Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov
Confirman una resolución que permite aplicar vacunas contra el coronavirus una vez vencidas
Aseguran que la ley de Compre Argentino podría subir el valor de los medicamentos que dispensa PAMI
0
HACE 7 AñOS

Farmacias Mutuales y Sindicales: El caminito aprendido para romper la ley.

#Editorial

En suelo bonaerense ven como cada día avanza más la “franquicia sindical”, esta modalidad de farmacia que viola la ejemplar ley sanitaria de distribución de farmacias 10.606. Como las cadeneras en los centros urbanos más poblados, la noticia alarma. Un hoyo en la credibilidad del respeto a la ley.

S
i algo puede sintetizar la historia de la Argentina es la puja entre el centralismo porteño y el federalismo de las provincias, una lucha que hoy no está del todo saldada. Más allá de las consideraciones políticas, quienes vivimos en las grandes ciudades solemos olvidarnos que nuestra realidad no es la de todo el país. Enfocados en los problemas diarios, nos falta perspectiva para ver otros enfoques igual de importantes. En el mundo de la farmacia, el fantasma de las cadeneras, de los grandes capitales y el mercado negro de medicamentos adulterados, robados y vendidos en cualquier lugar al descuentos que sea, ocupan el horizontes en los centros urbanos, en especial en la provincia de Buenos Aires, donde la ley resiste los embates mercantilistas. Pero un par de kilómetros hacia adentro del interior bonaerense (y de muchas provincias de la Argentina) nos muestran otras preocupaciones adicionales, una que alarma tanto o más que Farmacity y sus aliados: el avance de las farmacias sindicales.

En toda la provincia de Buenos Aires existen aproximadamente unos 150 mostradores de este tipo, que según la ley deben atender sólo a sus afiliados. De ahí su nombre sindical o mutual. Pero desde siempre la realidad desdice la norma. La ley 10.606 establece que estas farmacias pueden establecerse más allá de los límites por densidad poblacional o distancia, (una farmacia cada 3000 habitantes de cada localidad y a trescientos metros unas de otras); pero siguiendo esa simple regla: solo dispensar a los afiliados de su gremio. Una recorrida a simple, pero muy a simple vista, desmiente esto, y demuestra los que es obvio, estos mostradores de sindicales tiene sólo el nombre. Qué otra cosa se le podría pedir a la realidad más que sea verdad.

A fuerza de costumbre, las franquicias sindicales encontraron un mecanismo para evadir la ley. “El caminito”. Presentan el pedido de autorización para establecerse en un lugar llevándose por delante cuanta ley y reglamento haya que “destruir”, la cartera de salud lo rechaza con buen tino, para hacer cumplir las normas, las farmacias recurren a “la carta salvadora” La Asesoría General de la Gobernación, les termina dando el OK. La misma asesoría que tiene un delegado en cada ministerio y que asesora legalmente al Sr. Gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

Así se fueron ramificando tanto en el interior como en el conurbano, y por el daño que hacen al sector independiente ya se convirtieron en “empresas a modo de franquicias gremiales”. El Colegio de Farmacéuticos de la Provincia establece una dura batalla legal y política contra esta prepotencia del poder de ciertos lobbies y como siempre pasa en una batalla; se gana y se pierde. En el caso de la farmacia Mutual que prepotentemente se quiso instalar contra-derecho en la ciudad de Lanús, se ganó.

Acordemos algo: SE RESPETÓ LA LEY. El Colegio Provincial y Filial pudieron evitar que se abriera un engendro de farmacia ilegal. Pero también, es justo reconocerlo, que en otros casos se ha perdido, imponiéndose el poder de lobbies de cierto sindicato con chapa de grande. Es ardua la lucha y me consta los grandes esfuerzos políticos y económicos (bufets de abogados prestigiosos de por medio) que desde la dirigencia farmacéutica provincial, se realiza para hacer cumplir algo que es tan básico como revolucionario: ACATAR LA LEY sanitaria 10.606.

Tan sencillo como devastador, este sistema viene creciendo en el interior. Así, varias localidades se vieron invadidas por esta grieta abierta en el proceso para dar un permiso de habilitación de farmacia, esa misma ley que tanto enorgullece al estado provincial y nos cuesta sostener a favor de nuestra sociedad.

Los farmacéuticos damos pelea, pero estamos en condiciones desiguales. Así se fueron metiendo en el tejido de las farmacias, hasta llegar a algunas realidades preocupantes, como la de Tandil, que sin temor puede ser calificado como “territorio minado por farmacias sindicales” que se comportan tan devastadoramente como cualquier Farmacity. Con reglas de mercado que en nada se diferencian a la Argentina de los años 90.

Sólo en esa localidad bonaerense hay cinco grandes farmacias sindicales, que dejan al sector independiente al borde de la extinción. El último round peleado por los profesionales se dio a fines del 2010, cuando la mutual de la de la Universidad Nacional del Centro impulsó la apertura de una nueva farmacia totalmente fuera de la ley actual. Pese a la resistencia, los reclamos y el compromiso de dar una mano a los farmacéuticos, la farmacia se autorizó, sumando otro dolor de cabeza. Como este caso, la excepción se hizo regla, y la regla excepción. Otro caso que va por el sentido inverso es el fallo judicial en otra localidad del interior como Rauch, que dejó sin efecto la habilitación de una farmacia sindical para respetar la norma actual .

