéutica. Mientras en la primera el voto masivo al oficialismo puede entenderse como cierto conformismo ante una situación de crisis global (conformismo por lo que se alcanzó, y temor a un cambio para mal) en el comicio profesional los colegas pidieron profundizar el cambio, terminar con ciertas prácticas “inquisitorias” y acelerar la transformación de la estructura gremial, modernizándola acorde a las necesidades diarias.

El discurso de “los convoco a todos a trabajar por un mismo Colegio de Farmacéuticos o por un mismo País”, sin revanchas, sin poses para la tribuna, algo que parece extraordinario y debería ser normal, en la profesión la idea es clarísima. Porque la crisis no pregunta por qué opción electoral se inclinó cada uno. Golpea fuerte a cada colega y a la farmacia de un mismo modo y a todos por igual. Es hora de dar una respuesta similar.

“El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”, aseguró un británico cabrón llamado; Winston Churchill, una definición que viene muy bien para sintetizar el espíritu de esta editorial. En fin, creo que un presidente/a debería tener, y así debemos esperarlo, carácter, buen juicio, energía, curiosidad intelectual, sentido de la historia y una gran visión de futuro. Hay muchas cualidades que serían ventajosas como la HUMILDAD, pero éstas son las deseadas por este vago comentarista, en definitiva, son las esenciales para cualquiera, porte el nombre que porte, y este llamado a conducir responsabilidades que vencen irremediablemente con el tiempo. Desde cualquier silla de presidencia. La más mullida o la más rústica. Sean éstas las de Casa de Gobierno o las más cercanas para nosotros, las del Colegio de todos los Farmacéuticos.

Farm. Néstor Caprov
609
HACE 16 DíAS
En varias provincias las farmacias tienen problemas con el suministro de vacunas Covid-19 y antigripales
En plena vacunación, hay retraso en la entrega de las dosis tanto para combatir el coronavirus como las de la gripe. En Córdoba llegan menos dosis de la campaña contra el coronavirus, lo mismo que pasa en San Juan con las antigripales.
36
HACE 16 DíAS
En silencio, los casos de coronavirus crecieron por segunda semana consecutiva y generan preocupación
Los datos oficiales muestran que desde mediados de abril los contagios comenzaron a crecer, en especial en la zona del AMBA. Los especialistas alertan esta situación, y piden que se profundice la vacunación, en especial terceras y cuartas dosis.
41