Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov
Nuevo uso para el cannabis medicinal: permite regenerar tejidos
Insisten en volver a medidas preventivas para frenar los casos de Covid-19
Archivo

El caso Bahía Blanca de farmacéuticos precarizados y el peligro de un conformismo inútil

#Editorial

En respuesta a una editorial publicada por este medio, la titular del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires, Isabel Reinoso, enumera una larga lista de medidas para intentar mejorar las condiciones de los colegas en relación de dependencia en esa localidad. Lejos de admitir una realidad preocupante, se intenta conformar a los precarizados farmacéuticos con triunfos menores de su gestión. La polémica generó muchas más denuncias y datos sobre un tema que no se puede ocultar.

E
l término “bovarismo” remite a las personas que lejos de cualquier actitud de autocrítica, se creen superiores o con condiciones superiores a las reales. La idea, surgida del libro Madame Bovary de Gustave Flaubert, no sólo puede aplicarse a personas, sino que también tiende a explicar la actitud de algunas Instituciones, que consideran que su trabajo es tan superior que puede esconder la realidad.
Nombro esto luego de leer detenidamente “La preocupación por los colegas en relación de dependencia y en sociedades”, un texto escrito por la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires Isabel Reinoso en respuesta a una editorial publicada por MIRADA PROFESIONAL, donde se denuncia la grave situación laboral que atraviesan los colegas de Bahía Blanca. Sin entrar en chicanas ni agravios personales, creo que la colega entra en contradicciones recurrentes, cuando intenta defender la actuación de la Institución que preside. Las contradicciones, claro está, no son con el texto que firmé, sino más bien con la propia realidad. Entre nuestra nota y la suya -replicada hoy nuevamente en el boletín de la entidad BFB digital - hemos recibido una catarata de mensajes, denuncias y acusaciones que llegaron del sur provincial.
No sólo confirman lo que dijimos anteriormente, sino que muestran la magnitud del problema que viven cada día los colegas que no tienen farmacia propia. Esos mensajes, por sí solos, son la mejor respuesta a los dichos de Reinoso.
Insisto, la idea no es polemizar en vano. No queremos tener razón, queremos mostrar hechos. Si la respuesta a esta carta es otra, motivará una cuarta nota, y así indefinidamente, creemos que así, estaremos perdiendo el tiempo. El eje central son los colegas precarizados, explotados e indefensos.
Pero antes quisiera hacer una aclaración que por conocida no deja de ser necesaria. Desde hace años está comprobada la independencia de MIRADA PROFESIONAL de la filial Lanús del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires. Se lo hemos demostrado formalmente a la empresa Farmacity. Somos farmacéuticos, preocupados por la necesidad de tener organismos de difusión propios, pero no somos el organismo oficial de la entidad colegiada de farmacéuticos de Lanús. No sólo porque tenemos una agenda más amplia, con temas de interés nacional e internacional de los problemas del mundo farmacéutico, más allá de los que puede contener un “boletín de prensa”, sino porque además muchos integrantes no son miembros del colegio, incluso no son farmacéuticos.
Cada vez que firmo un artículo en el sitio lo hago no como editor responsable de Mirada Profesional, no como miembro de la comisión directiva del Colegio de Farmacéuticos de Lanús. Es a esa figura (editor gral.),a la que la Presidenta del CFPBA no debería desconocer -aunque sabiendo que el BFB digital no es un medio de comunicación, sino uno de prensa -esas dos características, a Reinoso no se le deberían escapar. Por cuestiones de formas,debería dirigirse a MIRADA PROFESIONAL y no al Colegio de Farmacéuticos de Lanús, para evitar involucrar al resto de la comisión en una opinión que es meramente personal, o a lo sumo, concensuada con quienes hacemos MIRADA PROFESIONAL.
Pero este parece un detalle si pensamos los grandes problemas que sacuden la profesión, y que en este cruce de opiniones empezamos a identificar y tratar. Porque el drama de la farmacia no es de forma, sino de contenidos. Y si no se solucionan caminaremos hacia un abismo peligroso, y sin retorno. Las irregularidades laborales que sufren los colegas en relación de dependencia o en sociedades es uno de esos ejes nodulares que deben abordarse cuanto antes y convengamos, de manera bien diferente a la que está gestionando el Colegio Central.
Aunque Lanús esté a poco más de 688 kilómetros de Bahía Blanca, la gravedad de las denuncias llegan a nuestra redacción, algo que en tiempos de globalización no debe sorprender. Estimamos que también llegan a La Plata. Y las noticias son claras: más allá de las nobles actividades realizadas por el Colegio de farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, y puntillosamente detalladas por Reinoso en su respuesta, la ciudad del sur bonaerense, como tantísimas otras, siguen teniendo las graves falencias antes denunciadas.