Aquel fallo –el de Rauch –determinó que “no se puede instalar una farmacia de ese tipo en esa localidad, por no respetar la ley 10.606”. Cabe recordar que el juzgado en cuestión además entendió que esta ley es aplicable “para todas las farmacias, cualquiera sea el tipo de propiedad y la persona física o jurídica que solicite su habilitación”. “Las farmacias por ser una extensión del sistema de salud, estarán racionalmente distribuidas en el territorio provincial, a fin de asegurar la atención y calidad de su servicio. Se autorizará la habilitación de una farmacia por cada 3.000 habitantes por localidad”, recordó el fallo judicial.

Rauch es una bocanada de aire fresco, de esperanza, la situación del interior es de una tensa y encarnizada batalla. En este espacio denunciamos varias veces a Farmacity por ser “violador serial” de la ley 26.567, con sus góndolas escandalosas llenas de cosas que nada se parece a un medicamento. En este sentido, en el interior pueden decir sin temor a exagerar que las farmacias de “franquicia sindical” están en esa zona negra que no llega la luz de la ley ni del sentido común.

Viven al margen de lo legal, en un “para Estado” amparados por un sistema permisivo. ¿Será el peso sindical, el tan temido poder de los gremios el que fomenta esta situación? ¿Será como quiere hacernos creer Clarín o La Nación, que esta en ese sector el gran mal del país? Suponemos que no, que no tiene que ver con los trabajadores, que merecen y deben tener sus estructuras sindicales fuertes y funcionando, sino con algunos “vivos” que violan la ley pensando en sus propios intereses. Si la Presidenta de todos los argentinos suele imponerse luego de sórdidas peleas a la burocracia sindical, qué podemos pretender nosotros, los farmacéuticos argentinos.

Que nadie vea esto como un ataque a la representación gremial. La saludamos y estimulamos. Pedimos respeto a la ley. Y en cuanto a nosotros los farmacéuticos, debemos persistir en pelear por el cumplimiento de las leyes sanitarias. Apoyar las acciones que desde las Instituciones se hacen procurando estos principios . Recordar que en política siempre se pide hacer los pasos necesarios. Ni uno más ni uno menos. Muchas veces el problema de muchos dirigentes “convencidos” o “esclarecidos” es hacer más pasos o menos de lo que la oportunidad demanda.

Es como si tuviéramos que cometer la acción de tres pasos. Ni uno más ni uno menos. Siempre habrá dirigentes que nos traten de convencer en hacer cuatro pasos. Y la experiencia demostrará que nos llevarán por mal camino. Que es contraproducente a la concreción correcta de nuestras reivindicaciones. Que después se nos vuelve en contra la coyuntura, justamente por una mala lectura, inoportuna quizá, del momento. Ni un paso de más como nos tienen acostumbrado alguna izquierda vanguardista, que siempre lamenta bajas en las fuerzas propias después de cada acción que emprende. (Caso Ferreyra) Ni tampoco quedarse en dos pasos. Hacer de cuenta que no pasa nada. Que todo se arregla si lo dejamos ahí. Sin intervenir. El siga, siga futbolero.

Lo más difícil en estos conflictos de habilitación de farmacias en contra de la ley, es hacer los pasos correctos para oponerse a esta violación serial de la norma. En el interior y en muchas partes del conurbano bonaerense están preocupados, porque cada día que pasa sin reglas claras y respeto por la legalidad, se pierde credibilidad en casi todo. Y ya sabemos que pasa cuando se pierde la visión y el sentido por las reglas de juego. Las Instituciones que representan a los farmacéuticos tienen un rol principal en contra de los lobbies que quieren imponer sus propias reglas. Lo cumplen, nobleza obliga. Tratar de enfrentar con paciencia e inteligencia, cada caso siempre es distinto, a aquellos que tienen aprendido desde siempre: que por más ley escrita, por pura y clara que sea, siempre se descubre un “caminito” para soslayarla.

Farm. Néstor Caprov
1797
HACE 16 DíAS
En varias provincias las farmacias tienen problemas con el suministro de vacunas Covid-19 y antigripales
En plena vacunación, hay retraso en la entrega de las dosis tanto para combatir el coronavirus como las de la gripe. En Córdoba llegan menos dosis de la campaña contra el coronavirus, lo mismo que pasa en San Juan con las antigripales.
36
HACE 16 DíAS
En silencio, los casos de coronavirus crecieron por segunda semana consecutiva y generan preocupación
Los datos oficiales muestran que desde mediados de abril los contagios comenzaron a crecer, en especial en la zona del AMBA. Los especialistas alertan esta situación, y piden que se profundice la vacunación, en especial terceras y cuartas dosis.
41