Estamos ante un reclamo real, lo ratificamos. Las fuentes consultadas (porque la nota tiene opinión pero además trabajo periodístico serio, cruzando datos y fuentes) insisten con el panorama en Bahía Blanca. “Hay miedo, poco trabajo, y como en todo el interior todos nos conocemos”, nos ratificó esta semana un colega desde la región. Bastó que hayamos “hecho mención editorial al tema” para que muchos colegas rompan este cerco y nos comuniquen, por mail o en las redes sociales, cómo se vive todos los días la profesión, los colegas contratados y en relación de dependencia, allá por el sur bonaerense y en otras zonas. Y nos enteramos -pese a la distancia -de cosas que ratifican nuestros dichos en la nota que originó la respuesta de la colega Reinoso.
“La verdad que no estoy al tanto de que haya mejorías, pero quizás por que no estoy ‘en la movida’. Se de amigas que no están bien pagas ”, escribe una colega desde Bahía Blanca, sin distancia y “en vivo” con la realidad de la localidad.
Menos cauteloso, otro colega habla de “sueldos de miseria”, y que si hay ofertas “son en condiciones casi esclavas”. Otra colega, más específica, da nombres y condiciones: le apunta a una farmacia que tiene a los profesionales “en negro, con turnos rotativos, trabajando los fines de semana sin pago de horas extras, asociados en comandita”.
Estos testimonios no quieren anular o desmentir las jornadas a las que hace referencia Reinoso, o minimizar el “simulador de honorarios”. Lo que viene a desnudar es una realidad que esas y otras medidas tomadas por el Colegio Central no solucionan, y le abren la puerta a un personaje como Peretta y su pseudo sindicato.
En tiempos de polarización, una realidad no desmiente a la otra, la complementa. Las autoridades pueden enumerar miles de acciones en la provincia de Buenos Aires, con buenas intenciones e incluso aceptable resultados, lo que no pueden es negar que no alcanza, que pese a los esfuerzos, la situación es grave, y que los colegas necesitan respuestas ahora. Respuestas más contundentes de nuestro Colegio.
El filósofo José Ortega y Gasset decía que “de querer ser a creer que se es, ya va la distancia de lo trágico o lo cómico”. Menos académico, el dicho popular dice “ser y parecer”. Entre la realidad que quiere describir Reinoso y la que nos cuentan los colegas hay un trecho que debemos achicar. De qué sirve el simulador de honorarios si no resolvemos la situación que viven los estudiantes y profesionales recién recibidos, que son contratados como pasantes. Según los testimonios recogidos en esa localidad sureña, hay contratos de 2000 a 2500 pesos por mes, para quienes trabajan de igual forma que un profesional. Este flagelo, denunciado a este medio por varios colegas de esa localidad, se agrava para quienes tienen su título en trámite. El sistema de pasantías, con turnos de cuatro horas que no se cumplen, es una precarización laboral extrema, y empuja a estudiantes y profesionales jóvenes a las cadeneras, única fuente laboral -no menos explotadora -que llega a sus manos por tener “el título en trámite”.
La pregunta es qué queremos discutir. Las jornadas realizadas por el Colegio Central son alentadoras, pero no alcanzan. Mejorar las condiciones laborales requiere de herramientas y de voluntad política para hacerlas cumplir. No es entre colegas de filiales locales que vamos a lograr las medidas necesarias para que esto cambie. Hay que sacar la profesión al debate, de cara a la sociedad, para mejorar la realidad de miles de profesionales. Si nos quedamos sólo en palabras, sin ver lo que pasa todo los días, construiremos una institución gremial que no entiende la realidad, y una profesión que no ocupa el lugar que merece.
Alejandro Dolina recuerda que el bovarismo puede ser ascendente (como el caso de la novela) o descendente. Habla de gente que se cree peor de lo que es, y toma actitudes indignas con sus cualidades. No queremos -no quiero -una profesión así. Que se conforme con asesorar kioscos o ser pasante de cadeneras. Quiero una profesión fuerte, con contenido social y compromiso sanitario, que sea parte de la salud pública y sea valorada por la sociedad. Una profesión digna y rentable para cada colega farmacéutico. Supongo que la colega Reinoso quiere eso también. Espero. Es tiempo de trazar un destino común para lograrlo. O conformarse con las baratijas de los pequeños triunfos.
Farm. Néstor Caprov Editor Mirada Profesional
2
Hace 4 días
Nuevo uso para el cannabis medicinal: permite regenerar tejidos
Científicos argentinos desarrollaron una biotinta que se usa en impresiones 3D que puede ser utilizada en la regeneración de tejidos o restauración de órganos dañado, una novedad a nivel mundial.
20
Hace 7 días
Insisten en volver a medidas preventivas para frenar los casos de Covid-19
Especialistas y funcionarios aseguran que usar barbijo en lugares cerrados, ventilar los ambientes y otras cuestiones encillas sirven para detener la suba de contagios. Además, piden seguir vacunando. El Ministerio de Salud descartó restricciones.
3
Hace 10 días
Se termina la gestión de Isabel Reinoso frente a la COFA, marcada por la lucha contra Farmacity
esta semana deja la presidencia de la Confederación Farmacéutica Argentina, donde se dio la titánica lucha contra la instalación ilegal de la cadenera en suelo bonaerense. Se estrenará un documental que recoge esta lucha, una verdadera batalla entre “David versus Goliat”.
8